GUERRA Sociedad Anónima

Desde hace años la guerra, su desarrollo y consecuencias no es solo asunto y materia de decisión de los gobiernos de los estados. Desde el 9-11 (11 de septiembre de 2001), es claramente, otra área de inversiones de las corporaciones transnacionales. Aquí le presento dos artículos muy interesantes de Javier Couso al respecto.

La Doctrina Rumsfeld: alta tecnología y privatización de la guerra

Estos días nos hemos desayunado con preocupación por la noticias sobre el uso civil de los vehículos aéreos no tripulados, VANT en su acrónimo castellano.

Los VANT son fruto del desarrollo tecnológico militar que por sus virtudes, al aunar poder de fuego y observación, movilidad y reducción de costes, se han ido imponiendo en los ejércitos de todo el mundo. Hoy en día existen 700 tipos, 500 de ellos exclusivamente militares, presentes en 25 países.

Los líderes en la fabricación de estos aparatos son EEUU e Israel y no es casualidad ya que su diseño e implantación fue favorecido de manera decisiva por la llamada «Doctrina Rumsfeld» que es, de hecho, un proyecto de reorganización de las fuerzas armadas estadounidenses, similar al impulsado anteriormente por Brzezinsky, inteligencia gris del verdadero poder estadounidense.

Lo que hace diferente a ambas doctrinas es el aspecto táctico, el cual pivota exclusivamente sobre el poder aéreo, las fuerzas especiales, la tecnología, la información y, como elemento cohesionador, la privatización de grandes áreas que atañen a la defensa.

Frente a la visión de Colin Powell del uso de un poder militar aplastante y decisivo, Rumsfeld propone rebajar los gastos de armamento ya que en la concepción de las nuevas guerras, y sin tener enfrente ejércitos endivisionados con similar poder, es preferible una fuerza más pequeña apoyada, eso sí, por la más alta tecnología y la mejor información.

Curiosamente, y a pesar de ser un republicano neocom, Rumsfeld en su visión estratégica coincide con la del demócrata Brzezinsky. Éste señala a China como el verdadero enemigo, prevé un aislamiento de EE.UU. cada vez mayor, desecha el Atlántico Norte y Europa Central como ejes centrales y cede su cuidado a los países europeos de la OTAN otorgando un uso táctico a Oriente Medio donde si se adelantan las fuerzas de intervención estadounidenses y se dominan zonas estratégicas se pueda propiciar como objetivo prioritario el aislamiento que lleve a la neutralización de China.

Al principio el concepto «complejo militar industrial» se oponía frontalmente a los planes de Rumsfeld, pero la realidad nos demuestra que finalmente hubo una adecuación de los mismos ya que el presupuesto de Defensa aumentó con una orientación más tecnológica y los emporios que se dedican a la construcción de material militar de alta tecnología salieron reforzados.

Cuando se reflexiona sobre doctrina estratégica estadounidense se aprecian cambios de elementos tácticos, nuevos teatros de operaciones, pero el señalamiento de la prioridad China es anterior a la caída de la URSS aunque se consolida tras la misma.

Dentro de estas similitudes vemos que Rumsfeld es impulsor, desde 2001, del falsamente llamado «Escudo antimisiles», que pretende dejar fuera de juego a Rusia al obligarle a emprender una nueva carrera de armamentos, dejando el peso de esta iniciativa a los países europeos de la OTAN (más Turquía).

Polonia, Rumania y España son actores destacados. Unos ponen bases de misiles y nuestro país aporta los mejores y más modernos medios navales, las fragatas dotadas con el sistema AEGIS.

Lo importante del pensamiento de Rumsfeld no es tanto el concepto estratégico que, como ya hemos visto, bebe del de Brzezinsky, sino su aplicación táctica novedosa que da el pistoletazo de salida a la preeminencia de alta tecnología fusionada con el pensamiento neoliberal de privatización de áreas y recursos, los cuales en la concepción de Estado Nación tradicional estaban en manos exclusivas del Estado.

Esta idea es la que hace que, para mantener esa pequeña fuerza estatal, se recurra a ceder a la iniciativa privada áreas de seguridad e información vitales. Funciones asumidas inmediatamente por empresas de seguridad, conocidas popularmente como «contratistas», eufemística manera de llamar a lo que siempre ha sido el alquiler de soldados de fortuna o mercenarios.

A partir de las invasiones de Afganistán e Irak asistimos a la proliferación de esta privatización de la guerra y de la inteligencia, que lleva a crear grandes empresas con más poder que algunos países. Sus beneficios inmediatos convencen a los gobiernos: son más baratas de mantener que las estructuras castrenses tradicionales, no tienen responsabilidades fuera del tiempo de contrato y a la vez se encauza el negocio a sectores ideológicamente afines que podrán llegar a donde la propias Fuerzas Armadas, algo constreñidas por el Derecho Internacional Humanitario, no conviene que lleguen.

Igual que ocurre con la seguridad, en la logística se aplica el mismo principio. Las comidas, los transportes, la construcción de bases, su mantenimiento,… todo es puesto en manos privadas. En las manos privadas de los amigos.

Aunque menos vistosa, la logística es el alma de un ejército. No en vano los grandes historiadores militares hablan con admiración de la logística de las Legiones Romanas o la de los ejércitos de Alejandro Magno que les permitía recorrer cientos de kilómetros teniendo asegurado la comida, el descanso, el material,… en definitiva, todas las necesidades en la vida de miles de hombres en movimiento. Imaginemos el formidable negocio que supone mantener el desplazamiento de cientos de miles de soldados en ochocientas bases alrededor del mundo.

Como conclusión debemos tener siempre presente el pensamiento de Rusmfeld pues, con las bases estratégicas de Brzezinski, hace una construcción táctica e ideológica de la proyección del poder estadounidense que estamos viviendo hoy en día, que se resume en: alta tecnología y privatización. Puro pensamiento neoliberal en el ámbito militar imperial.

Todo está relacionado en este tablero mundial donde se juega la geopolítica, aunque la maraña de acciones no nos deje ver el núcleo del bosque.

Queda claro que esta es la construcción ideológica de un futuro en el que las grandes corporaciones van minando y sustituyendo el poder de los estados, llegando incluso a devorar a quien les permitió crecer y desarrollarse: los EEUU.

Despejando la niebla a propósito del libro “El poder y la fuerza” de Mary Kaldor
Hace unos días me regalaron un libro que me está impactando profundamente. No penséis que es de un pensador de izquierdas o de una escritora afín a las ideas liberadoras, al contrario, sale de las mismas filas del nuevo imperialismo.La verdad es que es una gozada leerlo, está bien escrito, hila los pensamientos con facilidad y rezuma conocimiento por todos las costuras. Aún más, te hace dudar. Es una manzana envenenada igual a la de la bruja. Roja y apetitosa por fuera. Venenosa y letal por dentro.Antes de desvelar autora, título y lo que trata, os puedo adelantar que es actual y aborda cuestiones medulares sobre la gestión de lo que han llamado el «soft power», es decir el poder blando. Poder que a través de la mundialización y la perdida de soberanía nacional, usa torticeramente las oenegés y el Derecho Internacional Humanitario como forma de convencer a las poblaciones en el empleo de la fuerza militar. Suena a Libia, como antes sonó a Yugoslavia.El libro en cuestión lleva el título de «El poder y la fuerza» con el subtítulo de «La seguridad de la población civil en un mundo global». No digáis que no engaña. Suena atrayente, progresista e incluso diría humanista. Escrito en la más pura retorica de la neolengua orwelliana para tocarnos las emociones y que asumamos sus discursos bastardos. La manzana de Blancanieves de nuevo.La cosa empieza a chirriar cuando se lee la biografía de la autora, Mary Kaldor: profesora y directora del Center for the Study of Global Governance en la London School of Economics and Political Science ¿Gobernanza? ¿De que me sonará a mí esa palabra? Cuestión aclarada cuando llegamos a saber que a petición del anterior jefe de la política exterior europea, Javier Solana, dirigió la elaboración de dos informes sobre política de seguridad europea. Nos encontramos pues ante un peso pesado de la intelligentzia mundialista, que habla sin cortapisas y a la que es necesaria leer para aclarar la niebla de estos tiempos confusos.Kaldor se mueve con maestría en el ámbito de la polemología, permitiéndose el lujo de definir nuevos tipos de conflicto donde encajar bien sus teorías tramposas. Y digo tramposas, porque en ellas cae más de uno de los que componen esa amalgama progre, que acaba trabajando inconscientemente, al servicio de los intereses más agresivos del poder financiero y multinacional.Lo primero, nos dice, es la necesidad de un «lenguaje nuevo», un relato que nos lleve a donde quiere, pues «la base de las ciencias sociales son los relatos» y de esa forma se va conformando la percepción que tenemos de las cosas, se va construyendo realidad. «Guerras nuevas», «sociedad civil global», «cosmopolismo», «seguridad humana», «consenso humanitario», «seguridad cívica»,… son los ladrillos con los que se construye la parte guerrera del edificio de la globalización, con el objetivo meridiano de atacar el concepto de Estado Nación.Queda claro, y así lo manifiesta la autora, la dificultad de lograr explicar una intervención sobre un país soberano sin un motivo que lo convierta en «guerra justa», es decir, que sea acorde a las normas y disposiciones que conforman el Derecho Internacional y lo que es más importante para su viabilidad, aceptada por la población como moral y necesaria.De ahí la necesidad de «un nuevo tipo de intervención basada en la imposición o la implementación de los derechos humanos» salida del punto de partida que fue la intervención en los Balcanes como puesta de largo de la intervención humanitaria, donde se definió la «postura política cosmopolista».Palabras escritas con tanta claridad que su efecto es el de disipador de la niebla, para que quien quiera ver, pueda constatar como el uso interesado de las violaciones de los derechos humanos, supuestas o no, por parte de determinadas oenegés y su amplificación por los grandes emporios de la comunicación, crean las condiciones para una intervención militar de agresión, llamada ahora «intervención humanitaria», que evita los obstáculos de la soberanía nacional y las leyes internacionales, y le otorga legitimidad pública para hacerla justa.Apliquemos lo leído al uso reciente de los derechos humanos sobre países díscolos al nuevo orden mundial como Cuba, Venezuela, Ecuador, Yugoslavia, Bolivia,… y tendremos una aproximación a la manera en la que se preparan las guerras o intervenciones de agresión y su camuflaje para que muchos bienintencionados se unan gustosos al aplauso de la barbarie.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s