Acerca de HIJOS y del día que conocí al ex secretario del ex ministro

Quince años después

Hijos- Cta- EZLNLa lucha de clases se filtra en cada aspecto de la vida en sociedad. Los colectivos de victimas del Estado capitalista, sus instancias de debate, de acción y construcción política no son la excepción. La unidad del “consenso” de los que deciden por los demás; colaborar con el “poder de turno”, no es democracia en lo absoluto. El capitalismo y la defensa de los derechos del hombre no convergen NUNCA.

Detrás del discurso “tolerante” se esconde el negocio de muy pocos y la supuesta unidad en la indefinición. Y por consecuencia la perdida de cualquier protagonismo político.

El caso es, que quince años después de haber sucedido, he decidido hacer publica la discusión que mantuve, con quien es hoy el secretario de Derechos Humanos del gobierno del Estado argentino, su hermano, y un reducido núcleo de sus acompañantes de entonces, en momentos en que este sujeto actuaba como operador del partido Radical, después de haber sido activista estudiantil de tercera linea en el endeble y olvidado Frente Grande Universitario.

Martín Fresneda usaba muy bien su condición, para entrar a fiestas estudiantiles y dar lastima como pobre pibe, cada vez que fuese o no necesario. Recuerdo cuanto me desagradaba este sujeto, leguleyo y pequeñoburgués con berretin de galán del subdesarrollo. Victimizandose para levantarse un minita. Mi sensación no ha cambiado.

Mis padres y los suyos. Este individuo no supo, no sabe, o no le importa saber quienes eran, que querían y porqué luchaban. Su problema era que HIJOS fuese considerado “de Izquierda”.

El poder establecido cuenta con el orden establecido. Lo da por hecho. Como el clima. Las cosas son así. Así es; porqué así ha sido siempre.

Esta persona y algunos otros, que por entonces se encontraban fuera de la agrupación política HIJOS, “regresaron”. La estrategia que delinearon implicaba aislar políticamente a la agrupación de las luchas sociales de la resistencia hasta que terminara siendo un apéndice del poder partidario burgués. Un “organismo” de un cuerpo social, dentro de un orden político, que nunca era un asunto a tratar

Algunas de estas personas hablaban de política, pero de SU POLÍTICA. El diputado X o el diputado Y. Por otro lado la situación mayoritaria en el colectivo de victimas era la despolitización, y la búsqueda de protagonismo emotivo.

Personalmente consideraba obvio, que debíamos pasar de la retaguardia del movimiento de masas a la vanguardia de la resistencia antisistema. Para correr de ese modo el marco ideológico el discurso burgués  neoliberal del consenso de Washington y la legislación represiva y privatizadora que no ha sido modificada desde entonces. Había que abrir el escenario, darle cause a la lucha popular, podíamos y en la practica LO ESTÁBAMOS HACIENDO. Liderar la resistencia.

El curso de las circunstancias ha llevado al personaje mencionado al lugar donde se encuentra y desde donde toma carrera a diario para subirse al tren de la burocracia neoperonista, organizando fiestas de fin de año, en esos días de los inocentes, en la ESMA

Pero ¿y nuestros padres que fueron asesinados por ser socialistas, y anticapitalistas.? Sus asesinatos que fueron parte de un plan de diseño social de la burguesía “nacional”, las iglesias y el imperio asesino de niños. ¿Entonces, como negar las evidencias?. Negándolos políticamente. Descalificando toda esa experiencia política, todo ese legado. Negando la lucha del pueblo. Reproduciendo el morbo. Negando la necesidad de la revolución.

Culpando a las victimas de la violencia oficial. Construyendo una mitología, una “mística” para estar mas cerca del “Dios”, poder. Mas cerca de la iluminación y de la única verdad, que es la única realidad. La realidad recortada en función de las necesidades de la “gestión”, por la propaganda psicológica permanente. Que es la única “verdad” del capitalismo.

Sucedía en 1997, que algunos personas de clase media acomodada, se veían muy sorprendidas de que algunos de nosotros pensáramos en organizar un acto en memoria de los revolucionarios muertos en Trelew.  Ese fue el verdadero motivo del “regreso”. Necesitaban una plataforma para lanzarse a los negocios de la política “grande”. Nosotros queríamos devolver a los desaparecidos, al menos simbólicamente, al lugar de lucha, en la trinchera popular, de donde sus asesinos los arrancaron.

Por eso han mentido siempre, estos últimos quince, y estos últimos mil años, nuestra palabra. Y así lo seguirán haciendo.

Para hablar en nombre de los que ya no pueden hablar, debían callar a la mayoría de los que no sabían que pensar, de una historia que era tabú, y vergüenza en los barrios de clase media. Para conseguir la candidatura, había que neutralizar a la minoría socialista de izquierda. Entonces se nos adjudico la ausencia de nuestros propios padres, como herencia ideológica condenatoria.

Su “equivocación” era haber muerto. Un razonamiento muy “pequeño asensocialista Argentino”,¿no le parece?.

Sobre todo esto, la historia ha dado sus respuestas. La acción directa es la única acción de las mayorías que el poder no consigue neutralizar. La retórica Montominera de Puerto Madero es la contracara de la realidad que viven las mayorías. La “patria liberada”, fue cambiada por la “zona liberada” para las transnacionales y el saqueo y la destrucción mutagenica. Claro que Fresneda nunca habló de ninguna cosa liberada.

Para Fresneda Cuba era una dictadura. Y el poster del che Guevara no tenia lugar en un “organismo”.

HIJOS tenia que salir de la calle, no podía convertirse en un motor de la lucha contra el  modelo social y político de entrega y destrucción del país. No podía ser parte de las marchas de los jubilados. No debía participar de los paros obreros. Nada de eso.  HIJOS debía convertirse en un estudio jurídico. Un apéndice de la secretaría tal o cual.

No es casual que estos sujetos hablaran de “legitimidad política”. La mayoría de ellos solo participó de las reuniones durante los dos o tres meses que siguieron a esta discusión. Lo único que buscaban era crear un efecto emocional y político para posicionar a sus operadores paracaidistas, en el colectivo.

HIJOS fue la primera organización política horizontalista, y la primera organización social, nacida en condiciones “neoliberales” de democracia burguesa, desde el propio seno de las familias de los militantes políticos de izquierda desaparecidos y asesinados.

Ninguno de nosotros tenía la experiencia para conducir claramente una opción organizativa de oposición a las ideas y las practicas neoliberales. La experiencia de resistencia estaba en pleno desarrollo aún y nosotros fuimos parte de esa experiencia. Por eso mismo, muchos de nosotros hemos elegido seguir otro camino.

La legitimidad histórica y la dimensión política de HIJOS en el escenario general de la lucha de poder, entre las dos alianzas de clase dominantes; es aún hoy motivo de preocupación para el orden establecido, por su potencia simbólica. Es el país ausente. Lo indeterminado. La historia no resuelta. Por eso intentan y lo seguirán haciendo, ridiculizar las experiencias de organización y resistencia del pueblo, para convertirlas en shows gratuitos.

Todos los que estuvieron aquella noche de agosto de 1997 en esa asamblea, lo recordaran para siempre.

Yo; sin embargo, tengo el habito de guardar mis propios archivos, en lugares diversos, en custodia de personas sin relación con estos asuntos.

En fin. Yo estuve ahí. Nunca les he creído ni una sola palabra.

Este es mi testimonio ante las victimas del pueblo que sigue en lucha, y que durante estos últimos quince años ha vivido la privatización de cada aspecto de su vida y el saqueo de la narcopolítica en los territorios, el robo de su privacidad. La destrucción y reconstrucción de sus vidas, o lo que quedó de ellas, según el capricho y el interés de los que siempre han robado y matado cruelmente a los hombres y mujeres del pueblo trabajador.

Esta es la verdad histórica, y tengo pruebas que lo demuestran.

Asamblea general de la agrupación H.I.J.O.S  Córdoba

Córdoba . Argentina

15 de Agosto de 1997

(M.C.) “…Venimos a sumar y no venimos cambiar, ni venimos a “acomodar”, venimos a decir compañeros nosotros somos hijos… nosotros somos “igual” que ustedes. Venimos del mismo proceso político histórico de este país y venimos a sumar…

Si alguien entiende que no es así, me resta decirle, y creo que hablo por todos “mis compañeros” es que nosotros venimos a sumar, y bueno si a alguien le quedan dudas nosotros mostraremos con NUESTRA CONDUCTA, CON NUESTRO TRABAJO, que esto es así, nosotros venimos a sumar.
No venimos a dividir, ni a generar malos entendidos, ni peleas. Podemos discutir, no podemos estar de acuerdo en algunas cosas. Para nosotros no significa que tengamos que tener una actitud de ataque hacia los que consideramos que son nuestros hermanos que son los que están acá.

Así que eso para aclarar… ¿No se, se ríe el compañero. No sé?

(Yo) (Ya te voy a contestar)…Cristina y Rockefeller

(M.C.). Hay una carta… Yo no se si tiene sentido… que nosotros hicimos con mucho cariño…tenemos algunas copias acá con nosotros, para que les quede.

(Coordinador de la asamblea)  ¿Alguien quiere decir algo antes de que lean la carta?

(M.LL) Bueno si. ¿No se si lees antes o después?; si mira es bastante jodida la forma en que propones tratarnos como compañeros, ustedes dicen que estuvieron discutiendo todos estos meses. Nosotros también discutimos. Nosotros acá eramos seis, en las reuniones de los viernes. Fue muy difícil. Fue muy difícil poder llegar a lo que llegamos ahora.

Fue muy jodido también porqué a nosotros nunca nos dejaron claro porqué se habían ido. Después empezaron los comentarios; porqué yo he escuchado a compañeros decir que nosotros eramos llevados de la narices por X, una compañera que ahora no está, además no creo que haya sido así.

Primero me parece una ofensa a esta compañera y segundo me parece un maltrato para nosotros, que nosotros nos quedamos pensando lo que para nosotros era HIJOS, entonces si no les parecía que era lo correcto, eso no significaba que eramos llevados por las narices de nadie. Sino que a ustedes no les parecía lo correcto. Entonces yo me sentí muy mal, porqué sentí que todo el trabajo que yo venia haciendo, no servia para nada. A ustedes no les había servido para nada. Y me sentí muy atacada. Entonces para mí es difícil tratarlos hoy como compañeros.

Y me parece también jodido, de que ustedes está bien es cierto, no se fueron “en bloque”, se fueron cada uno por su lado, ahora hay cuatro o cinco veces mas compañeros en nuestra agrupación, solo en unos meses. Pero después ustedes se juntaron en otro lado. Nadie vino a decirnos nada a nosotros, yo me entere por un compañero de la facultad que no tiene nada que ver con HIJOS, así me entere de que había otro HIJOS.

A mi me dolió enterarme por otro lado. Y no por ustedes, me pareció que lo correcto era enterarme por ustedes y yo hasta ahora no me entere de ustedes, esto que vienen a decirnos que se habían juntado. Siempre fue por otro lado. Y la actitud, que nosotros tengamos puede ser de distancia emotiva, pero a nosotros nos dolió mucho, y nos dolió mucho porque nosotros nos quedamos acá poniendole pilas, a todo lo que hicimos bien o mal, para ustedes o lo que sea, pero a nosotros todo el trabajo que hicimos acá no se nos respetó en ningún momento, entonces es bastante difícil aceptar esta actitud de ustedes.

(M.C)- con voz de locutor de bailanta – Bueno a mi me parece que tiene poco sentido leer la carta, porqué me parece que no está muy claro el tema. La voy a leer a la carta, pero me parece que esto vamos a tener que seguirlo discutiendo… pero me parece (M.LL) que las cosas que vos dijiste no las comparto. No creo que sean así. Pero pienso que son temas para que los hablemos.
O sea; estamos todos acá.

(Comentarista)No por mucho tiempo

(M.C.) – El hecho de que nosotros “hayamos vuelto” significa que para nosotros nunca existió otro HIJOS. HIJOS es una sola cosa.

(Comentarista 2) Lee la carta!!

(M. C.)- Nosotros jamas quisimos armar otro grupo, jamas tuvimos actividades. Que no fueron las discusiones internas de nosotros para saber como volver, con pilas!. Como volver “bien”. Pero como te digo, eso la palabra de este grupo, para volver a sumar, como lo dije en un primer momento.

(Comentarista 3), ustedes trabajan con abuelas…

(M.C.): Es cierto que se yo que a lo mejor pueden haber quedado heridas, en algunos de ustedes. Yo cada vez que me he encontrado con compañeros que han seguido trabajando en HIJOS, yo nunca me he encontrado con alguien que me dijera cosas feas, me preguntaban siempre cuando vuelven, cuando vuelven…Ya volvemos. Ya volvemos. Ya. TODAVIA NO ESTAMOS LISTOS

(Yo) – ¿che y con quien te encontrabas ?

(Comentarista)Ustedes vinieron a aparatear… lee la carta!!

(M.C.)- No, no te estoy contestando, te estoy tratando de argumentar… voy a leer la carta. Y después evidentemente habrá muchas cosas que opinar…

Córdoba; viernes 15 de agosto de 1997

A los compañeros de HIJOS:

Muchos de los que estamos acá conocemos nuestras historias, otros quizás no habíamos compartido la experiencia de construir en este espacio. Pero más allá de distanciamientos y diferencias sabemos que somos en esencia un único grupo indisoluble, producto de un proceso político histórico de la Argentina. Este grupo tiene un rol protagónico en la sociedad, para el cual todos debemos luchar para legitimarlo diariamente.

A causa de los roces personales que nos desgastaron, el peso de la frustración al no ver concretado los proyectos. Al no encontrar una instancia de discusión que permita clarificar posiciones políticas, en la cual se hiciera una puesta en común de las distintas posturas, y se llegara a una convergencia de ideas, en puntos compartidos por todos.

Cada uno de los que se distanció de HIJOS lo hizo en forma individual del organismo. Algunos nos preguntamos el porqué de este distanciamiento y si deberíamos volver. Pero surgió una nueva pregunta. ¿Para qué?

Descubrimos que eramos muchos los que sentíamos esto. Y tratamos de elaborar una posible respuesta a esta pregunta. Aparentemente sin solución…

Creamos un espacio de reflexión. En donde empezamos a valorar los aportes que cada integrante desde sus vivencias podía ofrecer. Para ellos era necesario la tolerancia y el respeto. Las diferencias eran las que nos permitían “crecer como grupo”

Este proceso, individual por un lado, pero “contenido” por el colectivo nos llevó a madurar. Respetando definiciones políticas comunes y personales. Nos dimos cuenta acerca de la importancia de lograr una organización interna. Lo empezamos a sentir como una necesidad.

La falta de una organización, que no necesariamente se debe entender a esta como un sinónimo de jerarquía. Nos impidió canalizar proyectos viables. Contener los distintos criterios políticos. Y como resultado se visualizó en HIJOS una fractura política y afectiva.

Al no definir posturas que surgían de debates profundos y perder de vista los objetivos y principios básicos, que se contienen en nuestro nombre. Hijos por la identidad y la justicia contra el olvido y el silencio, se produjo un vaciamiento político que hizo que nuestra participación en el organismo se convirtiera en un presentismo sin un soporte político claro.

Esta situación se reflejó también por fuera de la organización HIJOS. Que se convirtió en una bandera que recorría [en “pasado”] innumerables marchas sin cuestionarse los porqué de la presencia de nuestra organización [de ellos] en las diversas actividades.

Es necesario no confundir el rol de este organismo de derechos humanos, para no quedarnos en medio del camino, para no quedarnos a medio del camino, sin entender ¿quienes somos? y ¿para qué luchamos? Nuestra guía ya fue trazada en los objetivos que surgieron al comienzo de nuestro organismo.

No queremos plantear con esto un estancamiento. Una posible sincronía respecto al proceso político y social de la argentina. Pero nuestros objetivos no nos plantean un proyecto de país plasmado en una estructura política partidaria. Ya que dentro de HIJOS, existe una heterogeneidad [con tono de asco] de ideas que no pueden encasillarse bajo una sola visión.

El discurso que surja de HIJOS debe ser una construcción colectiva, [de ellos] en el que cada integrante debe participar, luchar por su espacio y permitir la posibilidad de que los demás compañeros se expresen.

Nuestra función en la sociedad es luchar por la memoria, exigir la justicia, reivindicar la condena social que pesa sobre los asesinos, Astiz, Menendez, Massera, Videla, etc. Sin dejar que nos condicionen los gobiernos de turno que estén en el poder. Ni tampoco estructuras partidarias que consideran a HIJOS como un canal más que pueda hacer viable alguna de sus propuestas políticas.

Hoy volvemos a HIJOS, al organismo, para ocupar nuevamente el espacio físico que quizás dejamos en blanco. Pero si alguien pensó que nos fuimos, podemos decir que nunca dejamos de ser y sentirnos HIJOS [oportunismo emotivo, legitimatorio] nunca dejamos de pensar en aquellos que quieren callar la historia. Nuestra historia [la historia “de ellos”, es una historia sin ideología] y es por ello que debemos volver.

En este espacio desde donde debemos luchar para no permitir el silencio. Este debe ser nuestro punto de partida para llegar a toda la sociedad. [¿luchar para llegar a ser funcionarios burgueses?] y es desde donde debemos activar la memoria.

Es aquí en este espacio, donde se empieza a reconstruir la historia.

(M.C) – Yo no se… si, me parecía que no tenia mucho sentido leer la carta, porqué me parece que hay un montón de cosas que no están claras entre nosotros. Pero les repito la convicción de toda la gente que hemos hecho este proceso que es venir a sumar… no venir a pelearnos ni a discutir entre nosotros sobre la historia de si nos fuimos o nos volvimos. Hay muchas respuestas y hay muchas preguntas, para saber los porqué. Nosotros creemos que las responsabilidades, cuando en un grupo se produce un vaciamiento. No son solamente de los que se van.

(Comentarista) Ustedes se fueron, y ahora vuelven porque somos el triple que ustedes.

Las responsabilidades son compartidas. De los que se van y de los que se quedan. Porque esa es una situación de hecho. Es una cuestión fáctica. Es una cosa que no se puede discutir [porque lo digo yo]. Somos tanto responsables los que nos fuimos yendo uno a uno. Como también a lo mejor los compañeros que quedaron y no supieron como manejar este problema. Yo considero que el vaciamiento de HIJOS y hoy “la vuelta” es un “problema de crecimiento” [demasiados zurdos]

Eso no significa que nos tengamos que poner de acuerdo y todos tenemos la misma camiseta y decir un mismo discurso. Significa que todos tenemos que tener un espacio, en el cual participar. En el cual ponernos de acuerdo. Eso es lo que hace que existamos como organización. Si nos quedamos en lo chiquito. En la discusión de que si esto o si el otro. Me parece que nos estamos equivocando. Me parece que nosotros tenemos como organización un destino que es muy grande. Que a lo mejor los tiempos en este país los tiempos no son lo que nosotros considerarnos como organización. Entonces me parece que si nos quedamos en lo chiquito. Después nos va a llevar mas tiempo y nos empiezan a pasar las cosas por encima. Entonces la propuesta que traemos en este grupo es sumar, no restar.

Discutir todo lo que tengamos que discutir. Pero no perder de vista que somos hijos. Pero no podemos perder de vista que somos hijos. Entonces nosotros no podemos cuestionar la pertenencia o no a la forma. Somos Hijos, todos tenemos un espacio en común. No es nuestra intención dividir, Si nosotros hubiéramos tenido esa intención de dividir, hubiéramos formado otro grupo y listo Pero no. Nosotros hemos estado pasando por un montón de cosas, que han sido buenas, que han sido malas [la ruptura en mil pedazos de Frente Grande y la bancarrota del peronismo “progre”]. Pero todos los procesos tienen cosas buenas.

Fue un proceso en el cual hubieron altibajos, pero fue siempre para volver, [tono largirucho] para encontrarnos con los compañeros. Para volver a decir bueno acá estamos loco. ¿Me entendes? Si nos quedamos en la historia de los reclamos. De lo que dijo o lo que no dijo. Me parece de nuevo que nos estamos equivocando compañeros.

Me parece que lo que tenemos que hacer acá es decir. Seguir con la actividad. Yo estaba escuchando atentamente el temario de todas las cosas que están haciendo. Evidentemente hay mucha actividad. Nosotros acá no venimos acá a decir. No no lo que hicieron ustedes aquel día. No. Nosotros como cualquier persona que vuelve. Vuelve y acepta las condiciones en las cuales se está trabajando. Nosotros en ningún momento. Y no se quién puede llegar a pensar que nosotros veníamos a dar un golpe de estado. Nosotros no venimos dar un golpe de Estado de un carajo de nada. Nosotros acá venimos a encontrarnos con los compañeros.¿ Me entendes?

De acá para adelante las cosas que nosotros empecemos a participar. Iremos a discutir. Las cosas que están hechas por ustedes están hechas. Nosotros la vamos a apoyar aunque no estemos de acuerdo. Porque lo importante acá compañeros es que estemos unidos. ¿que pasa?

¿De donde salen las ideas esas? [inquisidor ademas] ¿que le vamos a seguir dando el gusto a estos hijos de puta?. Afuera hay un montón de gente que se caga de risa y disfruta. Que HIJOS tenga problemas internos. Y se los adelanto, vamos a seguir teniendo problemas internos compañeros. Porque somos individuos y somos muchos, [nosotros]. Entonces en que cabeza cabe, en que cabeza cabe poner en cuestionamiento las cosas chiquitas.[chiquitas como la política de impunidad negociada y reconciliación con los asesinos, o los asados en la ex ESMA por ejemplo]

Discutamos, no le demos el gusto compañeros, discutamos, pero nos podemos poner de acuerdo. Nosotros tenemos un vinculo. [los mismos asesinos]. Tenemos una historia común. Cada uno con su cosa particular. El Negro x con su historia, la S, con la suya, yo con la mía. Y acá todos los compañeros con la misma historia. Entonces me parece que nos tenemos que dejar de “macanear” compañeros. Nosotros acá no venimos a dar un golpe de Estado. Nosotros los que estamos acá venimos a decir Sumá. Para que cuando pasen la lista los compañeros de HIJOS venimos a decir presentes. Y vamos a dejar de decir ausente.

No se equivoquen. Nosotros no venimos a dar un golpe de Estado. Nosotros venimos a sumar.
Dennos por lo menos la posibilidad de que lo demostremos. Dennos la posibilidad de decir. Bueno loco esto es lo que estamos haciendo. Acá hay cosas para hacer. Nosotros a sumar cabezas a sumar brazos, a sumar voces. No venimos acá porque dijimos, vamos a dar un golpe de Estadio y Hijos va a ser nuestro. No se trata de imponer lo que nosotros pensamos. Acá no es el pensamiento en bloque, compañeros. Acá hay pensamientos individuales. Acá nosotros venimos a trabajar a decir, Yo pienso esto, pero yo (M.C.) y él y él y todo los compañeros que venimos hoy.

Aquí el que piense que esta es una historia de “bloque” está totalmente equivocado, es un pensamiento dañino para la organización. Les estamos haciendo el caldo gordo a todos los que “están afuera”¿que más quieren? Que nosotros nos saquemos los ojos entre nosotros.
La propuesta nuestra es venir a sumar. El que no lo entienda por lo menos, nos de la posibilidad, como compañero y como hermano a que lo demostremos.

Nada mas yo no tengo que decir más nada.

(Coordinador de la asamblea).  A vos [yo]

(M.C.) Interrumpe…

“A perdón, a mi dentro de todo lo que ha pasado, para mi es un día muy importante. Y se que para mis compañeros también, porque hemos vuelto. Nosotros veníamos en el camino. Esperando para que vengan todos los que tenían trabajo estudio. Pero ademas muy ilusionado, muy contentos. De volver a verlos a muchos que hacia muchos que nos los veíamos. Al negro hace un montón que no lo veo [nosotros sabíamos que el tal negro se reunía con los dos grupos, todas las semanas] Que no estemas de acuerdo, Nosotros acá hemos generado, hemos trabajado durante mucho tiempo. Y a eso venimos. A decir ¿hola negro como andas?, ¿hola que tal que es de tu vida?

No venimos acá a decir, “bueno acá legamos nosotros”, el que piensa así, se equivoca, pero se equivoca de acá a la China. Nosotros acá venimos con un gesto de amor. Un gesto de cariño. Es decir, nos hemos equivocado, tenemos nuestros aciertos también. Tenemos un parte de culpa de habernos ido. Pero no nos sentimos únicos culpables. Acá pasaron un montón de cosas. No venimos a pasar boleta. Decimos bueno nos hemos equivocado, ustedes también se han equivocado. Venimos a decir listo, el pasado pisado. [IMPRESIONANTE O NO?] Acá hay mucho para hacer, y no tenemos todo el tiempo del mundo. Así y se nos está pasando el tiempo. Listo.

( Coordinador de la asamblea)

[Yo] Si bueno. Primero yo quiero comprender que es de buena voluntad el planteo. Quiero comprender eso. Primero tengo que hacer unas aclaraciones de porqué me reía. Si es que eso te molestó.

(M.C.)No me cayó mal, me dio curiosidad.

[Yo] Bueno, listo entonces primero, ¿saben que?, voy a sacar esto del terreno personal, de las preguntas retoricas. A vos, o a ustedes, les gusta mucho preguntarse y responderse solos. El melodrama. Usan el plural y el singular para responder preguntas retoricas.

Todo eso lo vamos a dejar. Las reuniones. Ahora. Antes y durante, fueron siempre a la misma hora el mismo día.

¿Porqué no vinieron? o ¿porque vinieron todos juntos?, aunque no son ni la tercera parte de la suma de todos nosotros, pero mejor dejemos ese asunto. Voy a entrar en otro terreno que me parece que ustedes lo expresan de alguna forma en la carta.

Miren yo interpreto que ustedes funcionan en dos dimensiones. Una cosa es ser hijo de una persona desaparecida por razones políticas. Y otra cosa es asumir un compromiso político militante, con definiciones, con un cuerpo orgánico, con una organización. Y eso es completamente diferente. Ademas en la carta ustedes usan organismo y organización como sinónimos. Así que supongo que esas son las cosas “chiquitas” de las que no quieren hablar.

Yo tengo muchos amigos que son hijos de desaparecidos pero no activan en HIJOS, y son mis hermanos, porque son mis amigos. Pero no son mis compañeros. No se si entendes la diferencia.

Por otro lado, que vos me digas o no. Te repito, tengo la mejor de las voluntades de integrarlos al trabajo. Pero se me ocurre después de haber escuchado a muchas personas fuera de este ámbito, preguntarme ¿en que HIJOS estaba? O enterarme de que de alguna manera ustedes, y digo ustedes, porqué no se quién era, y permitanme generalizar como ustedes lo hacen. Algunos de ustedes. O USTEDES, no se como definir ese tipo de organización que se han dado.

No; para. Yo no te interrumpi. ¿Tamos?

Se trata de saber a donde enfocas viste, porque a mí, hay personas entre ustedes que me han comparado con el enemigo de la revolución, a estas alturas, también fui de Quebracho, las FARC el MRTA, Sendero Luminoso, y no se cuanto más. Nunca me vieron tirar un puto tiro.

Los que dicen eso nunca han tirado un tiro en su vida, así que mejor cierren el pico. Porque le destruyen la vida a las personas, poniendole a toda la “inteligencia” del Estado en su contra, ¿o no se dan cuenta? No se si no se dan cuenta, o es que tienen tanto miedo de que alguien los confunda con un guerrillero, no se. .

A mi no me importa nada lo que ustedes dicen, digan lo que digan. Yo conozco su militancia. Yo tengo pruebas y con eso es suficiente. Y ahora tengo que aceptar que ustedes  se arrepienten y lo ¿pasado está pisado?.

Y el asunto de la memoria, es una memoria macarthista parece, la memoria que ustedes piensan…

Mirá, yo a las amenazas y las traiciones ni las disculpo ni los olvido, esas cosas no se dicen sin pruebas o para disputar un lugar de protagonismo. ¿Así que?. ¿Que tienen para decir.? Yo pienso que algunos de ustedes son unos cobardes, que esconden sus verdaderas intenciones y aterrizaron a manipular la situación apostando al vacío político, pero se encontraron con que estamos fuertes y estamos en la calle.

No me conocen, ¿porque no preguntan?, si estuvieran en las luchas, junto con el pueblo, nos veríamos mas seguido.

Mirá y a vos te lo digo, yo hago política desde los once años, no hay nada que me puedas enseñar de esa forma manipuladora y sensiblera.

Entonces salís con este asunto de que “el enemigo” está ahí afuera, que no tenemos todo el tiempo del mundo. No se que significa ese descubrimiento, en todo caso los mas preocupante en este instante son las ideas del enemigo en la boca de algunos que dicen reivindicar la lucha por la revolución y el socialismo. Porqué esa era la lucha de nuestros padres. Parece que les resultan incomodas esas palabras. Pero esas son unas cuestiones chiquitas. Para ustedes…

Entonces cuando dicen todas esas cosas, yo les respondo: nosotros acá hemos vivido un proceso de definición política. Hemos participado en instancias nacionales, hemos resuelto en términos orgánicos funcionar de determinada manera. Te aclaro, y también a ustedes los compañeros, que ha muerto mi abuelo, que fue también mi padre, y yo no participe del congreso nacional por ese motivo. Eso para que no piensen que estoy defendiendo mis propias ideas de como deben ser las cosas.

Ni siquiera participé del encuentro nacional. Eso para que les quede mas claro. Con crisis, con deficiencias, con incapacidades, nosotros consideramos que HIJOS debe estar al frente de la lucha popular. Y no volver a la retaguardia como si estuviéramos en una dictadura fascista. Que no tenemos aún la capacidad y la experiencia para ser los dirigentes del proceso de resistencia, eso es obvio.

Otra cosa. ¿Que quieren decir con eso de las frustraciones?, se refieren a los proyectos de ONG, al dinero de la comunidad europea. Eso tampoco se entiende de su carta. Su carta no se entiende lógicamente. Solo se puede interpretar políticamente dentro de una maniobra. Y eso es lo que és. Digan lo que quieran.

La organicidad, puede ser que por momentos no quede bien establecida, y entonces puede suceder que hay discusiones que se den en un marco de avance de la impunidad, pero que no se puede interpretar sin el menemismo y sin el ajuste neoliberal.

Pero de ahí a ponernos en tela de juicio a nosotros, cuando son ustedes los que pretenden una legitimidad que no tienen. Ustedes no son activistas de esta organización política. Ustedes no tienen esa legitimidad que aducen, porqué esto no está sostenido en términos afectivos especialmente. Acá se mezclan la condición con la voluntad. Uno pertenece o no, sin dejar de ser hijo de sus padres militantes políticos revolucionarios, amigo de sus amigos. etc. Creo que lo deje claro.

Se trata de permanecer, de construir, de acordar, y de definir en colectivo.

Cuando yo les digo que hay personas que me acusan de ser un zurdo de mierda, porque estuve hablando con tal o con cual, y entonces “como se les puede ocurrir ir a un paro que organizó el sindicalismo combativo”. Eso es lo que hablan algunos de ustedes con los ex montoneros menemistas. ¿Porque no vamos a ir? Nuestros padres eran luchadores populares y ademas eran socialistas, vamos a poner su bandera donde esta la lucha del pueblo. Eso es lo que siempre vamos a hacer ¿Y eso les molesta?.

Y lo que está en crisis, o la gran diferencia es que ustedes tienen una concepción del trabajo en derechos humanos, y reducen su planteo en política, a un criterio de construcción en términos orgánicos. Somos todos amigos, vamos a pedirle plata a tal o cual, para pintar el mural x o la fiestita en la escuela H.

Será ¿que mi criterio es otro?, yo no creo que la defensa de los Derechos Humanos se reduzca al trabajo por “la memoria”, pero ¿que memoria? ¿la memoria de las torturas? ¿Y la memoria de la lucha?. Yo no creo en la justicia dentro de este marco de justicia burguesa. Yo no creo que HIJOS no tenga que tener una política, al menos una política de acuerdo, es decir, al menos de relaciones políticas con los sectores políticos partidarios. De nuevo lo digo. No creo. No es una acto de fe.

Esa es una discusión que venimos teniendo acá adentro. Yo no creo que HIJOS se pueda atribuir un compromiso histórico, cuando no lo asume como tal.

Lo que veo implícito es un criterio tan determinista de la historia, como si el hecho único de mi condición de familiar de victima, va a definir mi compromiso en el presente, y mi pertenencia a una instancia orgánica, como hacerse socio de un club. Así.

Yo no soy del mismo club que ustedes, porque acá hacemos política.

Los que llegaron hablando de ustedes y nosotros, los buenos y los malos, los correctos y los equivocados, son ustedes. Además se supone, que yo que nos los conocía a ustedes, digo por el énfasis que pone la persona que hablo antes en aclararlo, soy responsable también en parte de su falta de capacidad política o sus ganas o no de venir, o irse, o llegar o lo que sea, con todo este espectáculo neurótico.

En política, disculpen pero  cada cual se hace cargo de lo que decide. Y no decidir también es una forma de tomar una posición. ¿No se si se entiende lo que estoy planteando? Me parecen bastante difícil de compatibilizar sus criterios y los míos.

(Comentarista visitante) No se entiende lo que decis….

(Yo) Bueno voy a tratar de decirlo para que TODAS las personas me entiendan.

Cuando ustedes dicen: “ es necesario no confundir el rol de este organismo de derechos humanos, para no quedarnos en medio del camino, para no quedarnos a medio del camino, sin entender ¿quienes somos? y ¿para qué luchamos? Nuestra guía ya fue trazada en los objetivos que surgieron al comienzo de nuestro organismo. No queremos plantear con esto un estancamiento. Una posible sincronía respecto al proceso político y social de la argentina. Pero nuestro objetivo no plantean un proyecto de país plasmado en una estructura política partidaria. Ya que dentro de HIJOS, existe una heterogeneidad de ideas que no pueden encasillarse bajo una sola visión.”

(Comentarista visitante 2) Bueno ahí está:

Martinez(Yo) Bueno!!.  No:

Se trata de que solo hay dos modelos de sociedad posible, el capitalismo, y el socialismo. Se trata de defender un orden social injusto.

(Comentaristas de regreso) – Gritos, comentarios varios… etc. –

(Yo) Se trata de que no estamos de acuerdo. Se trata de que tenemos visiones diferentes de que tipo de organización queremos construir. Y esa son PROFUNDAS diferencias en lo político, profundas realmente.

Que yo participando acá, en Rosario, en Capital; por eso no me conocen; porque está no es mi única militancia…  Diferencias que hemos comenzado a discutir en lo personal con muchos otros compañeros. Ustedes se saltearon todo ese proceso, estaban esperando a venir todos juntos para hacer esta demanda emocional y este reclamo macarthista. Cuando en realidad lo que buscan es un trampolín y un poco de protagonismo político.

Ese proceso a nosotros nos llevo a un segundo encuentro nacional. El origen de HIJOS, del que ustedes hablan, y del que sacan toda su interpretación de la linea política de la organización, está determinado por la condición de cada uno de nosotros.

Pero es infinitamente absurdo. Es absurdo, plantear que en dos años y medio de trabajo vamos a seguir definiéndonos a través de los puntos básicos. Peor, esos puntos básicos de acuerdo, son pura y exclusivamente frases hechas sin sentido hoy, y nada más. Consignas a las que se le da contenido con política. La política no es un deporte, ni un hobby, se hace o no se hace. Y nadie se queja porqué a nadie le importa adjudicarse los errores de los demás.

Se los digo de nuevo, a ustedes les da lo mismo si yo soy de Quebracho o de la cuarta internacional. No les importa. Todo lo que quieren es asegurase de tener la razón para no sufrir una crisis de personalidad o un episodio emocional. Y volver a salir en la foto. Se preguntan y se responden ustedes mismos.

Entonces cuando vos te posicionas en política, cosa que ustedes no hacen o la niegan parece, ¿que son militantes del Frepaso son ahora? Bueno en fin. Cuando uno va a una marcha, y voy. Y no debería discutirlo en un lugar como este. Pero si lo discuto, entonces empecemos por decir voy a esta marcha. Porqué creo. Porque si creo en mi pueblo, y que alguna puta vez en este país vamos a poder hacer la revolución. Contador y abogado y peluquera se puede aprender en cualquier facultad en cualquier instituto, pero para ser revolucionarios no hay ninguna escuela, salvo el ejemplo, y el recuerdo combativo de los que se fueron antes.

Se entiende? Y que nosotros más allá de ser hijos de revolucionarios, somos revolucionarios. Y se trata en todo caso de querer serlo. Al menos. Y de tener la voluntad de discutir en esos términos. Y de no ser tan cobarde de venir a plantear la pertenencia cuando uno participó de esta instancia y no resolvió, ni si, ni no. Sino que resolvió hacer un capricho y darle un envoltura populista y conciliadora. Cuando en realidad vienen a intentar copar un espacio que ustedes desprecian ideologicamente y que van a arruinar con esa política burguesa de bomberos del partido radical o de Chacho Alvarez, en fin no se con cual de todos esos payasos se sacan fotos ahora.

(Múltiples comentaristas) murmullo y gritos varios…

Miren, se los digo de nuevo, se trata al menos de tener la voluntad de discutir en esos términos. Ustedes están derrotados. De esos se trata, de su política, que es un fracaso anunciado. Es un trampa…”

Seis meses después, en reunión de asamblea, ante la negativa de la “nueva” mayoría a escribir una solicitada pública pronunciandose sobre la candidatura de Domingo Bussi a la gobernación de Tucumán, dejé H.i.j.o.s., para no volver.

Todo siguió así por los siguientes quince años…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s