LOS DUEÑOS DE MONSANTO

los dueños de Monsanto

 Publicado en Umbrales
Cispren. (Circulo sindical de la prensa de córdoba)

Por Lázaro Llorens

Mucho se ha hablado en estos últimos tiempos de Monsanto. Sobre todo en Córdoba, luego de que la empresa líder en semillas genéticamente modificadas anunciara la radicación de una planta para procesar la semilla de maíz transgénico “Intacta” en la localidad Malvinas Argentinas. Sin embargo, poco se ha dicho de quienes son los dueños de esta multinacional, de origen norteamericano, un dato fundamental para entender porque Monsanto cuenta tanto con el respaldo del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, como del gobernador José M. De la Sota, que dicen tener proyectos políticos, en apariencias, antagónicos.

En resumidas cuentas son las grandes corporaciones ligadas la familia Rockefeller, cuya fundación -Fundación Rockefeller- desde hace décadas viene siendo pionera en el desarrollo de los cultivos transgénicos, quienes están detrás de Monsanto, una empresa que en el 2011 tuvo ingresos por 12 mil millones de dólares. Específicamente, según los últimos datos bursátiles, entre principales accionistas de esta polémica compañía norteamericana, que también tiene como socio al magante Bill Gates, descuellan:

-Vanguard Group. Una corporación norteamericana que gestiona aproximadamente 1,7 billones dólares. Tiene el 5% de las acciones de Monsanto. Es una de las 147 multinacionales que mantienen una hegemonía sobre la economía global, según un estudio científico del Instituto Federal de Tecnología de Zúrich (Suiza) titulado “La Red de Control Corporativo Global”. Vanguard Group, a su vez, tiene como accionistas a las principales empresas del emporio Rockefeller. Entre estas: Exxon y Chevron, la petroleras histórica del clan; el banco el JP Morgan Chase controlado por David Rockefeller; Apple, una empresa de que surgió gracias a los apoyos financieros de Laurence Rockefeller; y las empresa General Electric; Wal-Mart; Goldman Sachs (accionista del Grupo Clarín); y Microsoft Corp. de Bill Gates.

-FMR LLC. Esta compañía es el segundo fondo de inversión más influente de EE.UU. Figura en el puesto número tres en la investigación “La Red de Control Corporativo Global”. En Monsanto tiene el 3,4% de las acciones. Al igual de lo que sucede en Vanguard Group, esta compañía tiene a su vez como principales accionistas a las compañías célebres del Grupo Rockefeller como Chevron, JP Morgan Chase, General Electric, Apple entre otras. También figuran como accionistas Microsoft y la controvertida minera Barrick Gold.

-Blackrock Fund Advisors. Otro poderoso fondo de inversión norteamericano. Maneja una cartera de 3 billones de dólares, equivalente al PBI de Alemania. En Monsanto tiene el 2,7% de las acciones. Al igual que las anteriores, la poderosa Blackrock es una compañía del Grupo Rockefeller con diversas carteras de negocios. Entre sus veinte principales accionistas figuran Exxon Móvil, Apple, Chevron, General Electric, y el JP Morgan Chase. Es decir todas las grandes compañías ligadas al Grupo Rockefeller. También figuran entre los accionistas Microsoft y Coca Cola.

-Price Rowe Associates. Otra compañía del clan Rockefeller y una de las más grandes empresas de inversión del mundo. Su fundador fue Thomas Barry, luego director ejecutivo de Rockefeller & Co. En Monsanto, Price Rowe Associates tiene el 2,5 % de las acciones. Al igual que en Vanguard Group, FMR LL, Blackrock, esta compañía tiene como accionistas principales a Apple, JP Morgan Chase, Exxon Mobil, Chevron, General Electric. También aparece como accionista Microsoft de Bill Gates.

-Davis Selected Advisers. Influyente fondo de gestión de activos estadounidenses. En Monsanto tiene el 2,1% del total del paquete accionario. Es una compañía con estrechos lazos con el Grupo Rockefeller. Entre sus accionistas figuran, el JP Morgan Chase, Goldman Sachs, y otras empresas del grupo como Hewlett Packard Co, CVS/Caremark Corp., y American Express.

-Jennison Associates LLC. Banco de inversión propietario del Morgan Stanley. En Monsanto tiene el 2% de las acciones. Entre sus principales accionistas figuran: Apple, JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Halliburton y otras empresas de los Rockefeller. También aparecen como accionistas la cerealera Bunge y Facebook. -Moore Capital Management LP. Importante compañía de fondos de inversión abocada a inversiones especulativas y que actualmente gestiona fondos de cobertura por 15 mil millones de dólares. En Monsanto posee el 1,9 %de las acciones. Esta compañía está acusada de ser, junto a Goldman Sachs, una de las boicoteadores de la deuda externa griega. Entre los principales accionistas de Moore Capital Management LP figuran Apple, JP Morgan Chase, Goldman Sachs y Halliburton, todas firmas del Grupo Rockefeller.

“Revolución Verde”

La relación entre Monsanto y el Grupo Rockefeller también salta a la luz si uno analiza quienes son los cinco principales accionistas del banco JP Morgan Chase, la principal joya del emporio Rockefeller, que tiene activos por 1,3 billones de dólares. En él figuran: Vanguard Group con el 4,2% de las acciones; Blackrock con el 2,7%; Price Associates con el 2,3%; y FMR LLC con el 2,3%. Es decir, las mismas compañías que detentan el control de Monsanto, una empresa que en Argentina instaló su primera planta de semillas en 1978, durante la dictadura, cuando el ministro de economía era José Alfredo Martínez de Hoz, representante en Argentina del JP Morgan Chase.

A lo anterior se le añade el polémico proyecto que llevan adelante, en Noruega, Monsanto, Bill Gates y la Fundación Rockefeller. Se trata de la “La Cámara Semillera Global Svalbard” ubicada en una montaña en la isla de Svalbard y que consiste en un bunker con puertas dobles, a prueba de explosiones, con sensores de movimiento y paredes de hormigón reforzado con acero de un metro, donde se almacenarán hasta tres millones de variedades diferentes de semillas de todo el mundo, con el propósito, según sus controvertido mentores, de “que la diversidad de cultivos pueda ser conservada para el futuro”.

Esta “Cámara de las Semillas”, es coherente con los fuertes intereses que manifiesta desde hace 70 años la Fundación Rockefeller en lo que respecta al desarrollo de la biotecnología en la agricultura, un sector donde lleva invertido más de 100 millones de dólares. Comenzó en los 40, de la mano del doctor y premio Nobel Norman Borlaug, más conocido como el “genetista de la Fundación Rockefeller”. Borlaug fue el mentor e impulsor del cuestionado proyecto “Revolución Verde” que implicó la implementación de nuevos métodos de cultivo en los países en desarrollo, como México, India y Asia. Su supuesto propósito era aumentar el rendimiento de los cultivos para paliar el hambre de los habitantes de estos países, sin embargo, sufrió el embate de ciento de organizaciones ambientalistas, porque en realidad este implicó “un uso masivo de fertilizantes, herbicidas e insecticidas, que dañaban el medio ambiente”. Acusaciones similares a las que hoy se le endilga a Monsanto.

Este proyecto duró hasta 1970. Tras él, la Fundación Rockefeller y Borlaug fundaron el “Servicio Internacional para la Adquisición de Aplicaciones Agro-biotecnológicas” (ISAAA), una organización abocada a promocionar el uso de semillas transgénicas patentadas en los países en desarrollo, cuyos patrocinadores son Monsanto, Dow Agro Sciences, Cargill, Bayer, y el gobierno de los Estado Unidos. Su director hasta el año pasado fue Clive James, colaborador de confianza del doctor Borlaug en el proyecto “Revolución Verde”.

Al respecto, en su último informe anual el ISAAA de Rockefeller, señala que en el 2011 “la adopción global de los cultivos transgénicos o genéticamente modificados continúa creciendo con tasas sin precedentes”. En lo que respecta a nuestro país, el ISAAA sostiene que “Argentina continúa siendo uno de los principales productores de cultivos transgénicos, luego de EEUU y Brasil, con 23,7 millones de hectáreas en 2011, con un aumento del 3,5% con respecto al 2010”. De esas 23,7 millones de hectáreas, 125 mil las sembró “El Tejar”, uno de los mayores pool de siembra de Argentina que tiene como principal accionista al Grupo Rockefeller.

“Otros Big Business”

El negocio de los cultivos transgénicos, donde básicamente se enajena los nutrientes del suelo y se contamina el medio ambiente, como pasó en el barrio Ituzaingó, nos son los únicos controvertidos y grandes negocios que tiene el Grupo Rockefeller por estas latitudes. Por el contario, las principales empresas de Rockefeller que detentan el control de Monsanto, son a su vez los principales accionistas de las grandes mineras multinacionales que operan en nuestro país, y de las empresas que actualmente, sin autorización del gobierno argentino, están extrayendo el petróleo de Malvinas.

Concretamente, Blackrock Group, propietaria del 2,7% de las acciones de Monsanto, detenta a su vez el 2,7 % de las acciones de Barrick Gold (Pascua Lama – Cerro Veladero); el 3,1 % de AngloGold Ashanti (“Cerro Vanguardia”) y el 7 % de Goldcorp (Bajo de la Lumbrera y Cerro Negro). En Malvinas, Blackrock posee el 6,1 % de las acciones de la petrolera Rockhopper Exploration; el 0,7 % de Desiré Petroleum; y el 8 % de Falkland Oil and Gas.

Por su parte, FMR LLC, otra compañía del grupo Rockefeller, propietaria del 3,4% de las acciones de Monsanto tiene el 3,4 % de las acciones de Barrick Gold, el 13,7% de AngloGold Ashanti y el 10,3% en Goldcorp. En Malvinas, por su parte, tiene el 3,7 % de acciones de la compañía Falkland Oil and Gas.

Esta embrollada ligazón de intereses sojeros, mineros y petroleros explica porque en junio pasado, en New York, ante el Consejo de las Américas, una organización creada por David Rockefeller para fomentar las ideas neoliberales en los países latinoamericanos, la presidente Cristina Fernández de Kirchner respaldó abiertamente el proyecto de Monsanto de Córdoba.

“Aquí tengo – y esto la verdad que se los quiero mostrar porque estoy muy orgullosa – el prospecto de Monsanto. Vieron que cuando hacen prospecto es porque ya está hecha la inversión, sino no te hacen prospecto. Es una inversión muy importante en Malvinas Argentinas, en la provincia de Córdoba, en materia de maíz con una nueva digamos semilla de carácter transgénico, que se llama “Intacta”” destacó la mandataria ante el aplauso de los máximos representantes de las firmas Barrick Gold, Chevron, Exxon Mobil, J.P.Morgan, Microsoft, Wal-Mart y la propia Monsanto. Todas firmas del Grupo Rockefeller, que hoy en sus manos tienen los principales recursos naturales de Argentina.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s