Héctor Mario Espina: Otro asesino en la corte Kirchnerista

Lea Ross (ECOS CORDOBA – ANRED)

Héctor Mario Espina, actual jefe de gabinete del Ministerio de Agricultura de la Nación Argentina, figura en la lista de los que integraron el Batallón de servicios de inteligencia 601, durante la última dictadura cívico-militar.

El caso de César Milani – sospechado de haber sido partícipe en crímenes de lesa humanidad- sigue manteniendo un escándalo dentro del ámbito nacional que no tiene un final claro, por ahora. Poca claridad en medio de tanta oscuridad. Y es que los fantasmas del pasado se mantienen pegados a la espalda del actual jefe del ejército. Y lo menos que espera toda la ciudadanía es que haya solo verdad y justicia; dos elementos que iluminaría muchas cosas.

Pero esto no solo le vale para Milani. Ya que otro funcionario del Estado Nacional también va a tener que dar algunas explicaciones.

Estamos hablando de Héctor Mario Espina, actual jefe de gabinete del Ministerio de Agricultura de la Nación Argentina, cuyo nombre figura en la lista de los que integraron el Batallón de servicios de inteligencia 601, durante la última dictadura cívico-militar.

Se trata de una de las ramas del Ejército Nacional, hoy extinta, que se encargaba de la búsqueda, obtención y procesamiento de información. Durante una de las épocas más oscura del país, parte de los que integraron el batallón, tuvieron la función de trabajar como infiltrados en determinados sectores de la sociedad, para luego transferir datos y suministrarlos a las fuerzas armadas y, de este modo, perpetrar las operaciones clandestinas de detención y desaparición de personas.

A comienzos del año 2010, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó desclasificar los archivos del viejo Batallón 601. Finalmente, el 5 de febrero de ese mismo año, la ministra de defensa de aquel entonces, Nilda Garré, recibió en sus manos la nómina del personal por parte del propio César Milani, que en aquel entonces era el director de inteligencia de la Nación. En esos archivos, se desglosa una serie de nombres, apellidos y números de documento de quienes realizaron la tarea de “buchones” para el ejército, durante el período 1976-1983.

Un par de años atrás, se generó mucha repercusión cuando en esa lista apareció el nombre de Gerardo Martínez, actual líder sindical de la UOCRA. Se trata de uno de los sindicatos más poderosos del país, responsables de muchos hechos de violencia mediante patotas, entre ellos, los ataques perpetrados contra el acampe de Malvinas Argentinas, instalada frente al predio de Monsanto.

Sin embargo, Martínez no está solo. En la lista del personal civil del Batallón 601 figura el nombre de Héctor Espina, cuyo número de DNI es el 12.643.077.

Luego de que se desclasificaran los archivos, la revista Veintitrés tuvo la exclusiva de brindar la lista completa de los que integraron el mencionado batallón, tanto de la nómina militar como la del civil. En la lista de los militares, figuraba el propio César Milani. Mientras tanto, Espina aparecía como integrante de la nómina civil, cumpliendo la función de analista de información.

Estamos hablando del mismo Héctor Espina que, en estos momentos, ejerce el segundo cargo más importante del ministerio que regula la actividad agropecuaria de nuestro país.

Lista que se publicó en la revista Veintitrés. La función de “Apoyo y Prod.” indica que Mario Espina trabajaba como analista de información.

A fines de 2013, el Gobierno Nacional ordenó reformar el gabinete del Ministerio de Agricultura. Es en ese contexto donde asciende Héctor Espina, designado el 21 de noviembre del año pasado, mediante el decreto 2015/2013. Se trata del cargo que está por debajo del actual ministro Carlos Casamiquela, quien anteriormente era el presidente del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). La aprobación del ascenso de Espina fue firmado por el propio Casamiquela, como así también por parte de la presidenta Cristina Fernández y por el jefe de gabinete Jorge Capitanich. Abajo, un extracto del boletín oficial número 32.778, notificando su ascenso. El DNI de Espina coincide con el de la lista del batallón: 12.643.077.

Héctor Mario Espina nació en la provincia de San Juan y se radicó en Santa Cruz. Es ingeniero agrónomo y se afilió en la Unión Cívica Radical. Fue intendente de una ciudad llamada Gobernador Gregonés, ubicada en el centro de la provincia santacruceña, cargo que ejerció a partir del año 1999. Con la asunción del kirchnerismo a la Nación, en el año 2003, expresó su simpatía por el mismo, metiéndose de lleno en la lista de los vulgarmente llamados “radicales K”. En ese mismo año, ejerció el cargo de Director Nacional de Parques Nacionales, cuya función se extendería por un segundo período a partir de 2006.

En ese mismo año, mediante una investigación conjunta de los periodistas Héctor Barabino, Luciana Geuna, Jorge Lanata y Romina Manguel, se conoció la lista de todos los funcionarios kirchneristas que compraron tierras en El Calafate, con la ayuda de la propia intendencia de la localidad. Se trata de terrenos ubicados en una zona turística, y por ende de alta cotización, que fueron rematados a precios irrisorios, mediante decretos y sin licitación. Entre ellos aparece el propio “Hector Maria Espina” (sic), donde se habría apoderado de unos 1.390 metros cuadrados a tan solo siete pesos y medio por cada metro cuadrado.

Luego de ejercer la Dirección de Parques Nacionales, el ingeniero agrónomo pasaría a trabajar en el INTA, bajo el cargo de la secretaría técnica y legal del organismo. Y de allí, como mano derecha del presidente de aquel entonces: Carlos Casamiquela. Ambos, continuarían su período en el organismo hasta que la propia presidencia les ofrecería los dos puestos más importantes del correspondiente área ministerial. Es así que desde fines del año pasado, Casamiquela y Espina conforman la rama del Estado para asegurar el rendimiento económico del país en materia agropecuaria, asegurando sus lazos con los principales grupos del sector del campo. Eso sí: con la particularidad de que a uno de los dos, lo asecha por encima un fantasma del pasado. Igual que Milani.

Milani no está solo. A Héctor Espina también lo estará persiguiendo su propia sombra. Él también tendrá que explicar por qué.

Círculo rojo: Héctor Mario Espina, jefe de gabinete del Ministerio de Agricultura y señalado como “buchón” de la última Dictadura. Círculo verde: Carlos Casamiquela, ministro de Agronomía. En esa foto de 2012, trabajaban juntos en el INTA. Hoy, son las dos figuras que manejan la actividad agropecuaria del país. Foto: agrositio.com


Héctor Espina en la presentación del nuevo gabinete del Ministerio de Agricultura, a fines de noviembre de 2013. En el centro, el ministro de economía Axel Kicillof.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s