La ESMA Malvinera. ¡Bienvenidos al teatro del terror burgués!

(El espectacular relato de la historia política Argentina, como memoria reaccionaria y totalitaria de la restauración patriarcal burguesa.)

***

“… Porque la patria no es sólo el aire que respiramos, el río de que bebemos, el terreno que sembramos, la casa donde vivimos y el cementerio en que duermen nuestros antepasados; es también el soplón que nos delata, el esbirro que nos apercolla, el juez que nos condena, el carcelero que nos guarda y la suprema autoridad a quien debemos obediencia y sumisión, ya esté representada por un general sudamericano que a duras penas sepa leer y escribir, ya por un reyezuelo español que lleve por cerebro un trozo de bacalao frito en el aceite de alguna sacristía.”1

“He imaginado el argumento de una novela que por razones de ceguera y ocio no publicaré y que sería el reverso de la admirable Guerra del cerdo, de Bioy Casares. El tema de este libro es una conjuración de los jóvenes contra los viejos; el tema del mío, cuya redacción queda a cargo de cualquiera de mis lectores, es una conjuración de los viejos contra los jóvenes, de los padres contra los hijos…”. 2

“Todo poder es una conspiración permanente…”3

***

Lo que todas las revoluciones enseñan es que ninguna sociedad debería ser conducida por ancianos. Menos aún por mediocres, desclazados y serviles ancianos burgueses, esclerosados, “posmodernos”, superficiales, cursis y sin escrúpulos, educados entre dictaduras totalitarias.

Sucede en realidad que la revolución es siempre joven. Siempre está naciendo, porque la injusticia y la muerte son ancianas decrepitas. Por eso a diferencia de lo que sucede con la burocracia burguesa, los verdaderos revolucionarios, aún los mas viejos en años, siempre son jóvenes en acción y comprensión.

Los cambios sustanciales -históricos- (la historia nunca se detendrá) rompen con la homogeneidad del relato impuesto, por la propia naturaleza de las relaciones de poder existentes en el capitalismo. Los “propietarios” son tan bien los “dueños” de la historia. El orden capitalista intenta siempre, neutralizar y suprimir la disidencia, al tiempo que los mercenarios obedientes esperan ser bien recompensados por sus servicios a la contrarrevolución. La lógica misma de la guerra de clases configura campos opuestos, antagónicos, como así también un territorio de pretendida “neutralidad”.

La tensión es entonces constante, cada generación está determinada en ese esquema, a ser custodio del orden establecido por sus antecesores o, a hacer estallar la dominación y la hegemonía que dieron curso a ese estado de cosas. La neutralidad es en realidad, una inducida ilusión perversa de los que deciden en función de sus intereses, el curso de la vida económica y política de toda la sociedad.

“… Los hombres hacen su propia historia, pero no la hacen a su libre arbitrio, bajo circunstancias elegidas por ellos mismos, sino bajo aquellas circunstancias con que se encuentran directamente, que existen y transmite el pasado. La tradición de todas las generaciones muertas oprime como una pesadilla el cerebro de los vivos. Y cuando éstos se disponen precisamente a revolucionarse y a revolucionar las cosas, a crear algo nunca visto, en estas épocas de crisis revolucionaria es precisamente cuando conjuran temerosos en su auxilio los espíritus del pasado, toman prestados sus nombres, sus consignas de guerra, su ropaje, para, con este disfraz de vejez venerable y este lenguaje prestado, representar la nueva escena de la historia universal. (…)

En aquellas revoluciones, la resurrección de los muertos servía, pues, para glorificar las nuevas luchas y no para parodiar las antiguas, para exagerar en la fantasía la misión trazada y no para retroceder en la realidad ante su cumplimiento, para encontrar de nuevo el espíritu de la revolución y no para hacer vagar otra vez a su espectro…”4

Entre el (lo) pasado y el (los) futuro(s) se dirime siempre el porvenir. Los modernos gerentes de la burocracia capitalista, modernos esclavos del capital, que actúan como carceleros de su propia condena, no tienen coraje, ni autoridad, ni capacidad para desafiar el orden social y económico dominante. Eso es lo que encubre la propaganda ideológica de los partidos (gerencias ejecutivas/mesas de dinero) burgueses.

Para el caso contextualicemos y actualicemos la observación, poniendo como ejemplo el nuevo museo a la estupidez militarista, a la desmemoria cómplice y cobarde, servil a los intereses de la oligarquía fascista Argentina y el imperio norteamericano, que ha sido inaugurado en la ESMA.

Se trata de la puesta en funciones del espacio “In Memoria”, es decir; la culminación de otra fase de un plan perfectamente orquestado por los responsables de la inteligencia del gobierno burgués del Estado capitalista. En suma reconciliación de las ovejas y los lobos, amistad al uso escolar y buena vecindad. Retórica populista sin política. Pura propaganda, al estilo publicitario. Los torturadores, los asesinos del pueblo, y los mas grandes cobardes de la historia argentina, otra vez, escriben la historia escolar. La propaganda burguesa también omite aclarar, que el ejercito de Mitre y de Sarmiento, el de Videla y Milani nunca fue, ni será nunca, el ejercito de los pobres de la patria.

Reconciliación con perdón de los pecados. Perdón burgués santificado. Mistificación y falacias, oficialmente envueltas para consumo masivo. Perdón total -histórico- sin justicia real. Verdades capaces de ser la justa medida para la apología fascista de Cecilia Pando y sus secuaces psicópatas. De ahora en adelante, anuncia “la voz del estadio”, se imparten lecciones de patrioterismo criminal pequeñoburgués en el presidio político y museo del horror capitalista oficial mas famoso del país.

La historia a la medida de los patrones y sus asesinos a sueldo

Repasemos… mientras el “heroico“ soldadito Cabral salvaba la vida de su comandante, en medio de las escaramuzas independentistas, él mismo, esclavo africano, muriendo, seguía tan esclavo y tan victima de la opresión y la condena a muerte por voluntad política de otros, como lo era antes. En síntesis; Cabral el soldado heroico, murió tan esclavo como vivió.

La libertad de morirse, esa es la libertad del soldado profesional en el capitalismo. ¿Por qué habría de ser distinto para los soldados de infantería, que actuaban en el ridículo ensayo de guerra de las islas Malvinas?

“Los jóvenes que comenzaban a gravitar políticamente a fines de los setenta, fueron prolijamente suprimidos, martirizados, mutilados, empujados sin remisión a la muerte o a un doble exilio: el externo y el interno. Los adolescentes que se asomaban a su primera juventud en 1982, fueron utilizados como carne de cañón en aras del mesianismo continuista e irresponsable de los jefes militares que programaron la aventura de Malvinas.
Ambas promociones juveniles estaban separadas por década y media de distancia, por la derrota de los primeros y, sobre todo, por un formidable proceso de descerebración operado sobre los segundos…” 5

Si desafías a la sociedad rural y a Wall Street, sucede esto… Si desafías al poder de la OTAN, sucede aquello…
En fin… que si haces eso, te sucederá aquello. La continuidad del relato burgués es de diseño notable. Fernández, viuda de Kirchner, habla de colonialismo como si se tratase de una lección de historia del siglo XIX, de buenas voluntades y errores diplomáticos. De esas cosas habla la señora en la pantalla.

“Todo sistema de organización política merece llamarse arquitectura de palabras. Cuestión de formas gubernamentales, simple cuestión de frases: en último resultado, no hay buenas o malas formas de gobierno, sino buenos o malos gobernantes. ¿Quién preferiría la presidencia constitucional de un Nerón a la autocracia de un Marco Aurelio? “6

Pero de imperialismos y trágicos juegos de guerra, no dice ni una sola palabra. ¿Sobre Seineldin y los héroes torturadores de las Malvinas?,¿sobre las venideras lecciones de conducta de Aldo Rico en el panteón oficial de los muertos, cruel y cobardemente muertos? Sobre eso; en público; en la cadena nacional de propaganda ideológica estatal permanente, ni una sola letra.

“…Súbitamente las palabras “colonialismo” y “antimperialismo” que, hasta un día antes eran patrimonio exclusivo de los satanizados, de los “extremistas” y “subversivos”, poblaban la prensa reaccionaria. Fueron estafados, naturalmente. Porque nadie puede impunemente acostarse cipayo y levantarse patriota. La tortura, el terror “negados” por una clase media que no quería ver la realidad de los peores años, reaparecieron en Malvinas, con los soldados “estaqueados” por sus jefes o abandonados frente al enemigo…”7

El mundo burgués explicándose a si mismo y autojustificándose. No. “Los pibes de Malvinas” no eran patriotas, sino apenas soldados rasos de un ejercito burgués, al servicio de los intereses de la oligarquía y el imperio de turno. Pero el relato a la medida, olvida que el trabajo del soldado es la guerra. Ni más ni menos. Para eso fueron reclutados.

¿Patriotas?,¿quienes?, ¿los oficiales del ejercito burgués?. ¿Los que torturaban a los hijos delante de sus padres? Patriotas (patotas) si, pero de la patria financiera. Esos patriotas… Ni son “compañeros”. Ni camaradas. Ni tampoco dirigentes naturales del pueblo argentino. Ninguno ha logrado destacar mas allá de sus ámbitos naturales de influencia.

Los más, dejando de lado a TODOS los oficiales y a los torturadores con pretensiones políticas como el asesino jefe del Ejercito Milani, no son más que victimas. Apenas, triste y cruel testimonio de la estupidez, la ignorancia y el infantilismo militarista.

La ESMA, -todo el asunto-, todo el “complejo memorial” es un insulto a la memoria de los luchadores del pueblo. Un paseo por la siniestra y perversa psique de la dirigencia política capitalista parasitaria y dependiente de las modas de Washington. Rehén y cómplice de todas las dictaduras militares y civiles, y de todas las estafas al pueblo trabajador.

Es hora de demoler, (no solo físicamente) la ESMA, para construir los barrios y las escuelas de la patria socialista por la que han luchando los únicos y legítimos héroes del pueblo argentino. Nuestros hijos, hermanos, padres, y compañeros que viven y laten con la lucha del pueblo.

No hay lapida, ni espectáculo burgués, capaz de sepultar su ejemplo.

¡Gloria y honor a los combatientes revolucionarios del verdadero Ejercito del Pueblo!

La Patria es el Hombre. Patria es Humanidad.

¡Socialismo y Libertad!

1.“José Nakens”. Manuel Gonzáles Prada
2.Jorge Luis Borges, entrevista en Clarín
3.Se atribuye esta afirmación a Honoré de Balzac
4.Carlos Marx. “El Dieciocho Brumario de Luis Bonaparte. 1852
5.Miguel Bonasso, revista Nueva Sociedad Nº 76. Marzo-Abril de 1985
6.“El Deber Anárquico”. cap II. Manuel Gonzales Prada
7.Miguel Bonasso (antes citado)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s