El fusilamiento de PENINA

foto PENINAEn septiembre de 1930 es fusilado en Rosario el obrero anarquista Joaquín Penina, como acta de fundación de la acción represiva de los años 30. En 1976 el poeta rosarino revive su historia en el libro El fusilamiento de Penina. Esa primera edición fue censurada por la Dictadura cívico-militar y hoy, luego de su segunda edición en España, Puño y Letra editorialismo de base la trae a la luz nuevamente. En estas páginas, un fragmento a modo de adelanto.

El libro El fusilamiento de Penina, del poeta rosarino Aldo Oliva, editado, por tercera vez, ahora dentro de la colección “¡Presente, Ahora y Siempre!” de la editorial independiente, y también rosarina, Puño y Letra editorialismo de base.

La obra fue desaparecida antes de ver la luz, en aquella primera edición que realizara en 1976 la Editorial de la Biblioteca Popular Constancio C. Vigil. El Terrorismo de Estado apenas si dejó un rastro de su existencia, y pudo ser recuperada casi treinta años más tarde por Antonio Oliva. La segunda edición correspondió a esta recuperación para nada azarosa, que dio cauce al compromiso con la verdad, la memoria y la justicia de quienes se embarcaron en la tarea de que pudiera ser publicado y que fue realizada por El Viejo Topo en 2007 en Cataluña. Ese libro llegó a Rosario bajo el brazo de sucesivos viajeros y se agotó en poco tiempo.

Llegamos a esta tercera edición, que cuenta con la que realizara Viejo Topo, pero ampliada y modificada mediante la incorporación de la entrevista que Antonio Oliva le realizó en 2004 a Rubén Naranjo, miembro de la Editorial Biblioteca de la Vigil. También se sumaron una serie de documentos históricos que el equipo de Diego Fidalgo recuperó del archivo policial de la provincia de Santa Fe, como parte de la investigación en el rodaje del documental sobre Penina, Hombres de Ideas Avanzadas (que se adjunta con el libro), y una serie de manuscritos del mismísimo Penina, que expresan su compromiso libertario.

En su contratapa podemos leer que la Colección “¡Presente, Ahora y Siempre!” es “un intento deliberado por confrontar los relatos oficiales que condenan la verdad al basurero de la historia. Es una búsqueda en nuestro pasado que nos permita abrazar las claves del presente. Y ya que muchos pasados encuentran su síntesis en un presente siempre abierto a interpretación, es la valorización de experiencias que tienden a restituir las voces silenciadas de nuestro pueblo: las de aquellxs que luchan por un mundo libre de explotación y penurias. Es nuestro aporte político, para que brille la memoria, la verdad y la justicia en nuestros sueños colectivos”.

A continuación, un extracto del libro de reciente edición:

“… El 16 de septiembre de 1930 es derrocado el gobierno constitucional bajo la presidencia de don Hipólito Yrigoyen por un golpe militar encabezado por el teniente general José F. Uriburu. Los motivos del golpe y los sectores económico-sociales que expresaba son bastante conocidos y existe una densa bibliografía al respecto (…).

En esa coyuntura, ninguna alternativa objetiva tenía posibilidades de consenso popular homogéneo como para que se previera una oposición que implicara riesgo al nuevo gobierno. De modo que el Bando, que establecía la pena de muerte sin proceso alguno, perdía en gran medida su validez preventiva e insinuaba la reaparición histórica de las virtualidades de esta hipótesis: en determinadas circunstancias las previsiones penales del derecho formal, cuando se transfieren a la dinámica de los hechos históricos, inhiben los títulos de su neutralidad abstracta y ciernen su contenido intencional, su intencionalidad represiva.

La historia de la década infame lustrará hasta el hartazgo el escarnio que la justicia se hace a sí misma cuando opera, objetivamente, como justicia de clase; y si bien, antes y después, los hitos de la represión política, en el país, ofrecen testimonios aún más tremendos, la pureza ejemplar con que se inicia el revanchismo clasista del golpe militar-oligárquico del 30 está inscripta en un momento del proceso cuyas líneas de tendencia intentaremos, por lo menos, bosquejar.

En ese ámbito, la faz represiva tiene su acta de fundación’: el fusilamiento del obrero anarquista Joaquín Penina, en Rosario, el 10 de septiembre de 1930.

La revolución triunfante está representada en Rosario por dos hombres: el teniente coronel Rodolfo M. Lebrero, jefe del Regimiento 11 de Infantería, que asume la Jefatura de Policía, y don Alejandro Carrasco, que se hace cargo de la Intendencia Municipal. Ambos coinciden en el reaccionarismo político y en el autoritarismo barnizado de ética; ambos, a la vez, son permeables a las intrigas y a las complicidades entre “caballeros” cuando se trata de la represión obrera o estudiantil.

(…) La clase media profesional rosarina, incrustada directa o indirectamente en los entes de poder (judicial, administrador, periodístico, policial, jerárquico, etc.) está dispuesta a terminar con el ‘caos’ del régimen yrigoyenista. Pero Yrigoyen ha caído y, al parecer, con él, los agentes de la inmoralidad y del cohecho administrativo. En principio, no se efectúan actos en la ciudad que parezcan insinuar una resistencia. Sin embargo, se creería que hay una excepción. Tal lo supone, por lo menos, el Jefe de Investigaciones de la Policía de Rosario, Félix V. de la Fuente, cuando informa al teniente coronel Lebrero que los anarquistas y comunistas constituían un gran peligro’

De hecho, la historia de los años precedentes está agitada, en Rosario, por las huelgas y las movilizaciones de los gremios adheridos a la Federación Obrera de la República Argentina (FORA) y por el activismo anarquista. La muerte de la obrera Luisa Lallana por la policía, al reprimir una manifestación; el atentado en que el subcomisario Juan Velar, Jefe de Orden Social, famoso torturador de activistas obreros, resultó con el rostro mutilado; el asesinato del anarquista Agostino Cremonessi, presunto infidente utilizado por la policía, son, apenas, algunos episodios de la específica actividad represiva que cumplía la policía en pleno gobierno de Yrigoyen.

Esta tradición de lucha contra el ‘extremismo’ iba a eslabonarse con la exigencia “purificadora” de los grupos sociales beneficiarios del golpe del 6 de septiembre y el Bando de la Junta Provisional se recortaba así, nítidamente, como la superación instrumental de la amenaza que las ambigüedades cómplices del populismo yrigoyenista no lograban disipar: la agitación obrera en plena crisis de recambio de la estructuración capitalista dependiente en el país.

El sentimiento de estar amenazados por designios extranjerizantes y antinacionales cargó de ideología reaccionaria y xenófoba tanto a los textos como a las instituciones de derecha; pero, en rigor, era difusamente compartido por amplias capas de la sociedad y reaparecía, incluso, bajo la forma de cauto reformismo y de elitismo ético, en algunos partidos que se decían de izquierda.

Sugestivamente, el peligro era adjudicado no a su agente real, el imperialismo, sino a los sectores combativos de las clases productoras, salvo el oportunismo obrerista -condicionado por su situación de opositores- de algunas posiciones del Partido socialista y del yrigoyenismo ortodoxo.

(…) Pero, en realidad, las condiciones de necesidad de un control social que implicaban el secuestro, la deportación, la tortura y el asesinato, crecen en un complejo diagrama en cuya estructura se dibujan y emergen los nudos de entrecruzamiento entre: el proceso de expansión del capitalismo dependiente de base agropecuaria y de la consecuente inversión imperialista financiera en infraestructura y servicios (cuyos límites ya en 1930 son ostensibles), y la lucha de clases”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s