LA ENCRUCIJADA A LA IZQUIERDA

Los intrépidos superagentes kirchneristas de la CIA
y la absurda misión de conjurar el fantasma del Ejercito Revolucionario del Pueblo

en pdf aquí La encrucijada a la izquierda

Alfredo "Cuqui" Curutchet
Alfredo “Cuqui” Curutchet

“USTED NO SABE LO QUE NO SABE”
(A modo de introducción)
Por Iñaki Gil

EL FRENTE POLÍTICO DE LOS REVOLUCIONARIOS

¿MILITARISTAS COMO MITRE O COMO PERÓN?

LOS CARAPINTADAS ERAN FISCALES DE MESA DE CARLOS MENEN, (los dirigentes Montoneros también).

NEWEN (Los fantasmas que recorren los caminos)

LA ESCUELITA FEINMAN DE COLABORACIONISTAS Y TRAIDORES AL PUEBLO

PARTÍCULAS DE LA REALIDAD

¿DESAPARECIENDO? ¿EL GUSANO KUTZARIDA NO SABE DE LO QUE HABLA?

la herejía permanente,
ese arte peligroso de no dejarse engañar.”

Víctor Serge

(si no atiende Dios, atiende otro peronista)

anónimo

“Conocemos sólo una ciencia, la ciencia de la historia”

Carlos Marx y Federico Engels. La ideología Alemana.  1847

“El conformismo se convierte en un asunto de vida o muerte, no sólo para los individuos, sino también para las naciones. […] La movilización general de toda la sociedad contra la liberación última del individuo, que constituye el contenido histórico del presente período, indica cuan real es la posibilidad de esta liberación.”

Herbert Marcuse

Razón y revolución

Elogio del estudio

Bertolt Brecht

¡Estudia lo elemental! Para aquellos
cuya hora llegó
¡Nunca es demasiado tarde!
¡Estudia el «ABC»! No basta, ¡pero
 estúdialo! ¡No te canses!
¡Empieza! ¡Es preciso saberlo todo!
¡Tú tienes que gobernar!
¡Estudia, hombre en el asilo!
¡Estudia, hombre en la cárcel!
¡Estudia, mujer en la cocina!
Anciano, ¡Estudia!
¡Tú tienes que gobernar!
No tienes casa, ¡ve a la escuela!
Muerto de frío, ¡adquiere conocimiento!
Tienes hambre, empuña un libro: ¡Es un arma!
¡Tú tienes que gobernar!
¡No tengas vergüenza de preguntar, compañero!
¡No te dejes convencer!
¡Compruébalo tú mismo!
El que no sabe por cuenta propia,
no sabe.
Controla tú la cuenta,
que la tienes que pagar.
Apunta con tu dedo sobre cada tema
y pregunta: «¿qué es esto?»
¡Tú tienes que gobernar!

“ El marxismo se distingue de todas las formas primitivas del socialismo en que no vincula el movimiento revolucionario a ninguna forma determinada de lucha. Admite los métodos más diversos de actuación, sin por ello “inventarlos”; se limita a generalizar, a organizar, a dar sentido consciente a los métodos de acción de las clases revolucionarias que surgen espontáneamente en el transcurso del movimiento revolucionario. Enemigo resuelto de todas las fórmulas abstractas, de todas las recetas de los doctrinarios, exige el marxismo una actitud atenta hacia la lucha de las masas, lucha que suscita sin cesar nuevos métodos de ataque y de defensa, conforme se desarrollan los acontecimientos y la conciencia de las masas, y conforme se agravan las crisis económicas y políticas. El marxismo no rechaza ninguna forma de lucha […] El marxismo no se contenta en todo caso con las formas de lucha existentes o posibles en un momento dado, reconociendo que son imprescindibles nuevos métodos de acción, desconocidos aún por los militantes actuales, sin que se haya modificado la coyuntura. Puede afirmarse a este respecto que, lejos de abrigar la pretensión de enseñar a las masas métodos de acción ideados por los confeccionadores de sistemas, resultado de gabinete, es el marxismo una escuela permanente de la práctica de las masas.[…] El marxismo exige de una manera incondicional el estudio histórico del problema de las formas de lucha. Plantear este problema con independencia de una situación histórica concreta equivale a desconocer el abecé del materialismo dialéctico. A distintos momentos de la evolución económica corresponden diferentes formas de lucha condicionadas por las situaciones políticas, nacionales y culturales, así como por las costumbres que modifican a su vez las formas secundarias, auxiliares, de la acción.”

 I. Lenin – Sobre la guerra de guerrillas.

30 de septiembre de 1906

“USTED NO SABE LO QUE NO SABE”

(A modo de introducción)

Por Iñaki Gil de San Vicente

“Buena parte de la intelectualidad marxista, la mayoría por decirlo de alguna forma, hemos caído, hemos aceptado, no hemos salido, o peor hemos aceptado el individualismo metodológico burgués.   (…) Marx contra Kant. Marx contra Hegel. Marx contra no se quién.  Cuando analizamos Lenin, Lenin contra tal.. Lenin contra cual.  Cuando analizamos a otro autor marxista o el que sea, siempre individualizamos a los autores, sin embargo eso no está presente en la filosofía inicial, en la filosofía inicial de Marx, ni de Engels. Ellos sabían que pertenecían a una corriente muy profunda de la historia que remontaban incluso hasta la sublevación de los esclavos en Roma, por no hablar de antes. Uno de los ideales de la vida de Marx era precisamente Espartaco.

Sin embargo la izquierda revolucionaria ha aceptado el método individualista burgués de interpretación de la teoría. Imaginemos que hubiera pasado si se hubiera aceptado la propuesta de Engels a Bebel de que debía desaparecer el termino Estado. Una propuesta que dice ”es más coherente con el socialismo y con nuestra interpretación hablar de Comuna que no de Estado”. Y le propone varias palabras alemanas. No estaríamos hablando de Estado, estaríamos hablando de Comuna. La propuesta es al año siguiente de la Comuna de París. Pero ya el concepto habría cambiado, ya no hablaríamos de una estructura estatal, funcional, elemental para el desarrollo del capitalismo y de cualquier modo de producción. De cualquier poder efectivo basado en la propiedad privada, sino que hablaríamos de una cosa, cualitativamente diferente a esa realidad y por tanto nuestras conexiones mentales, nuestros conceptos, nuestras categorías tendrían que moverse en otro plano conceptual totalmente diferente, ¿con esto que quiero decir? Que el azar juega un papel importante en la evolución de la teoría. (…) Estaríamos hablando de otro marxismo, y sobretodo y fundamentalmente de otra forma de interpretar la lucha teórica e ideológica contra la corriente burguesa. (…) el marxismo como parte de una corriente de pensamiento que hay que confrontar con otra corriente del pensamiento, que es la corriente del pensamiento burgués. (…)

Marx quería que Engels firmara El Capital, y cuando hablamos de El Manifiesto, tendríamos que haber incluido a la compañera de Engels y tendríamos que haber metido a Blanqui. Porque se firmo y se escribió El Manifiesto en condiciones de semiclandestinidad, y teniendo muy presente que el grueso de lo que se estaba configurando necesitaba una organización clandestina como había sido la Liga de los Comunistas pero que tenia que operar en otra dinámica. Y tendríamos que haber recurrido a El ABC del Comunismo de Engels. Desde esta verdadera perspectiva el problema decisivo es ¿cual es la actualidad del comunismo frente a la actualidad del capitalismo? Y aquí el problema cambia sustancialmente. La perspectiva cambia sustancialmente (cualitativamente) porque tenemos que reflexionar una cosa (la civilización comunista) que no ha terminado de nacer contra otra, (la civilización capitalista) que se niega a morir. No ha terminado de nacer la civilización comunista y está luchando ya contra la civilización capitalista que se niega a morir, este es el punto crítico. El futuro está luchando contra el presente que se niega a ser pasado. (…)

Esta comprensión solo se puede adquirir, si se parte de una concepción del marxismo no solamente como parte de un proceso larguísimo de la historia de la humanidad, de lucha de clases, de lucha de naciones, de lucha de sexo-genero. Sino que se parte del marxismo, del socialismo como una teoría militante. (…) Solo desde esa perspectiva podemos entender que ese marxismo que se reivindica de Espartaco, que se reivindica de una larguísima corriente, es expresión de la lucha de la civilización basada en la propiedad colectiva comunal, como decía Engels, contra cualquier civilización basada en la propiedad privada. (…) No se entiende nada de la lectura de Marx sobre Hegel, de la crítica de Marx a Kant, que late, que está presente en Engels. No se entiende nada de eso si no se parte de un previo: nosotros tenemos una racionalidad diferente. Eso intenté explicar sobre la teoría del conocimiento. Tenemos una racionalidad diferente, todavía no desarrollada. (…)  Desde la concepción marxista El Capital (el libro, el método) a la fuerza tiene que quedar inacabado. A la fuerza tiene que ser inacabable. De la misma forma que el marxismo siempre está en crisis, pero no en la crisis que está el pensamiento burgués, sino en la crisis que está el pensamiento dialéctico. Porque el pensamiento dialéctico siempre está en crisis creativa, y por eso estuvimos hablando del carácter creativo de la praxis, crear cosas nuevas a partir de cosas viejas. Ese momento de opción de la crisis, que no está solamente en la literatura griega clásica, también está en la literatura dialéctica china y en la Indú. También en otros pueblos latinoamericanos y en otras culturas porque es inherente a la cultura humana.

Ciertos antropólogos marxistas plantean hipotéticamente, porque no hay datos ni los va a haber nunca, de la importancia fundamental de la imagen del fuego en el primer pensamiento dialéctico, empirista, o como queramos denominarlo; entonces; de la nada surge una cosa que produce calor, una cosa que transforma la realidad. (materia convirtiéndose en energía [1]). Que siempre está en movimiento, que es buena y mala, que es amigo y enemigo. Hipótesis porque no va a haber nunca demostraciones que expliquen eso. Nunca vamos a poder retroceder, por leyes científicas objetivas. De la Dialéctica de la Naturaleza, nunca vamos a poder retroceder a las condiciones de los primeros pueblos cuando hace trescientos mil años se encontraron con el fuego y vieron que era a la vez una diosa protectora, pero a la vez una diosa castigadora. En toda esta larguísima evolución, en pensamiento colectivo, el pensamiento comunal ha estado pugnando con el pensamiento individual, con el pensamiento basado en la propiedad privada. Basado en uno de los efectos de la propiedad privada que es LA ACADEMIA. (…)

¿Y por qué El Capital era inacabable?, porque El Capital  es la expresión de un momento critico, la síntesis critica, en el sentido dialéctico, donde todo el pasado va confluyendo, no en un pensador individual, sino en una practica colectiva. Porque Marx escribió El Capital inmerso en la lucha revolucionaria, en una práctica colectiva, que da como resultado esa obra, que Marx sabe que no es (una invención) suya y por eso pide a Engels que la firme.

Desde esa perspectiva que hace El Capital desde esa larguísima historia que comienza primero con Espartacus, pienso que anterior incluso; tendríamos que leer a Engels, El origen de la familia, la propiedad privada y el Estado, que continua en ese concepto, comunal, comunalista, comunero, comunista, en todo ese concepto va evolucionando ahí, entonces El Capital, inacabable, lo que plantea es: hemos llegado hasta aquí en el pensamiento de la historia de la humanidad explotada. Y aquí comienza otra época del pensamiento. Pero eso, (esa comprensión metodológica del capitalismo realmente existente) lo tienen que hacer las siguientes generaciones. (…)

Es inherente al pensamiento humano, (el pensamiento humano no termina nunca) La tarea es inacabable porque solamente se acabará cuando comience el comunismo. Por tanto se producirá otro cambio cualitativo en la historia, en ese momento El Capital habrá quedado como una obra maravillosa, impresionante, que nos da apenas unos indicios muy leves de lo que otras generaciones tendrán que hacer. (el marxismo siempre se escribe en presente y en plural). Pero esos indicios muy leves, están extraídos a base de militancia de una profundísima historia de la humanidad trabajadora. Por tanto quien crea que El Capital se hubiera podido terminar es que parte del supuesto del pensamiento burgués, no parte de la realidad del pensamiento explotado. Ahí hay un abismo insalvable.

A partir de ahí Marx tiene otra tarea, pero Marx y no solo Marx, porque hay muchísimas cuestiones que no solo encarga a Engels, encarga a otras personas que le recuperen información, aparte de que está metido en otras muchas historias.

 Demostrará su vigencia sobretodo en estos momentos, porqué El Capital no es un libro, El Capital es un método. Un método en enriquecimiento, en automovimiento. En auto-enriquecimiento. Ya no es un papel escrito, es un método que funciona, materialmente en nuestras cabezas. “

Como decía Rosa Luxemburgo “el genio de Carlos Marx”, se adelanta a nosotros y plantea problemas que nosotros todavía no hemos llegado a imaginar. En la epistemología dialéctica, existen tres niveles que siempre tenemos que tener en la cabeza.

  • Lo que yo sé.
  • Lo que yo no sé.
  • Y lo que yo no sé, que no sé.

O sea, lo que está ahí, y que yo ni siquiera puedo imaginar que está ahí. Pero que sin embargo la epistemología dialéctica te dice: Lo que yo sé. Lo que yo no sé; pero; lo que yo no sé, que no sé. Esta tercera cuestión es la que está anudada en el método expresado en El Capital. De tal forma que El Capital, en ese método, se nos anuncian cosas, que yo no sé que no sé. Que yo no se ni siquiera que existen, pero que la realidad me las va planteando una y mil veces.”

Cita de una conferencia de Iñaki Gil de San Vicente “Vigencia de El capital”

en el Encuentro Internacional de Escuela de Cuadros, Venezuela 2012.

EL FRENTE POLÍTICO DE LOS REVOLUCIONARIOS

La situación política y económica es extremadamente grave, para intentar graficarla sin pretensiones, para intentar imaginar un futuro posible mas o menos inmediato, salvando todas las leyes científicas, (la historia no se repite) podríamos decir que si políticamente solo dependiera de las alianzas de las clases dominantes, a la tragedia de la exclusión menemista en lo inmediato, deberíamos sumar las consecuencias sociales y políticas de una devaluación al estilo alfonsinista. Lo único que ha variado sustancialmente en realidad es la desmovilización del partido militar en el terreno político, “publico” de los últimos quince años. El peso especifico de las ideas conservadoras y reaccionarias en la sociedad Argentina es notable, la cultura represiva y el terror residual, el morbo como espectáculo, el cinismo, la hipocresía y la doble (o triple) moral, son la pauta general de las relaciones en el sistema.

En las noticias de hoy por ejemplo, una profesional medico que cumple su trabajo de guardia en un hospital publico, (enrejado y poblado de cámaras de seguridad), fue violada por un paciente. Al mismo tiempo la presidente Fernández denunció una conspiración de los “capitalistas malos”, “capitalistas chistosos” “capitalistas poco serios”, etc, etc. -Solo dos noticias-, en la síntesis del noticiero televisivo. Todas son tragedias, pero no todas son importantes del mismo modo. La violencia tiene sentido histórico, económico, cultural. En concreto: ningún dirigente burgués tiene otra respuesta que asistencialismo, represión y colonialismo.

En cuanto a la urgente necesidad de poner en la lucha, de manera organizada, una alternativa política nacional de los trabajadores y el pueblo, es evidente que nunca antes en la historia Argentina estuvo tan clara la urgencia y el desafío a la responsabilidad de los revolucionarios. Las convocatorias a la Unidad de La Izquierda y los trabajadores deben hacerse con carácter masivo y las reuniones deben ser de carácter público.

Los socialistas revolucionarios de argentina estamos comprometidos en liderar el proceso de independencia de nuestro país, siempre hemos estado en la primera línea del combate. Nadie que nos conozca podrá decir lo contrario. De entre todos ellos, los HIJOS de los revolucionarios socialistas muertos y desaparecidos podemos y debemos cumplir un papel como nexo generacional. Tenemos la experiencia y la legitimidad personal, histórica, política y simbólica. Tenemos la voluntad y nos sentimos llamados a cumplir ese compromiso histórico de participar en el debate que debe, seriamente, por todos los medios, intentar unificar a las izquierdas socialistas. Ese ha sido siempre el sentido histórico, el motor ideológico de la lucha de los HIJOS que nunca trabajamos para los partidos políticos del sistema.

¿Las diversas corrientes troskistas y socialistas que integran el FIT, están realmente maduras para enfrentar el desafío? Los meses que vienen nos darán la dimensión de los acontecimientos actuales. Saludamos que se avance, desde las propuestas electorales hacia políticas de unidad en el terreno organizativo y en los frentes de masas. Creemos que ese es el único camino hacia la liberación. Es necesario un amplio compromiso de responsabilidad, humildad y generosidad política, en la urgencia de unir la trinchera popular, para concentrar las fuerzas anticapitalistas y para poder librar en el mas alto nivel cualitativo, las luchas que se acercan.

¿MILITARISTAS COMO MITRE O COMO PERÓN?

La patria es el hombre

Patria es humanidad

La traición como escuela. La tergiversación, la mentira y la descalificación como metodología. La mistificación de la vida social. La vulgarización de la teoría política. Paranoia, alienación, ignorancia y estupidez. Cobardía, oportunismo, lucro. La escuela política burguesa. La dependencia mutagénica, el saqueo neurotóxico. El agua envenenada, la extinción controlada. La muerte lenta, bajo tierra. Y Mirtha Legrand inmortal, transmitiendo desde el planeta Marte, almorzando en vivo en la tv.

La historiografía burguesa debe tomar partido desde el comienzo, y el punto de vista que adopta espontáneamente, no es precisamente lo que W. Benjamín llamaba, ”el punto de vista de los explotados”.[2]

NEWEN (LOS FANTASMAS QUE RECORREN LOS CAMINOS)

En la patagonia se tejen mitos, detrás de una vuelta del camino, o en la orilla de un arroyo de la montaña, solo es necesario saber escuchar, el pueblo se cuenta su historia, la historia de sus luchas y sus sueños, aunque lo pisen y lo torturen y la callen a culatazos.

Una vez alguien contó que viajaba a Trelew y se detuvo para subir a una persona en la ruta. Entonces mientras viajaban, su ocasional compañera de viaje le explico que hacia muchas horas que esperaba, porque nadie se detenía, y entonces a continuación le narró un cuento de la mitología regional.

“- Muchas personas juran haber visto a una Clarisa o a un tal Pedro… a una chica embarazada, subir corriendo a un colectivo. O “hacer dedo” en mitad de la noche. “Chicos jóvenes, con una colcha envuelta al pecho, como un poncho. Y entonces al detenerse un grito y el viento, mucho viento, el viento de acá del sur“.  Un ruido de tiempo deshecho. Una fantasmagoría, una alucinación, una instantánea de universos paralelos. Una puerta a la dimensión de nuestros amorosos ausentes. Cerrándose y abriéndose. La puerta a la dimensión donde habitan para siempre jóvenes y sonrientes, los héroes clandestinos del pueblo argentino.

LA ESCUELITA FEINMAN DE COLABORACIONISTAS Y TRAIDORES AL PUEBLO

(Comentarios a un documental del canal de tv oficialista Encuentro)

Entonces en gran operación publicitaria de la dirección de la Universidad Nacional de Córdoba,(UNC) con la asesoría técnica de Cesar Milani y la participación directa de familiares de victimas del terrorismo de Estado (que no leen los diarios desde 1984), la intelligentsia kirchenrista con sede en Córdoba, se aventura en intrépidas consideraciones de índole histórico político y carácter pequeburgués, desde el canal del ministerio de propaganda ideológica y telesugestión pública del gobierno nacional.

No deja de sorprender, por reiterada y desproporcional la lectura neoperonista sobre la lucha y la experiencia del PRT-ERP y la figura histórica de Mario Roberto Santucho.

Al tiempo que parece emerger, desde dentro mismo del partido de gobierno, (partido orgánico de la burguesía Argentina) una nueva mirada, suerte de consideración diferenciada de la vieja opinión tradicional conservadora post factun de los ochentas y noventas sobre la izquierda revolucionaria socialista de los sesentas y setentas, clásica del revisionismo peronista (“el delincuente subversivo” y “el sucio trapo rojo”). José Feinman hace escuela. La clave de todo el relato es el posibilismo pequeñoburgués.

De todos modos, olvidan, como es natural por sus limitaciones de clase, el rol del Perón en el asunto… es decir el asunto… “Externinio de la izquierda revolucionaria”.

El relato del programa documental del canal de tv Encuentro, se acerca en muchos sentidos en términos ideológicos a las lecturas de Rodolfo Mattarollo y Luis Duhalde (solo dos nombres entre otros varios innombrables), en LA IZQUIERDA Y LA TABLADA, compilación. Cuaderno de Ideas,  n. 1. marzo de 1989.

El humanismo revolucionario, como ética y como cultura de y para la libertad, esa es la base material, de la tradición política revolucionaria del PRT-ERP. Heredera de la tradición de todo el socialismo revolucionario del siglo XIX, del Leninismo no stalinista, mariateguista, Luxemburguista, y a la tradición del POUM español y del MAQUIS republicano, del castrismo martiano, del independista indio, gaucho, obrero y libertario. (Véase por ejemplo Mi guerra de España de Mika Etchebéhére)

Frente a la militarización de la política burguesa, frente al “partido militar” oligárquico imperialista,[3] solo una vez en la historia, entre los años 1970 y 1979 el pueblo argentino tuvo un ejercito político propio. El ejercito político de las masas. El ERP.

La clase burguesa sus instrumentos de gestión de intereses, nunca lo olvidarán. Todas las alianzas de clases del poder dominante; los enemigos del pueblo; lo saben. Saben también que pese a toda la capacidad del aparato ideológico del estado capitalista no es posible discutir la política reformista (es decir contrarrevolucionaria) sin discutir la estrategia revolucionaria para la Argentina. Históricamente e ideológicamente en Argentina, esto significa (siempre) una cosa: el peronismo designa (nuevamente) como enemigo ideológico, a la izquierda revolucionaria. La estigmatiza, la acusa de ilegitima, violenta, impredecible, mesiánica. Nada nuevo.

Sucede en realidad que la primer determinación histórico-política del peronismo es el anticomunismo. Anticomunismo, en cualquiera de (todas) sus formas. El peronismo antes que nada, es la cuña burguesa, la brecha capitalista, que ha roto y divido la trinchera del pueblo abriendo cause al oportunismo, la colaboración de clases y la traición a los trabajadores durante mas de setenta años de vida política institucional del estado burgués y de los partidos políticos en Argentina. Tampoco es casualidad que el rol reaccionario (y el siempre actual papel contrarrevolucionario) del Partido Comunista Argentino, no sea mencionado en ninguna ocasión en el informe televisivo oficial.

LOS CARAPINTADAS ERAN FISCALES DE MESA DE CARLOS MENEN

LOS DIRIGENTES MONTONEROS TAMBIÉN

Simón Rodríguez que fue maestro de letras de Simón Bolívar, escribió mucho antes de que naciera Carlos Marx, antes incluso antes de la independencia del río de la plata: ”La sociedad es una guerra simulada”.

No existe la historia sin la ocasión, sin el contexto y también, sin lo imprevisible. Sin los sujetos únicos, particulares, que la habitan por única vez. Aún la sensibilidad, (la sensorialidad y la experiencia biológica existencial), la capacidad de apropiarnos de otras experiencias existenciales requiere tiempo, requiere una geografía, alimentos, vestido, toda nuestra percepción del mundo y de nuestro lugar en él, está sujeta a un sin número de determinaciones. No hay política, ni poesía, ni música, como no hay filosofía, ni biología molecular, ni hay nada que “exista” o “suceda” fuera del tiempo. No hay sociedad sin historicidad. No hay política sin historia.

En primer lugar vamos a “desarmar” las generalizaciones del concepto “vulgar”, convencional burgués, de ”patria”, de tal modo que lo único que rescataremos es al Pueblo. Al pueblo trabajador de la Patria. En tanto, en nuestra lectura de los acontecimientos históricos, la patria son los trabajadores. La clase obrera y el pueblo pobre. La patria son las mayorías pobres y súper explotadas que apenas consiguen lo necesario para pagar sus necesidades básicas inmediatas. La patria son; el millón y medio de niños que viven en villas de emergencia en los cordones de las grandes ciudades. La patria son los que sufren. Los que no consiguen sobreponerse al dolor y el crimen clasista, a la tragedia social y la propaganda de guerra psicológica permanente del estado burgués.

En segundo lugar. Que nadie lo dude: la Patria no es la oligarquía vacuna y el ejercito fascista asesino. La patria no son los gerentes de las empresas de marketing político. La patria no es el peronismo. Patria y antipatria. Pueblo y antipueblo ya no operan, ni siquiera discursivamente (nunca más lo harán) como sinónimos de peronismo y antiperonismo. La silenciosa tarea intelectual de los marxistas revolucionarios durante los últimos veinte años, ha salvado ideológicamente la brecha abierta durante cuarenta años de guerra ideológica imperialista.

En tercer lugar, insistiremos como en otras ocasiones, en que la violencia política no es el resultado de una conjura, sino que la violencia es una fuerza material, económica. Cualquier régimen de gobierno puede ser explicado claramente en su dinámica interna, siguiendo ese razonamiento. La burguesía Argentina siempre ha sido militarista, siempre ha tenido tanques y generales de cartón de tres apellidos, especialistas en torturar niños delante de sus padres. La burguesía nunca ha dejado de ejercer políticamente la violencia.

Vamos a usar este ejemplo, ¿cuál es la respuesta de la casta política burguesa ante la tragedia social que supone el hacinamiento en las villas de emergencia, la falta de oportunidades, la promiscuidad y la delincuencia funcional, organizada? La respuesta es Control social y castigo militarizado… La gendarmería y el ejercito en las calles. El síntoma es claro, hacia afuera no es posible constituirse como reformismo reaccionario y sostener una retórica populista, hacia el interior del peronismo, tampoco, sin exteriorizar las contradicciones de clase, que son hacia el interior del partido de gobierno, en realidad insalvables. Es necesario expiar las culpas del aparato sindical justicialista de ayer y de hoy, encontrar el depositario de la frustración reformista burguesa. Negar la traición de Perón (y el peronismo) al pueblo y encubrir los crímenes del Estado.

Entonces el populismo posmoderno, llamado por la propaganda del sistema “kirchnerismo”, que no logra erigirse como fuerza nacional, que no logra constituirse simbólicamente y situarse históricamente sin debatir con el marxismo perretista y con la izquierda electoral; a la que desprecia y ridiculiza; ante la imposibilidad de mistificar el gobierno Camporista, ante la imposibilidad de procesar oficialmente los crímenes de las tres A de Ruckauf y Menen y todos los demás… entonces el neoperonismo, le vuelve a declarar la guerra ideológica al PRT ERP y a la izquierda marxista revolucionaria.

Más allá de lo que afirma la propaganda ideológica populista, en la practica, el gobierno Perón-Isabel fracasó en detener el avance del moviendo popular. Fue vencido por el auge de masas y también superado por la lucha de la vanguardia del pueblo, entre la que se destacaba sin lugar a dudas, la valiente entrega desinteresada de los revolucionarios socialistas del PRT, que sostuvieron la batalla por la revolución y la libertad hasta las últimas consecuencias. El gobierno de Isabel, López Rega y todos los demás, ha quedado en evidencia frente a la historia. La criminalidad y la complicidad del Partido Justicialista en los crímenes fascistas del Estado burgués y de toda su clase dirigente, obviamente, no es asunto de consideración oficial.

Volvamos a conceptualizar. Para los marxistas las formas de gobierno no son sinónimo de formas de estado, ni de régimen político. La dictadura burguesa se desenvuelve según su forma, su cobertura parlamentaria, totalitaria o de facto, centralista o confederal, republicana o monárquica. El régimen es siempre una totalidad en automovimiento, siempre nuevo, siempre transitorio. Las formas sociales y también los sujetos de esa historia social. Todo lo nuevo alguna vez será viejo. Todo lo que existe debe morir.. 1

Los marxistas revolucionarios, socialistas revolucionarios, guevaristas, comunistas, comuneros, comunalistas, patriotas de la humanidad, no son comentaristas de la realidad, no son aficionados voluntaristas, sino que son militantes políticos. Conocen la batalla, porque han nacido y crecido combatiendo. No quieren y no pueden inventar una historia a su medida, porque la historia no ha sido hecha a la medida de ningún sujeto histórico en particular. El pasado está vivo en el presente. La historia se hace cada vez, con cada sujeto que nace y muere. El universo sucede antes; primero; en  nuestro cerebro.

La variabilidad, la finitud de la experiencia física individual, la muerte como consecuencia de la vida, esa era, hasta ahora, una condición político–económico y filosófica objetiva, que ha sido puesta en debate últimamente como producto del descubrimiento por parte de laboratorios privados, de la capacidad de regenerar células mediante procedimientos médicos y de este modo extender la vida humana “comercialmente” por (al menos) el doble del promedio actual de vida biológica.

Comprarse la inmortalidad resultaría, por el momento, la única forma factible de viajar al pasado… [4]

El hombre es la única entidad en el universo capaz de alterar el curso de la existencia. “El pensamiento humano, -escribió Lenin leyendo a Hegel– no solo interpreta el mundo, sino que también lo crea.”  Todo está vibrando, toda la historia humana está sujeta a la lógica de la materia y la energía, protones y neutrones. ¿Y si de pronto alguien decide apretar un botón, o abrir el frasco equivocado?[5] Piénselo seriamente ¿si usted realmente pudiera elegir le confiaría su vida y la de su familia a los gerentes de la partidocracia burguesa?

PARTÍCULAS DE LA REALIDAD

Capitalismo es sinónimo de vida muerta, consumida, extraída de los seres sensibles y conferida/transferida a las mercancías.

La clase dominante conoce perfectamente bien su situación. El capitalismo es siempre la defensa de los privilegios de una alianza de sectores de clase por sobre todas las demás, no poseedoras. Romper el átomo ha supuesto alterar la relación de la especie humana con el universo y con la propia civilización humana.

Las bombas atómicas requieren una ciencia política que legitime los intereses que las fabrica, y garantice el uso de las fuerzas especiales de represión. De tal forma que, al mismo tiempo que da por descontada la lucha de clases en sus presupuestos históricos y filosóficos, (ricos y pobres, señores y esclavos, etc, etc), debe negarla ideológicamente y metodológicamente.

La factoría de propaganda ideológica burguesa: la academia educativa del sistema, y su ciencia social mercenaria, siempre terminan por presentar “la violencia” como resultado o como producto de un plan conspirativo. De una incomprensión “patológica” de la realidad. Peor aún, la violencia popular en esta interpretación, serviría siempre de argumento a la violencia reaccionaria. La culpa es siempre, de la victimas. Los pobres y los débiles no tienen derecho a defenderse política y materialmente, ni siquiera del modo en que siempre lo hicieron los millonarios con decenas de guardaespaldas y ejércitos de “contratistas” privados.

Es un asunto que presenta aristas increíbles; que Carlos Marx nunca pudo imaginar; alrededor del fenómeno de las mafias del narcotráfico, con los villeros nuevos ricos, psicópatas desclazados, menores de treinta años, defendiendo sus territorios con ejércitos irregulares de niños pobres nacidos para morir.

Podemos entender perfectamente porqué el partido de gobierno ha decidido reconocer que a la izquierda no hay ninguna pared, sino que está el pueblo. El autismo y la egomanía en política termina por pagarse muy caro. No es la primera vez y no será la ultima que el populismo intente delimitar su espacio vital, acorralando no solo publicitariamente al socialismo revolucionario, a la revolución y a la clase obrera. Dividiendo la trinchera enemiga, corrompiendo voluntades, explotando debilidades en el carácter, capturando argumentos y traficando legitimidad, identidad cultural o autoridad simbólica.

Hacia la izquierda, la principal preocupación del enemigo del pueblo es hoy, al igual que en 1974, al igual que el 1987, al igual que en 2002, (aunque obviamente de un modo históricamente nuevo), impedir a cualquier costo la unidad política de la izquierda revolucionaria, con la izquierda electoral, impedir la unificación de los luchadores del pueblo por fuera de las estructuras del Partido Justicialista y sus apéndices.

¿DESAPARECIENDO? ¿EL GUSANO KUTZARIDA NO SABE DE LO QUE HABLA?

La “actualidad política” de la tradición de batalla y cultura militante, enraizada en las mas profundas tradiciones latinoamericanistas y revolucionarias mundiales que representa el PRT-ERP y la tradición Socialista Revolucionaria Argentina de la que esa experiencia es parte, está viva en decenas y decenas de destacamentos, círculos de lectura, equipos de acción política, equipos y clubes, bandas de rock, bibliotecas populares, radios comunitarias, en cada ciudad de Argentina. En cada ciudad, en los pueblos mas aislados de la patagonia, en la cordillera y frente al océano, Ernesto Guevara aún combate y vence a la muerte y el crimen.

La “actualidad política” de los dirigentes burgueses que participaron en la cacería de Santucho y del PRT-ERP, eso es lo que se intenta esconder y negar, acusando de militarismo al PRT-ERP y a la dirección histórica de ese movimiento.

El informe intenta ridiculizar el accionar de la guerrilla rural, desconociendo las condiciones históricas en que se desarrollaban los hechos. La Compañía de monte Ramón Rosa Jiménez tenia por objeto, foguear a los combatientes, desviar la represión y el cerco operativo del ejercito y las FF. AA. sobre las unidades en las grandes ciudades. Servir de caldera, de motor revolucionario para apuntalar la enorme marea de la lucha popular que incluía ocupación de fabricas, ministerios, ciudades, etc, etc. Y ayudar a  desviar o detener la ofensiva de la triple A y del imperio asesino.

Los editorialistas oficialistas, olvidan explicar los motivos de los revolucionarios; (sucede en realidad que no los conocen); más aún, olvidan y pretenden negar el papel de verdugos del pueblo, que desempeñaron los connotados dirigentes “democráticos” de la casta política burguesa Argentina, durante todo el siglo XX.

El informe cuenta con material periodístico de archivo que sirve de recurso a un relato monótono y apologético de la democracia formal electoral burguesa, de tono fatalista y dramático. En resumen, -la encarnación de la violencia-, la violencia militarizada como único recurso político, manifestación de la incapacidad y el aventurerismo de un grupo de estudiantes voluntaristas del norte argentino…  Pero no, no se parece en nada a nuestra historia.

Santucho era un hombre integro. Un comunista Espartano.

Santucho es el enemigo jurado de la oligarquía y el imperialismo estadounidense.

Santucho y su pensamiento político están vivos en los que luchan, y esa, es la dimensión colectiva del socialismo, que transgrede la dimensión temporal de nuestra praxis individual. Es experiencia y conciencia común.

Santucho no ha muerto. No morirá nunca. Al menos no del modo en que sus asesinos esperan matarlo. Los líderes revolucionarios no mueren. No hay olvido que sea capaz de borrar su huella en la memoria de los pueblos. Porque viven en los sueños de los que sufren y en los anhelos de justicia de los que luchan hoy, y de los que aún no han nacido, pero ya laten en nuestra lucha.

Donde no se lo busque ahí encontraran un núcleo de activistas que se reconocen y se identifican como guevaristas y revolucionarios, que como diáspora frente a la estrategia contrainsurgente enemiga, ha permanecido y crecido sumergida en el nervio más profundo del pueblo, integrada y articulada regional y nacionalmente gracias al trabajo de decenas de activistas sociales y militantes profesionales que cada día le dan más y más presencia en la lucha política en los territorios.

La célula[6] fundamental; la pareja; el compañero de estudio, se transformó en el núcleo, ahí donde cada uno de nosotros estuviera. El compañero o la compañera de trabajo, la lectura del diario, el temario, la revista del club del barrio, ese era el ejemplo y la línea. Cuarenta años, incluido todo. Incluidos los suicidios y los asesinatos. Incluidos los vivos y los muertos. Incluidos los silencios y las amorosas voces ausentes. No tenemos nada de que arrepentirnos.

Cien veces venceremos.

Patria o Muerte.

Socialismo y Libertad.

———————————–

(Aquí puede incluir usted su consigna)

Lea también en https://elsudamericano.wordpress.com/

DEMOCRACIA POPULAR REVOLUCIONARIA: Cultura socialista y problemas teóricos de la revolución social

DEMOCRACIA EXTORSIVA: La revolución democrático burguesa y la “reforma política” en la Argentina

EL ERP Y LA DEMOCRACIA ¡Fiesta que democrática esta fiesta!

CONVENDRÍA DECIR [1 Dólar = 15 Australes]

LA DEFENSA MARXIANA (respuesta en el foro de historiadores)

NOTAS:

[1] La energía solo presenta una determinada forma material durante un periodo biológico relativamente corto, (sea ésta la de un bípedo autoconsciente con pulgar oponible, la forma de un árbol o la de un gusano), Energía y materia en un universo espacio temporal único y determinado. Cada circunstancia es única y definitiva dentro de un universo variablemente infinito. Retroceder en el tiempo implicaría romper la trama de sucesos que otorga lógica interna al universo en expansión. Espacio y tiempo son la trama misma del universo. Por el momento solo podemos imaginar al estilo StarTrek, que la única especie capaz de alterar esa lógica sea la nuestra, sin embargo significaría romper también con las leyes físicas tal como las conocemos.  ¿destruir el universo?)

[2] Para los menores de veinte años, extranjeros, cosmonautas y otros despistados sin limite de edad) Carlos Saul Menen es un señor de un metro sesenta y pico de alto, senador vitalicio del partido de Estado en Argentina, cuya fortuna se calcula entre diez mil y cien mil millones de dólares. Ex presidente del Estado, que indulto a los torturadores fascistas de la dictadura militar y modificó la constitución. Y que habitualmente en un discurso que giraba en torno al balbuceo ridículo, escrito por “asesores” yankees, brindaba a su auditorio lecciones de “Democracia”, en sitios como la OEA, junto a otros también connotados presidentes coloniales como el también famoso “demócrata” y artista de la farándula latinoamericana, Alberto  Fujimori

[3]  (nótese que Ernesto Guevara en los cuadernos de estudio de Bolivia utiliza el termino Oligarquía como sinónimo de burguesía dependiente, Santucho en sus escritos de juventud también lo hacia)

[4] Teniendo en cuenta que la energía solo presenta una determinada forma material durante un periodo biológico relativamente corto, (sea ésta la de un bípedo autoconsciente con pulgar oponible, la forma de un árbol o la de un gusano), Energía y materia en un universo espacio temporal único y determinado. Cada circunstancia es única y definitiva dentro de un universo variablemente infinito. Retroceder en el tiempo, (hacia delante o hacia atrás) implicaría romper la trama de sucesos que otorga lógica interna al universo en expansión. Espacio y tiempo son la trama misma del universo. [4]

[5] El tiempo es una dimensión fundamental de la materia (tensión critica dialéctica, todo lo que existe en el universo está en tensión critica, vibrando, como partículas en cuerdas de energía, en universos de posibilidades infinitas)

[6] La alusión “orgánica”, “biológica” permanente en la obra marxista refería también a un nivel de desarrollo de las fuerzas productivas y de la tecnología y la ciencia medica en su época histórica.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s