María Inés,16 años

CARTA DE UN JOVEN MILITANTE

Hace ya unos 6 días se cumplieron 39 años de la gesta mas audaz de la guerrilla argentina, la mayor batalla que llevaron adelante los revolucionarios en nuestro país. Hace seis días, junto aun grupo de compañeros asistíamos al acto que realizan cada año en el cementerio de Avellaneda los incansables familiares y militantes revolucionarios que ayer y hoy siguen levantando las banderas del socialismo. Era martes por la mañana y el cielo despejado dibujaba la bandera del glorioso Ejercito Revolucionario del Pueblo, aquel que un 23 de diciembre de 1975 a tan solo 1 día de noche buena se disponía a copar el Batallón de Arsenales “Domingo Viejobueno” en la localidad de Monte Chingolo. Al llegar el abrazo entre compañeros, la presencia de militantes históricos como el compañero Armando Jaime (Presidente del Frente Antiimperialista y por el Socialismo), Daniel De Santis, entre otros, marcaba el inicio de una jornada emotiva, en la que se mezclaban sentimientos de tristeza, orgullo y convicción.

Al fin y al cabo estábamos rindiendo un homenaje a los compañeros, nuestros compañeros, y aunque no los haya conocido, aunque no haya podido militar con ellos: mis compañeros. La responsabilidad de continuar su lucha y sostener fuerte sus banderas fue suficiente para desanudar el nudo que mi traicionera garganta ataba a cada segundo que pasaba. Sentimientos encontrados, muchos… compañeros valientes y entregados de cuerpo y alma a la revolución, 67. Pero allí, entre los 67 arriba a la derecha al lado de otros compañeros, grabado en mármol había un nombre: Marabotto, María Inés, y abajo grabado en el mismo mármol como si fuera un dato mas decía: 16 años. Si, 16 años. Que mas decir. A su lado el resto de los compañeros acusaban 19, 20, 22, 26 años; el mas viejo de los viejos, el compañero Guillermo Salinas, 35 años. Todos, del primero al último se mostraban viejos y experimentados al lado de la pequeña Inés. Su nombre me quedo grabado: María Inés,16 años.

¿Y yo? ¿Yo con mis 27 años? ¿que fueron de mis 16 años? ¿Acaso mis 27 han rendido al menos algún homenaje a esta pequeña pero gigante compañera, que a diferencia del resto de los niños, a menos de 24 horas de noche buena su ilusión no pasaba por un juguete sino por la patria socialista? ¿Acaso esta pequeña valiente no merece un lugar de lo mas alto en la historia de nuestro pueblo? ¿Acaso no es ejemplo ella de que la madurez no es cuestión de tiempo y edad?¿Acaso no es ella el ejemplo de que un mundo nuevo, una juventud nueva y hasta una infancia nueva es posible? Culpa por mirar desde abajo a mis 27 años a una pequeña grande de 16, no tengo… solo siento la responsabilidad profunda de no olvidarla, de llevar su bandera hacia la victoria y terminar con lo que ella comenzó aquel 23 de diciembre de 1975.

GLORIA A MARÍA INÉS MARABOTTO!
GLORIA A LOS COMPAÑEROS CAÍDOS EN MONTE CHINGOLO!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s