El caso Nisnam: otra señal de la podredumbre del sistema capitalista y de sus gobiernos en Argentina

Declaración pública.

Frente por la Unidad Guevarista

El pasado 19 de enero, una noticia estremecía nuevamente a la sociedad argentina. El fiscal de la causa AMIA, Natalio Alberto Nisman, fue encontrado muerto en su departamento en circunstancias más que dudosas.

El miércoles anterior a su muerte, Nisman había acusado a la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner, de haber orquestado y puesto en funcionamiento un plan delictivo destinado a dotar de impunidad a los imputados de nacionalidad iraní vinculados al atentado contra la mutual israelí. Las supuestas pruebas de su denuncia, serían presentadas en el Congreso el lunes siguiente a su muerte. No es un dato menor que Nisman fue un fiel servidor de los intereses de Estados Unidos, y que siempre estuvo vinculado a la CIA y al Mossad (servicio de inteligencia de Israel) y resulta llamativo que, si hubiera tenido pruebas contundentes, no hayan circulado por ningún otro canal y simplemente se hayan ido con su vida.

La muerte del fiscal, es un eslabón más en la cadena de atentados, homicidios y suicidios dudosos, que dejan al descubierto que, en su disputa por el manejo de los distintos nichos de poder (como el político, la justicia, las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia), las distintas fracciones de la burguesía no dudan en matar o eliminar a su contrincante. Obviamente tienen aún menos escrúpulos si éste es el pueblo trabajador.

El atentado a la embajada de Israel (1992), el atentado a la Amia (1994), la voladura de fábrica de Río Tercero (1997), el asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas (1997), y la muerte de Nisman, son ejemplos de guerras intestinas del gran capital, en las que el pueblo queda siempre en el medio, la mayoría de las veces pagando con su sangre.

Los asesinatos del 19 y 20 de diciembre (2001), Kosteki y Santillán (2002), Mariano Ferreyra (2010), son una muestra de cómo los servicios de inteligencia actúan en defensa de la burguesía cuando el que los enfrenta es el pueblo trabajador. En ninguno de los casos de esta última lista, el kirchnerismo ni ningún representante de la oposición pidió la disolución de la SIDE; sin embargo, a fin de calmar algunos reclamos ante el caso Nisman, el gobierno nacional desidió cambiar la estructura organizativa de la inteligencia vigente, y crear la Agencia Federal de Inteligencia, con la cual prometen desarticular los viejos vicios de los servicios de inteligencia.

Una breve lista de personajes de la derecha que encumbró el kirchnerismo, sin nombrar a los empresarios “nacionales”, arroja luz sobre el estilo político del gobierno de discurso progresista pero de una gestión gran capitalista: Julio Cobos, Amado Boudou, Alberto Fernández, Sergio Massa, Daniel Scioli, Ricardo Jaime, César Milani, Sergio Berni, Jaime Stiuso, Alberto Nisman.

El caso Nisman pone de relieve que el kirchnerismo, no está fuera de esta lógica mafiosa de la gran burguesía, y que la idea de prentarse ante la sociedad como un gobierno popular que es agredido por defender los intereses populares, no es más que una construcción de la maquinaria comunicacional y de intelectuales de dudosa simpatía por los sectores populares. A lo que asistimos es a una sangrienta disputa entre la fracción de la burguesía que representa el kirchnerismo, y la fracción que representa al grupo Clarín y a la oposición de derecha con Macri, Massa y ¿Scioli?.

A pesar de las denuncias del kirchnerismo contra Nisman y el ex agente de la Secretaría de Inteligencia Jaime Stiusso, acusándolos de trabajar para la CIA y la embajada de EEUU (acusación que parece demostrada, pero que deben ponerse en el debe del gobierno, ya que ambos funcionarios fueron sostenidos en sus cargos por Néstor Kirchner). El fiscal fue nombrado en el año 2004 para hacerse cargo de la Unidad fiscal AMIA, y el segundo fue el principal asesor de la SIDE en la causa por el atentado.

Stiusso cumplió funciones en la SIDE ininterrumpidamente desde el año 1972 hasta finales de 2014. Fue denunciado en el año 2004 por el entonces Ministro de Justicia de Kirchner, Gustavo Beliz, de ser el poder en las sombras. Sin embargo, el ahora enemigo público número uno, fue respaldado por Néstor, obligando a Beliz a renunciar y tener que dejar el país, lo que demuestra que las intenciones de terminar con este poder paralelo estaban muy alejadas de la realidad.

Por el contrario, el kirchnerismo ha reforzado este mecanismo de persecución e inteligencia interna, dotándolo de recursos económicos extraordinarios sin ningún tipo de control e incumpliendo el compromiso con la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de modificar la “ley nacional de inteligencia”.

El Kirchnerismo usó y abusó de estos mecanismos, como lo hicieron sus antecesores y como lo haría cualquier político representante de cualquier sector de la burguesía. La política de la mentira, de las operaciones secretas, de monjes negros, de operaciones judiciales y mediáticas, que comparten los políticos de la burguesía en general y que tiene al pueblo como rehén, es la antítesis de la democracia que dicen representar y de los métodos que los verdaderos revolucionarios llevamos adelante en nuestras construcciones. La verdadera democracia es todo lo contrario: la verdad sin miramientos, el conocimiento público sin restricciones de las cuestiones fundamentales para el país, la resolución de los problemas por la decisión de las mayorías, la libertad de pensar pero también de tener los recursos para actuar, resolver los problemas teniendo como único objetivo el beneficio del pueblo; nada de esto es así, porque ellos gobiernan para el gran capital nacional y extranjero.

La muerte de Nisman es una nueva demostración de la podredumbre del sistema capitalista y de sus gobiernos. Ellos se siguen tirando muertos para negociar sus ganancias. Y mientras tanto nuestros miles de muertos, los muertos del pueblo, los de los atentados terroristas, los de Río Tercero, los del día a día del hambre y los asesinatos policiales, siguen gritando justicia por las calles de nuestro país.

-LOS ASESINATOS DE DARÍO Y MAXI FUERON “JUSTIFICADOS” POR SUPUESTOS INFORMES DE LA SIDE QUE ASEGURABAN QUE SE PREPARABA UNA MOVILIZACIÓN ARMADA, HECHO QUE NUNCA SE PUDO COMPROBAR.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s