EL PARTIDO COMUNISTA ARGENTINO COMO INSTRUMENTO DE LA REACCIÓN BURGUESA

24 de Febrero de 2015

Leer y descargar en pdf Aquí:

EL PARTIDO COMUNISTA ARGENTINO
COMO INSTRUMENTO DE LA REACCIÓN BURGUESA

Cristo comunista

“…Gloria, pues, a la pequeña llamita,
a la primera lámpara.”

Roque Dalton

“…Subiré al cielo,
le pondré gatillo a la luna
y desde arriba fusilaré al mundo,
suavemente,
para que esto cambie de una vez. “
Raúl Gonzales Tuñon

 

“…Cuidarse de las manías conspiradoras, de la pose de iniciado, de los aires de misterio, de dramatizar los casos simples, de la actitud “conspiradora”. La mayor virtud de un revolucionario es la sencillez, el desprecio de toda pose, incluso… “revolucionaria”, y principalmente conspiradora.”

Víctor Serge “Todo lo que un revolucionario debe saber…”
“Una recomendación fundamental”.

 

La dimensión de la cacería fascista, es decir: del “escarmiento” de los viejos sátrapas manipuladores asesinos de la política burguesa, y sobretodo sus implicaciones en términos humanos, históricos, ideológicos, políticos, etc., fueron las principales consecuencias, con connotaciones estratégicas, de la total y absoluta defección y abandono de los principios revolucionarios desde los años treintas (y en adelante), de la Conducción Política de aquella -por entonces enorme- y muy diversa multitud de burócratas y aprendices de oficinistas.

A diferencia de lo que afirman algunos analistas educados en esa escuela del posibilismo y la traición; interesados en preservar la mitología que la dirección del Partido Comunista Argentino construyó laboriosamente durante décadas; el stalinismo nunca fue revolucionario, ni marxista. Puesto que no existe, ni ha existido, por definición, un marxismo que no sea revolucionario.

Muy diferente hubieran sido los resultados de los combates y, muy diferentes las condiciones de la resistencia antifascista de no mediar; en la dirección stalinista; (de no haber adoptado); una política abiertamente conservadora, más tarde reaccionaria, y una deliberada actitud autojustificatoria, de colaboración con el enemigo de la clase obrera, a lo largo de todos los años setentas y desde entonces siempre en adelante.

En quince o veinte años cuando los polos se derritan, nadie extrañará a Josef Stalin. Nadaremos en la mierda supertecnologica sintética de las cloacas japonesas. Todo el planeta será un gran campo de refugiados, La democracia atómica, trasgénica, transnacional, será salvada a cualquier precio.

La guerra psicológica nos invita a que ¡brindemos!. Por la libertad de comercio y el sacrificio. ¡Brindemos! Junto con las famosas figuras del ambiente de los psicópatas inmortales, por el futuro de los vampiros burgueses y sus sicarios,

REPASEMOS

¿Qué es el leninismo?
El orden capitalista es la resultante de todos los genocidios que la humanidad haya conocido.
Rasputin está desnudo. ¡Piedra libre!
Derecha, izquierda. Derecha, Izquierda. Derecha, derecha, derecha.
Dos puntos.
Año de mil novecientos veinticinco.
Dos, Tres y Cuatro.
¡Esta es la síntesis matemática sagrada extraída del culo del camarada Stalin!
Vieja como doña injusticia,
Dos mil trecientos cuarenta.
En Siberia y Perú todos los días la nombran.
-Revolución-.

El principal enemigo ideológico y contrapeso político, obstáculo permanente de la revolución socialista en Argentina (y así ha sido demostrado históricamente en cada circunstancia), desde dentro mismo del territorio de las ideas socialistas es, y siempre ha sido así; desde los años juveniles de Codovilla y Ghioldi; el propio Partido Comunista Argentino. Utilizado como ariete contra la clase obrera por el populismo y la burguesía local, el Partido Obrero Internacional al servicio de la industrialización capitalista, “en pos del desarrollo de las condiciones objetivas”… etc., etc. O también; bla, bla, bla.

Vale decir también, que dentro del PCA siempre existieron corrientes minoritarias, que llevadas en cada situación, por los últimos acontecimientos de orden mundial, se desprendieron una y otra vez del núcleo principal. La escuela burocrática, “aparatista”, acomodaticia, condescendiente y pequeñoburguesa, se transformó así en tradición oficial para casi toda la izquierda marxista. La pose de pequeñoburgués superado, el snobismo, la mediocridad intelectual, el aspecto sectario de carácter constitutivo, tiñeron también a las grupos trotkistas y sus variantes.

Una suerte de vergüenza histórica de charlatanes aficionados a las modas intelectuales europeas, manifestada siempre, una y otra y otra vez, como incomprensión y tergiversación del peronismo originario, (y de todos los que le siguieron), sostiene toda la acción y todas las expresiones intelectuales de la herencia stalinista desde 1955 en adelante.

Esa sutil “vergüenza intelectual” y política, se manifiesta en comentaristas disidentes de la linea oficial como León Rozitchner, José Aricó, o David Viñas. Sus derivas ideológicas explican en parte esa suerte de vergüenza de haber sido, “antiperonistas”… (para no citar a otros dinosaurios oficiales peceístas, que abandonaron el marxismo sin conocerlo nunca.)

Rozitchner (en clave política), llamaba la atención -sin rescribir sus ideas-, sobre lo que consideraba la inexistencia de una “tradición revolucionaria” Argentina capaz de representar una alternativa socialista de masas, ante el mito justicialero reivindicador de la conciliación de clases, custodio de la propiedad privada. Una cultura revolucionaria a la cual adherir políticamente y desde donde proyectar su mirada analítica. La tradición del PC, evidentemente, según su propio análisis, no lo era. La propia literatura oficial del comunismo sovietista, referencia central en la lectura de Rozitchner, negaba todas las demás experiencias marxistas, socialistas y revolucionarias, locales y mundiales, que le habían sido contemporáneas.

En otro sentido, pero en la misma lógica, se le atribuye a José Aricó la teoría “montonera” del “cerco a Perón”. Gelbard y la política Peronista-Lopezreguista tenían mucho que decir de las derivas ideológicas del stalinismo vernáculo. Como estos, podríamos citar otros muchos ejemplos que demostrarían el tenor, estilo y carácter que han tenido siempre las “contribuciones intelectuales” de la diaspora stalinista a la dominación burguesa en Argentina. Ernesto Guevara en su reversión stalinista descafeinada, es la ultima expresión del contrabando ideológico de charlatanes y alcahuetes.

No es casual entonces, que una gran parte de las expectativas que se tejieron sobre los momentos -neoperonistas- entre las clases medias urbanas, filtrados a pesar o, a través de la propaganda ideológica burguesa, fueran sostenidas y alentadas por la intelectualidad, -incluso los más críticos entre ellos- del “comunismo” soviético local. La “democracia condicionada” era “siempre preferible” a la dictadura militar. La “forma” y el “vehículo”, de “conquistar” las libertades democráticas liberales, era el populismo nacionalista burgués. En concreto; las disyuntivas de la política burguesa durante todo el siglo XX desde 1916 hasta 2001 fueron restauración liberal o restauración conservadora, pero sin revolución política. Estado totalitario o Estado parlamentario; pero siempre Estado burgués, El PC fue parte instrumental de la dominación ideológica burguesa durante toda su vida política. Es hora de enterrar ese cadáver maloliente.

Muy diferentes fueron las circunstancias y los roles de los Partidos Comunistas oficiales en Colombia, o en El Salvador, solo por ejemplo. Por estas razones de orden ideológico-político, y muchas otras de toda índole y carácter, es políticamente imposible, ligar, -licuando las diferencias-, la experiencia política del Partido Revolucionario de los Trabajadores de Argentina, a la bancarrota setentista y posterior (ininterrumpida hasta la actualidad) del oficial Partido Comunista de la Argentina. Por eso los “debates del PC”, -el tono y el carácter-, en el ámbito que fueran, nada tienen que ver con la calidad, la estatura ética y la camaradería de los debates entre verdaderos revolucionarios. Un detalle biográfico recuerda por ejemplo, que Ernesto Guevara nunca fue miembro del Partido Comunista Argentino. Ni de ningún grupo trotskista, ni tampoco fue miembro, nunca, del Partido Peronista.

El Partido Comunista de Argentina es una tradicional escuela de manipuladores, mercachifles de ideología, cobardes y traidores. Ernesto Guevara lo sabia. Sabía que no podía esperar nada de PC Argentino. Lo supo siempre; en el 53; en el 62 y en el 67. Toda la escuela stalinista renunció a la lucha revolucionaria, mucho antes de que la lucha de clases los expusiera y los comprometiera a tomar parte en la primera línea de combate de la lucha popular, que siempre abandonaron. Lucha en la cual siempre capitularon. Las excepciones individuales, son las que confirman la regla.

La búsqueda intelectual y política de Mario Roberto Santucho literalmente lo obligó a polemizar permanentemente con las opiniones y las prácticas de los sectores “stalinistas” del movimiento popular; también heredadas por las sectas trotkistas. Es una farsa pretender incorporar a la cultura y tradición perretista, los mecanismos pequeñoburgueses que sirven para otorgar reconocimiento o restar meritos en conferencias y reuniones de veinte o treinta personas, a determinadas figuras de ocasión. O equiparar los modos neuróticos y autoproclamatorios del universo psiKobolche urbano. en síntesis, los hábitos y los modismos de la tragedia staliniana local, a las conductas propias de una organización socialista revolucionaria. El trotskismo local como afirmaba Silvio Frondizi, “es la otra cara de la misma moneda”. Vulgarizaciones y tergiversaciones para ocultar una política reformista de seguidísimo del populismo postliberal burgués.

Todos los miembros del PC se sentían miembros del partido bolchevique de Stalin. Ahora ni Stalin, ni el partido Bolchevique de la URSS, ni el PC Argentino existen en la realidad de nuestros días. El Partido Comunista de Argentina nunca fue un partido revolucionario. Las consecuencias políticas e ideológicas que se intenten desprender de aquellas comprensiones de la práctica política, nunca serán Guevaristas, es decir revolucionarias, sino conservadoras y reaccionarias como la propia política que el mismo PC siempre practicó. Por eso entre otras cosas, buscar el futuro revolucionario en el pasado mistificado de una organización reformista es una trampa para el pensamiento revolucionario. No es dialéctica sino nostalgia ajena. Novela histórica de bajo presupuesto.

Esa tragedia es habitual entre los traficantes de argumentos, que invitan a la mesa a la inteligencia enemiga. Esos hábitos deben ser combatidos por todos los medios.

El pensamiento de Santucho y del PRT, no solo no pertenecen a la tradición stalinista, sino que son precisamente expresión local de una serie de corrientes mundiales marcadamente opuestas a la política de Moscú, como los Indigenismos latinoamericanistas, y los leninismos antiestalinistas del POUM español, o los grupos marxistas radicales europeos de los cincuentas y sesentas del siglo XX. El Guevarismo, (que también es Castrismo), ese y no otro, es el verdadero marxismo revolucionario Argentino. El marxismo de Santucho es original y por eso es revolucionario, su cultura de acción y pensamiento no solo, no pertenecen a la tradición ideológicamente temerosa de la policía política de Moscú, “sovietizante”, burocrática y siempre traidora de los intereses y de las luchas de los trabajadores, sino que precisamente surge como la respuesta provinciana, marginal o “colateral” a la política colaboracionista del Comunismo oficial argentino con las dictaduras militares.

Hoy podemos decir que existe, a pesar del neofascismo imperialista y de la guerra ideológica, una cultura revolucionaria en Argentina, y es la del Partido Revolucionario de los Trabajadores-Ejercito Revolucionario del Pueblo. Que sin embargo como experiencia y tradición de batalla que fue vencida por la traición, y por la completa claudicación del resto de la izquierda política en el período setentista, permanece viva en la conciencia popular; trasladada generacionalmente, transfigurada, reencarnada, reformulada en ocasiones, como símbolo o como mito. Mentida y retorcida por agentes ideológicos de todo tipo, pero que no puede ser derrotada ideológicamente, porque representa la síntesis histórico-política más digna y consciente de las experiencias de lucha del pueblo organizado hasta nuestros días. Ni siquiera los burócratas del Comunismo oficial tienen dudas al respecto.
Ernesto Guevara lo dijo así; “…la teoría revolucionaria como expresión de una verdad social, está por encima de cualquier enunciado”.

Dijo Pedro Bonet en el aeropuerto de Trelew el 15 de Agosto de 1972:

“…concebimos esta acción, esta lucha, como la continuación de la lucha que libraron, todos los obreros rurales, los obreros industriales que en los años veintiuno fueron asesinados por el ejercito, por la represión. Entre ellos se contaban compañeros uruguayos, compañeros argentinos, como Pinto, como Uterello, como Font. Somos los continuadores de ellos…”

Ideológicamente no fue -nuestro marxismo- “el derrotado”. Los derrotados fueron los mismos viejos organizadores de derrotas de siempre y de nunca jamás. Mientras de nosotros dependa, eso no volverá a suceder.

Con Santucho y con Guevara; luchamos por la patria liberada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s