¿QUIEN HABLA POR LOS MUERTOS? 13 COMENTARIOS SOBRE LA PAJA MENTAL PEQUEÑOBURGUESA DE LAS MONJITAS DESCLASADAS – Los HIJOS de la revolución y la quema de los Totems de la política burguesa

Los HIJOS de la revolución y la quema de los Totems de la política burguesa
-Trece comentarios sobre la paja mental pequeñoburguesa de las monjitas desclasadas-

(- Trece ¿que te parece? -)

HIJOS Red Mundial

HIJOS La Plata

  • A LOS CAMARADAS Y AL RESTO DEL ACTIVISMO POLÍTICO POPULAR Y REVOLUCIONARIO
  • “AHÍ ESTÁN, ESOS SON, LOS SOLDADOS DEL PATRÓN…”
  • 13 COMENTARIOS SOBRE LA PAJA MENTAL PEQUEÑOBURGUESA DE LAS MONJITAS DESCLASADAS

Videla Iglesia + escuelaDedicado especialmente a las Monjitas de Canal 13

A LOS CAMARADAS Y AL RESTO DEL ACTIVISMO POLÍTICO POPULAR Y REVOLUCIONARIO

Estimados Camaradas de JG de Argentina: algo sorprendido, he releído su nota con titulo “A 39 años del golpe…”, que deseo destacar, entre las demás opiniones de la izquierda institucional y de entre las opiniones, siempre interesadas, de una importante cantidad de personajes descafeinados, que aparecen en medios no comerciales, como miembros activos de un pseudo marxismo local apartidario, anestésico, completamente intrascendente.

Al tiempo que no fueron, ni serán tomadas en cuenta (ni podían serlo) las opiniones de los funcionarios de inteligencia oficial, transfigurados como activistas con ART, con chequera de la Presidencia del gobierno del Estado, que manejan autos patentados a cuenta de los jubilados de la ANSES… ñoquis, traidores y colaboracionistas de todo pelaje a los que conocimos muy bien en sus años universitarios, y juveniles. Los mismos a los que el paso del tiempo ha puesto frente a su propia miserable ruina ética y política. Los mismos que despreciaban y calumniaban a Hébe Pastor de Bonafini y en especial a la Asociación Madres, durante los noventas. Los mismos cobardes acomodaticios de siempre. Liderados por el insecto come caca -gusano insignificante crecido a la sombra del festín burgués- Martín Fresneda, junto a todos los demás alcohólicos y perversas prostitutas del poder.

En desacuerdo con la linea de interpretación que ustedes y también muchos otros opinadores aficionados proponen, ensayo estas lineas en respuesta, y las hago públicas tal como corresponde a la tradición de la critica revolucionaria socialista, después de haber agotado otras instancias de discusión y de análisis.

El enemigo ideológico y político de la inmensa mayoría del pueblo argentino, sabe perfectamente que el único sector social capaz de unificar a la izquierda en un discurso común, una acción común, una política real de confrontación con el orden establecido es la organización HIJOS.

HIJOS indistintamente, según las condiciones de la batalla, ha pasado de la vanguardia de la lucha social, a la retaguardia, y nuevamente a la vanguardia, sin perder nunca una batalla, aún contra los mas crueles criminales de la historia Argentina, Aún frente a los mas capacitados especialistas en operaciones de prensa y consejeros de seguridad enemigos. El enemigo sabe que nuestra legitimidad y nuestra capacidad de acción no es comparable a la de ninguna organización de otro carácter. Por eso todos los gobiernos desde 1995 en un modo u otro, pero siempre intensamente, han atentado contra nuestra independencia política y contra nuestra dinámica autónoma, autogestiva, federativa, libertaria, desde el inicio mismo de un nuestra organización.

Entonces, por múltiples motivos que se irán desanudando y mostrando en lineas generales en las paginas que siguen, y porque nuestra política no es, ni puede ser un pasatiempo caprichoso escribo estas paginas urgentes. La habitual conducta que intenta siempre negar lo que no se quiere afrontar, -es uno de los peores-, sino el más destructivo vicio anacrónico del setentismo sobreviviente, trasladado de generación en generación de militantes, activistas y aspirantes a revolucionarios. Esa actitud es profundamente antimarxista y no hace otra cosa que dar lugar a suspicacias de índole personal y político, a todo nivel. Licuar las diferencias, y abrir espacio al oportunismo.

A todos, sinceramente les sugerimos, lo hacemos sinceramente todos los HIJOS que nunca hemos abandonado la trinchera de lucha del pueblo, que no sigan adelante con esos ridículos juegos de chismes y descalificaciones inverosímiles, en los que nos comprometen permanentemente nuestros enemigos y detractores. Ese falso juego de poder, que solo pretende ocupar el verdadero lugar de una política común aún pendiente como desafío hacia la izquierda en la encrucijada, Una política que si bien comenzamos a delinear entre diversos espacios, aún no se expresa como una realidad, y a la que -en realidad- deberíamos abocarnos. Esa actitud infantil, “chismosa” destruye el trabajo de acumulación política y nos expone a todos al desanimo y la apatía, frente a los asuntos de la política “grande”. Mientras que les abre el juego a la política “restauradora” de la pastoral social de la iglesia fascista y al retorno de las fuerzas armadas genocidas al terreno de la política burguesa.

“AHÍ ESTÁN, ESOS SON, LOS SOLDADOS DEL PATRÓN…”

En la nota publicada en la página oficial de JG se afirma textualmente: ”…nuestras críticas tienen que estar en el plano político y el debate de ideas…”

Entonces les pregunto fraternalmente ¿no lo están? ¿”nuestras críticas”? ¿Cual es su crítica a la política oficial de Derechos Humanos?. ¿Quien debería decidir “nuestra” política en el ámbito de la lucha democrática-reivindicativa y dentro del movimiento de defensa de las garantías jurídicas democrático-burguesas? ¿Por la autoridad de qué? ¿Por la conveniencia de quienes?.

¿No les parecen apropiadas estas preguntas? Sin embargo son del más estricto razonamiento marxista. ¿Que?, ¿quienes?, ¿cuando?, ¿donde?, y sobretodo ¿por qué?. En particular quiero recordarles compañeros de JG, que les propuse, les propusimos, y les expuse a muchos de ustedes, este ultimo verano -frontalmente- ideas para el debate político. En concreto les sugerí una charla precisamente sobre esta particular situación dentro del movimiento de DD.HH., que no era por entonces tema de urgente discusión en la prensa burguesa. Quizás ¿por eso no revestía real interés la sugerencia?¿Se trata de conseguirse el apellido correcto?, ¿aunque nadie entienda de que país, o de que carajo hablan?¿O con quién esperan discutir su política? ¿con sujetos imaginarios?¿Con los agentes de la inteligencia Estatal que operan desde los medios masivos de prensa y propaganda burguesa? Me disculpan, pero no consigo interpretar esa actitud.

Se dice en concreto:

“…Por último queremos decir que lo ocurrido en la marcha de la Multisectorial en La Plata, donde se quemó un muñeco de Hebe de Bonafini, fundadora de Madres de Plaza de Mayo, nos parece un hecho desafortunado y un error político por parte de quien lo haya organizado. Más allá de las enormes diferencias políticas con ella (que no son de la última década sino desde siempre, a diferencia de muchos que antes apoyaban su política sectaria y hoy queman un muñeco) nuestras críticas tienen que estar en el plano político y el debate de ideas. Estos hechos son funcionales a las miradas que buscan desprestigiar la militancia revolucionaria y de los Derechos Humanos.”

A estas alturas, con la seguridad, -por comentarios de amigos de mi alta estima-, y con la sentida impresión de estar siendo juzgado y clasificado, escamoteado y tergiversado por mis opiniones de estos últimos días, por personas y en circunstancias del todo desconocidas para mí, encontrándome a una gran distancia de los hechos que aquí se tratan, considero la situación como una oportunidad -no solo para ustedes o en mi defensa intelectual y política- para dejar sentada; otra vez; por responsabilidad política, estas opiniones para que sirvan al menos como testimonio y referencia en el futuro.

Sorprende que tal como está dada nuestra relación, no hayan consultado, ni observado nuestra predica de los últimos años. Sus opiniones se montan sobre la valoración burguesa de versiones interesadas de los hechos, es decir sobre la operación de prensa de la inteligencia enemiga. Las cuales a priori, como en la valoración del asesinato por encargo del fiscal Nisman, pretenden una equidistancia, y una neutralidad irreal. Al respecto y -solo por ejemplo-; se afirman, por ahí, cosas tales como “sea cual fuere la situación del caso de la muerte de Nisman…” comentarios los cuales políticamente hablando, se resumen al nivel de una tontería infantil y pintoresca, casi como afirmar que “aunque llueva o salga el sol, siempre hay que usar botas de goma…”

Pero continuemos. Una de las más sensibles y marcadas lineas de intervención de la inteligencia asesina del Estado burgués ha sido destruir los lazos históricos de solidaridad entre las victimas del terror Estatal. Así es que no; no fuimos nosotros los encargados de dinamitar los altares de la memoria, casi siempre cómplice y condicional y de servir en la mesa del patrón, asadas al horno, las vacas sagradas de la política argentina. Parece que no lo han entendido aún, o mejor dicho, según parece, no resulta “políticamente correcto” asumir las cosas como realmente son, y no como la propaganda terrorista enemiga las plantea.

Quiero decirles claramente; puesto que a mi me toca hablar esta vez; aclarar ante ustedes, que a nosotros los HIJOS no nos asustan los personajes mediáticos. No nos asusta romper las reglas; lo hicimos siempre. No necesitamos que nos entreguen ninguna medalla, Ni que nos brinden su manto de piedad. No nos importa el reconocimiento público de ninguna índole. No nos importa que nos calumnien, ni parecer excéntricos. No nos importa casi nada de lo que a la mayor parte de las personas, en el capitalismo, les importa. No nos importa la opinión de los colaboracionistas y los traidores a la causa del pueblo. No nos importan los neutrales.

Nosotros no somos personas convencionales. Nosotros no queremos ser aceptados por nuestros enemigos. Nosotros no cargamos con la cuota de frustración y con el nivel de responsabilidad que les caben a otros sujetos, (que nunca se pronuncian públicamente) en la tragedia política setentista. Nosotros, muchos de nosotros; más de los que el enemigo puede comprender; nosotros nacimos, nosotros fuimos hechos para destruir el sistema capitalista. Eso es lo que hemos estado haciendo desde que tenemos conciencia, incluso antes de la mayoría de edad.

Nos molesta la mentira y la falta de coraje político. Esperábamos, -siempre lo hacemos-, de todos los camaradas de la izquierda revolucionaria, su compañía, su consejo fraternal, pero no sus descalificaciones sin sentido y sus juicios de conducta moral, completamente sectarios y fuera de lugar.

Nosotros sabemos muy bien cual es nuestro lugar en la política nacional. Tenemos el cariño y el respeto de las personas que nos conocen. No necesitamos monumentos, ni placas. No necesitamos explicar nuestra lucha. El activismo social, y el pueblo argentino la conoce y la interpreta perfectamente. Quién no tenga posición tomada frente a las diversas políticas que a través del tiempo se ha dado la retaguardia obrera del pueblo, no comenzará a comprometerse ahora, por la acción de ninguno de los factores en disputa.

Quien no conoce la política, quien no estuvo nunca interesado en la lucha de las organizaciones de derechos humanos, observa esta discusión como “un puterio” de señoras amas de casa con problemas de medicación o simplemente como un chisme más, de una situación que ni siquiera lo roza de cerca. O ni siquiera se ocupa de esos debates.

Si este asunto es tema de discusión publica, es porque fue instalado, de forma desformada y muy interesada, en la prensa burguesa. Nuestra actitud como revolucionarios es, y siempre ha sido la misma actitud tradicional de los HIJOS, provocar la discusión y orientar a nuestros camaradas en la batalla. Nunca, NUNCA, negar el debate y pasar de pagina hasta la próxima operación de prensa enemiga.

Entonces: si mañana uno o dos, o cien de los familiares de las victimas de Cromagnon decidieran convertirse en primeras figuras de la política de cualquier gobierno, ¿estaría o no estaría de más preguntarnos: que carajo tienen que opinar los que no fueron victimas directas, sobre la política de los miembros de las asociaciones de victimas? La lucha de los pueblos, nunca le pertenecerá a ningún gobierno burgués.

Para volver a encender el fuego, es necesario barrer las cenizas.

13 COMENTARIOS SOBRE LA PAJA MENTAL PEQUEÑOBURGUESA DE LAS MONJITAS DESCLASADAS

MonjiaEl error fundamental es mirar la realidad desde la pantalla sin entender, o sin querer entender lo que realmente se discute

En primer termino. HIJOS. La Plata, -la única verdadera y reconocida organización de HIJOS de esa ciudad- ha provocado con una simple acción de contraofensiva propagandística, el más profundo debate de ideas anticapitalistas, socialistas y revolucionarias de todo el período Kirchnerista. Si el resto de las organizaciones de Derechos Humanos, políticas, y demás “cosas” en estado vegetativo no lo entendieron, es por ceguera o por prejuicios o porque nunca se les hubiera ocurrido cruzar los limites K de lo políticamente aceptable. (Como si el peronismo se detuviera en límites legales y detalles jurídicos.)

Pero volviendo a nuestro campo ideológico, en donde en general todas las estructuras autoritarias de orden ideológico del mundo burgués, son reproducidas en el plano orgánico-organizativo. De este modo todo lo diferente, lo desigual, lo incompleto, lo “nuevo” es rechazado, descartado y condenado como herejía. Como desviación de la linea recta que lleva a la revolución mundial o a la tumba… Ese “marxismo” totalitario es una total y completa vulgarización. No es dialéctico ni es revolucionario. Es la antítesis exacta del pensamiento libertario de Carlos Marx.

Nosotros los HIJOS de los guerrilleros asesinados y desaparecidos del ERP, y de otras fuerzas políticas, NUNCA hemos dejado de debatir ideas. Ni con Hebe de Bonafini NI CON NADIE. Entonces ¿Vencer o Morir?, desde 1984 hasta ahora… (¿desde 1989?) ¿Que quiere decir?

En realidad digamos, seriamente… mejor planteado no será, ¿quien o -quienes- hablan por los muertos? Pero no en el pasado sino AQUÍ y AHORA. Es decir AHORA. Que no es demasiado tarde aún. Ni tampoco es una discusión fuera de contexto, como para que no tenga ninguna implicación real en la política de nuestros días.

Es muy extraño también que las notas en general, y la mencionada especialmente, no se refieran a los 39 años transcurridos desde el aniversario del golpe militar. Ni tampoco al acontecimiento histórico en sí mismo. Más aún, no se aborda el tema. Pero; resulta en realidad, que nuestros padres eran militantes políticos; pero no “militantes” del 2015 sino militantes en 1976.

Nosotros, los HIJOS, conocemos claramente las diferencias dentro del movimiento de Derechos Humanos, desde que tenemos uso de razón. Y los no iniciados hasta entonces, las conocen, al menos desde el momento mismo de la fundación de la Agrupación. Por eso no podemos permitir, (ni vamos a permitirlo NUNCA), que la política burguesa de perdón y reconciliación, en este caso del peronismo Kirchnerista, entierre para siempre los ejemplos personales de decenas de miles de luchadores populares, en el abismo insalvable de la bancarrota ideológica, política y personal en la que se encuentran los oficialismos nacionales y provinciales.

Precisamente se trata de que la política neoperonista de la ya inexistente Asociación Madres de Plaza de Mayo y del insignificante emprendimiento de gerentes de bajo presupuesto y otros insectos asociados por comodidad y por interés, “H.I.J.O.S. La Kampora” -que se dedican a la jardinería y la decoración de interiores-, no es ni revolucionaria, nunca lo fue, ni tampoco se refiere a “su lucha” particular, ni se circunscribe al terreno concreto de los “Derechos Humanos”. Sino a la interna del partido justicialista en medio de la bancarrota del proyecto burgués.

La izquierda institucional crece, ajusta su política, reformula (sin evaluar esa política) sus planes de acción y de intervención, mientras que la política revolucionaria, anunciadamente guevarista, sigue atrapada siempre, desde hace mucho más de 12 años, entre el desconcierto voluntarista, y la moralina totalitaria. La nostalgia anacrónica desfasada y el seguidismo. Entre alguna aventura de supuestos apoyos críticos, -latinoamericanos o regionales; locales o universales; siempre a la izquierda próxima del populismo, y el reformismo. Ambas, corrientes políticas e ideológicas, declaradamente enemigas del socialismo marxista. Esa política no es socialista. Esa política se desdibuja en un mar inmenso de acuerdos y desacuerdos preelectorales entre minúsculos grupos de figuras sin peso especifico en la realidad y sin el más mínimo criterio sobre cuestiones fundamentales de actualidad política. Esa política conduce a la extinción y la parálisis. Al agotamiento y al callejón sin salida del “ismo más ismo” que los otros, que no significa nada, ni conduce a ningún lugar, sino al personalismo y a la frustración.

Segundo: Los que se quemaron fueron dos Totems de la política burguesa de los últimos quince años. DOS MUÑECOS y el del torturador MILANI era TRES VECES MÁS GRANDE que el otro muñeco.

Hemos escuchado comentarios del tono “ni Cecilia Pando hubiera hecho esto”. A lo que respondemos que -obviamente-, porque ellos no pueden hacerlo, ni podrán hacerlo nunca. Nosotros somos los que hicimos esa diferencia. Nadie más podía terminar con esta farsa. Ellos los señores como Milani y Pando y los miles y miles de asesinos sueltos de la dictadura, ellos no se dedican a la contrapropaganda y la guerrilla mediática. Ellos nos asesinan. Seguimos preguntando por Julio López, ese y los muertos recientes más recientes, según parece para muchos… son asuntos cerrados.

Tercero: Hébe de Bonafini NUNCA antes estuvo TAN SOLA y TAN SENIL. Tampoco es cierto -esto no es menos destacable-, que Hébe Pastor de Bonafini o la Asociación MADRES siempre hayan mantenido la misma linea política. Sectaria o no, la Asociación Madres pasó de un socialismo rojo, de La Internacional y ¡¡VIVA LAS FARC !! el 24 de marzo de 2002 a la derecha peronista más recalcitrante en 2015.

Cuarto: La operación de prensa del oficialismo FRACASÓ ESTREPITOSAMENTE. El paro del 31 fue consecuencia directa de la perdida de sustentación del discurso transitivo reivindicador del gobierno del Estado burgués. Toda la propaganda oficial se desplomó. Mientras que por el contrario, nuestra contrapropaganda se impuso de manera unánime en los núcleos más lucidos del activismo socialista.

Quinto: La convocatoria de Memoria Verdad y Justicia, expresa también la experiencia acumulada desde hace veinte años; nuestro enorme acierto al permanecer siempre en actitud rupturista frente al pensamiento burgués; aún en minoría. Aislados las más de las veces. Aún en las peores condiciones emocionales y personales. Y también la innegable capacidad de provocar SITUACIONES, inscrita en la naturaleza misma de la Agrupación HIJOS.

Legitimidad histórica y biológica que el poder burgués no consigue deconstruir propagandísticamente con los elementos ideológicos de la política burguesa. Ni lo podrá hacer NUNCA. Se demostró también que sigue tan vigente como siempre, la capacidad de correr los limites burgueses de lo establecido como “políticamente correcto”, la capacidad para poner en discusión los lugares comunes, y el orden burgués de prioridades políticas. Y también aclaró nítidamente el panorama preelectoral, ubicando la mirada en la estrategia enemiga de desarme político e intelectual, “pacificación” y militarización a través de la gestión del peronismo y la política del Vaticano.

Un simple gesto simbólico de HIJOS La Plata, destruyó para siempre toda la política de IMPUNIDAD BIOLOGICA oficial. Puso la mentira PERONISTA en el basurero de la historia donde siempre ha merecido estar.

Sexto: Es un sin sentido; no puede y no debe buscarse el futuro en el pasado; no se lo encontrará más que como tragedia y como nostalgia ajena. Esa lógica es un total y completo despropósito. El futuro debe buscarse, debe hacerse en el presente. Se expresa entre lineas en estos razonamientos, muy habituales estos días, un notable interés de justificar las prebendas a los colaboracionistas y los subsidios a los ancianos, pensionados por haber sobrevivido a los setentas. Entonces, una vez más; como hemos repetido más de mil veces, desde hace mucho más de veinte años: ni la experiencia política, ni las decisiones tomadas por cualquier compañer@ -hace quince días, hace quince, veinte, treinta o cuarenta años-, o en los años sesentas, no son, ni pueden ser, el tema en debate, ni el criterio que explique una decisión en la actualidad política. Digamos -solo por ejemplo- que si el cura torturador Von Wernich cumplía el papel teatral de monaguillo de Iglesia en su infancia, eso no es más que un asunto anecdótico, sin el menor interés en relación con su actuación durante la dictadura, o con sus privilegios carcelarios.

Séptimo: Sin embargo, no tenemos ni la más mínima duda de que nuestros padres y todos nuestros amorosos ausentes, nunca, ninguno de ellos ha dejado de ser revolucionario por necesidad o por conveniencia. Ellos fueron asesinados; pero si no están desaparecidos de la historia; si no consiguieron matarlos políticamente; es porque los nacemos; los hacemos política, los vivimos con nosotros, cada día.

Séptimo: El “guevarismo”, debería implicar sobretodo una pregunta, me dijo una vez un sujeto que conoció al personaje histórico. Se trata de una enorme y ardiente pregunta: ¿que haría Ernesto Guevara aquí y ahora?.

Entonces ¿que pensaría Ernesto Guevara…?

Nada, la pregunta es una falacia. Ernesto Guevara, ya no puede pensar. Guevara fue asesinado, (aunque nunca morirá) pero hablar con los muertos, en este modo, es como preguntarle a una imagen, resultado de la derrota y la guerra psicológica permanente, transfigurada y borrosa, de un hombre que vivió en otro mundo, hace cincuenta años, que es lo que pensaría de levantarse entre los muertos y volver a la política y a la lucha ideológica ahora mismo.

Es una completa especulación aproximativa, construida de recortes y conveniencias textuales de ocasión. El Guevarismo, que es más apropiado llamar socialismo revolucionario, ha tenido decenas o quizás centenares de militantes en la lucha democrática y antifascista, desde la dictadura militar hasta acá, es miopía no comprender que ningún sobreviviente puede sobrevivir como militante, a una experiencia política que fue destruida. No es posible, objetivamente, militar un proyecto de una organización que fue políticamente extinguida, y que no existe, ni podría hacerlo, sin aparecer tal como realmente ocurre en ocasiones, como una caricatura del pasado. El programa, la declaración X o Y, no son el programa para nuestra revolución. Del mismo modo que una familia de diez miembros, al perder al ochenta por ciento de ellos, deja, objetivamente de funcionar como una familia. Aunque mantenga el apellido y la buena o mala fortuna que le queda por vivir a cada quién. El otro ejemplo muy habitual es el de las personas que suponen que al ingresar en una organización o afiliarse a un partido rojo, rojo, inmediatamente se convierten en miembros de la vanguardia obrera mundial, herederos de los bolcheviques de Lenin y Trotsky. Entonces, ya bien acomodados desde esa tribuna, se sienten inmediatamente en situación de condenar u absolver a los verdaderos artífices de las acciones de vanguardia cultural y política, con los que ellos no tienen el más mínimo contacto, y de las que no conocen, ni son capaces de interpretar casi absolutamente nada.

Octavo: Las sociedades y su devenir, no son interpretables desde la lógica del todo y las partes. Las sociedades -no son maquinas- y del mismo modo en que un animal destrozado por la picadora de carne capitalista no puede volver a “armarse”, las sociedades producto del diseño social terrorista de la doctrina del shock, y del terrorismo neofascista, nunca serán ya, lo que pudieron, o debieron haber sido.

HIJOS es expresión de una profunda y notable hinchazón de ovarios y pelotas -para decirlo en español tradicional-. Hartos de viejos carcamanes que se ponían como ejemplo. Hartos de la clase de personajes que nos contaban hace apenas unos años atrás, sobre la “Peronización del Kirchnerismo” -cuando a diario- convivían con traidores y sicarios sin sospechar o sin decir, ni una palabra. Hartos de los que mal y tarde, siempre balbucean sobre alguna organización política extinta, diseñada para una revolución que fue derrotada, o solo imaginaria, como si aún, esos fueran los más ajustados modelos a seguir. ¿Que aspecto de este razonamiento no se entiende?. Quizás valga la pena volver a tratar de explicar seriamente la naturaleza autoritaria, el carácter reformista, y sectario, de muchas practicas anacrónicas, elevadas al plano de ritual en la izquierda sobreviviente.

Nosotros, los HJIJOS de los guerrilleros, que les pedimos su comprensión este verano. Les pedimos su respeto y su mano compañera, -no sus lecciones de conducta-, (digamos de paso que en política eso se llama paternalismo y también de otro modo), nosotros militamos la defensa de los derechos democráticos desde que somos niños. Tenemos el mismo derecho que cualquiera a decir lo que pensamos, y a decirlo del modo y en la forma en como lo pensamos. Con la sangre de nuestras familias nos hemos ganado el derecho de escribir nuestra propia historia. Hemos militado y peleado toda nuestra vida. Cuando y como, está impreso en los diarios, y ante los ojos de todos. Estamos profundamente hartos de las manías conciliadoras de naturaleza populista, y de los apologistas de la reconciliación nacional burguesa. Si tienen dudas, investiguen, Pregunten…

Los HIJOS, los que nunca dejamos de luchar, a pesar de la extorsión, a pesar de los dobles apellidos, a pesar de los cuentos mal contados… A pesar de que nos injurian y nos descalifican, nos tratan de locos, de putos, de drogadictos, de ladrones, de agitadores a sueldo, de provocadores. O de terroristas, … -de todo lo que pueda usarse para descalificar a una persona- (¿queda claro?) A pesar de que nos amenazan con lastimar a nuestra gente, y nos asesinan a los amigos queridos. Que mienten nuestra vida. Que mienten la vida y la muerte de nuestros padres. Que mienten nuestras luchas. Entonces, solo nosotros podíamos terminar esta farsa.

Nosotros no podíamos quedar entrampados en la misma rosca de la interna peronista una vez más. Lo dijimos ciento cincuenta veces, lo anunciamos: la política oficial de impunidad del Estado Argentino, conduce a las victimas del terrorismo de Estado a la misma encrucijada ideológico-política a la que el Estado terrorista de Israel condujo a las víctimas del holocausto Nazi-fascista-capitalista. Estamos hartos de los comentaristas de los hechos consumados. Estamos profundamente hartos de la demencia senil, del conductismo, de la paranoia pequeñoburguesa.

Noveno: ¿Quienes son los que siempre estuvieron en desacuerdo? (textual: “no desde la última década”) Digamos seriamente compañeros que la organización que ustedes integran tiene solo una década de fundada o quizás deberíamos decir, refundada.

Décimo:¿NI UNA PALABRA SOBRE EL TORTURADOR y ASESINO, CESAR MILANI? Como se ha dicho, los muñecos eran una representación simbólica en referencia a la política de reconciliación nacional del gobierno burgués.¿Ni un comentario al respecto?¿Porque se niegan permanentemente a discutir política nacional, y siempre terminan situados a la izquierda inmediata del gobierno, enredados casi confundidos como izquierda K, en situaciones tan obvias?.

Ninguno de los mas notables, de los que hablan a gritos y a telefonazos, De los que aparecen en los medios masivos, una vez o dos por año, ninguno ha conseguido liderar o siquiera intentado disputar protagonismo real en el movimiento de Derechos Humanos. Soslayan entonces por desconocimiento, por prejuicios o por incapacidad política y analítica, u otra cosa, incomprensible a la distancia, quizás el ámbito de mayor desarrollo de la política de la izquierda.

El dogmatismo obrerista atenta completamente contra la organización. ¿Entonces porqué tomar posición ahora, y de este modo.? ¿Era realmente necesario? ¿O es una simple muestra de incapacidad para leer el verdadero mensaje de la acción? ¿Porque ninguna organización ni grupo social, emitieron el más mínimo comunicado cuando Bonafini se abrazo con Milani en la Villa la Carbonilla el 24 de marzo del año pasado, lanzando un operativo de militarización de las villas de emergencia del conurbano?

Décimo Primero: Bien claro está, que esa no puede ser nuestra política. Ninguno de nosotros es un niño, ni tiene que estar pidiendo disculpas por la aparición mediáticamente intervenida, de otros compañeros. De esta forma se intenta escamotear una política ridícula de seguidismo a la linea oficial de Derechos y Humanos, y no solo eso, sino que se justifica la peor política, de la peor calaña de individuos perversos y retorcidos, de lo mas interesado, enfermo y atrasado del oficialismo. Sujetos que nunca participaron del movimiento de Derechos Humanos como sus agentes de inteligencia, este es el claro y notorio caso del agente Luis Dellía.

Décimo Segundo: Debemos volver nuestra mirada a los sujetos mediocres y autoreprimidos que cada día crecen en número en nuestras filas. Debe considerarse a esa clase de individuos muy peligrosos para nuestro proyecto en el corto y mediano plazo. Debería premiarse y saludarse la originalidad, la desfachatez, la ironía, pero sin embargo esos recursos de la crítica, son armas sin filo en las manos de traficantes de argumentos y aprendices de mercenario, que hacen sus escuelas de especialización política en los grupos de discusión de la izquierda vernácula.

Observamos una completa deformación de los modos y los hábitos propios de la cultura revolucionaria, en hombres y mujeres jóvenes y hasta muy jóvenes, que sin embargo mostrarse muy inteligentes, muestran también enormes debilidades intelectuales en cuanto a su formación ideológica y política. Una total incomprensión de los más simples códigos de compañerismo y amistad fraterna.

Se observa nítidamente un gran interés por el comercio de estampitas y de anécdotas ridículas. Vemos repetirse una vez más, casi como una parodia de los años ochentas mal digeridos, prácticas destructivas, represivas, autoritarias, resultado de esas debilidades. Se hace argumento de la ignorancia. Se les otorga autoridad a chiflados que se consideran absueltos de toda responsabilidad y al margen de todo juicio. Se integra sin el menor criterio de seguridad a los núcleos de militancia a toda clase de operativos y agentes enemigos, como si fuese un asunto de “sectarismo” o “pluralismo”.

Nosotros estamos profundamente hartos de la soberbia ridícula, sin motivos, y de los tribunales morales de sabandijas sin talento. De la altanería pusilánime. Hartos de los psicópatas con doble personalidad.

Personalmente no tengo que probarle, ni demostrar NADA a NADIE. Mi vida es mi testimonio. Y por eso puedo decirlo sin lugar a equivocarme, que mejor no esperen contar conmigo, con nosotros, para ese loco juego políticamente suicida y humanamente destructivo del mejor militante, del soldado adolescente, del héroe muerto. Lo siento mucho por los buenos camaradas. Tendrán que aprender ellos, por su propia cuenta y riesgo, a defender también el apellido de la familia.

Trece (¿que te parece…?) Por último: en lo personal me siento profundamente ofendido y espero sepan entender lo que esto significa. Me ha causado una enorme desilusión y un enorme perjuicio personal y político la posición asumida por muchas personas, que sin la menor autoridad política han armado y desarmado, ya mil veces las piras de la inquisición “Nazional” en los últimos quince días, en los últimos cinco o diez, o mil años, para quemarme vivo, en esas fiestas de psicópatas a las que son tan afectos.

En ese mismo sentido la consigna de la -Columna Guevarista- en la marcha, ¿Donde está Santucho? es tan ambigua y tan retorcida, tan vaciada de todo contenido político, tan reduccionista, tan personalista, tan sin sentido de la oportunidad, que personalmente NUNCA marcharía tras una bandera como esa. Menos aún en el contexto de este último aniversario del 24 de marzo. Ni siquiera si tuviera el nombre de mis padres. Por lo demás, nunca he pintado el nombre de mis padres en una bandera. Nunca lo hice, nunca lo haría. Mientras he podido, siempre que ha estado a mi alcance, y siempre que sea necesario, habré de impedirlo. Nuestra lucha no es asunto de nombres propios, ni de entierros.

Nuestra consigna ya no puede ser, como en la Cuba heroica de los años cincuentas, TRIUNFAR o MORIR. Puesto que ya antes fuimos vencidos, como los comuneros de París, como los guerrilleros socialistas revolucionarios de los años setentas; pero aquí estamos; vivos. Ellos, nuestros asesinos, nuestros enemigos de clase, ellos son los que aún cantan ¡Viva la muerte!

Nuestra consigna es ¡VIVIR Y VENCER POR LA REVOLUCIÓN SOCIALISTA!

Nos veremos como siempre, en las barricadas.

Con el ejemplo de nuestros hermanos, con el recuerdo de nuestros ausentes.

Con Santucho y con Guevara luchamos por el Socialismo y la Libertad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s