UP: Carta abierta a los comités centrales y a la militancia de las organizaciones que forman parte del FIT

Carta abierta a los comités centrales y a la militancia de las organizaciones que forman parte del FIT

Carta abierta a los comités centrales y a la militancia de las organizaciones que forman parte del FIT

(Partido Obrero, Partido de los Trabajadores Socialistas e Izquierda Socialista)

El 29 de mayo del año 2013, la Unión del Pueblo alcanzó su primera personería electoral en la ciudad de La Plata. Ese mismo día, en el marco de las elecciones legislativas, la UP lanzó un mensaje a todas las fuerzas políticas y sociales del campo popular con el objetivo de construir “un amplio frente de todo el pueblo, tanto desde una perspectiva social como política. Para ello llamamos a debatir y acordar a las fuerzas políticas con quienes nos encontramos diariamente en la calle, en los lugares de trabajo, en las facultades y en la lucha”. Transcurridas aquellas elecciones y dos años de luchas de nuestro pueblo mantenemos nuestra posición frentista y nuestras perspectivas de construir un Frente de Liberación Nacional y Social sobre la base de lo que llamamos la alianza básica, es decir: la unidad de la clase obrera, con sus destacamentos políticos y sus organizaciones sociales, liderando a los distintos sectores y organizaciones de la pequeña burguesía, y a los pobres del campo y la ciudad.

Nuestra voluntad frentista se fortalece y se demuestra correcta más aun en el presente escenario político en el que se consolidan las alternativas capitalistas y se fortalecen las posiciones de la derecha más conservadora que ha logrado garantizar que su programa se vea representado tanto en el oficialismo como en la oposición patronal. Como ha quedado en evidencia en las primeras PASO de Mendoza, Salta y Santa Fe la búsqueda de polarizar la elección entre dos opciones capitalistas empieza a ser exitosa, llevando a nuestro pueblo a tener que elegir entre sus verdugos. En este marco entendemos fundamental consolidar una alternativa anticapitalista que se muestre como una opción real para los trabajadores y trabajadoras y que aporte claridad, demostrando que es solamente a través de un gobierno encabezado por los trabajadores que podremos solucionar los problemas de nuestro país.

Entendemos que el desarrollo del FIT ha aportado al esclarecimiento político de amplios sectores del pueblo, ya que favoreció a la delimitación de los campos de la izquierda frentista y del frente popular. Con la última de estas estrategias nos separa una diferencia profunda tanto en el papel que le otorga a los sectores reformistas y socialcristianos como fundamentalmente en la confianza que continúan depositando en sectores de la burguesía nacional. Por su parte con el Frente de Izquierda, más allá de las diferencias que anotamos más adelante, nos une un principio básico y fundamental: el rol central y dirigente que le asignamos a la clase obrera en la transformación política y social.

Creemos que en el FIT se depositan hoy expectativas por parte de sectores de la clase trabajadora y por lo tanto le cabe el derecho, pero también la responsabilidad histórica, de convocar a amplios sectores del pueblo. Contribuyendo a forjar esa unidad le proponemos al FIT la apertura de sus listas a las distintas fuerzas que expresamos a la clase obrera y el pueblo (como nuestra Unión del Pueblo). Por el contrario, la dispersión de esfuerzos ayudará a consolidar aún más la estrategia de la burguesía, que intenta relegar a nuestras organizaciones a planos marginales. La responsabilidad del FIT en ese sentido es doble ya que no sólo de su voluntad depende la consolidación de una alternativa para los trabajadores en un escenario adverso, sino también la posibilidad concreta de disputarle a las direcciones burguesas en distintas ciudades y provincias del país consolidándose como una fuerza de primer orden.

La unidad de la izquierda podrá potenciar a nuestras organizaciones, buscar romper la polarización y extender hechos políticos como los ocurridos en Salta y Mendoza a distintas provincias y regiones del país.

En la Ciudad de La Plata las condiciones son más que favorables. En el año 2013 la elección de la izquierda ha sido muy importante: los resultados del Frente Ciudad Nueva (Patria Grande y Unión del Pueblo) sumados a los del FIT representaron más del 12 % de los sufragios. Además las fuerzas políticas de izquierda hemos crecido sustancialmente en estos últimos años. La Unión del Pueblo se ha desarrollado considerablemente organizando trabajadores y trabajadoras en nuestros barrios y profundizando aun más los lazos con nuestro pueblo, lo que nos ha llevado a tener un desempeño destacado en las últimas dos elecciones locales. Aquí debemos trabajar con la mira puesta en fortalecer una alternativa anticapitalista, no sólo en el plano electoral que le dispute al bruerismo en cada punto de la ciudad sino también una sólida fuerza militante que pueda disputar el liderazgo a todas las fracciones políticas del capital, que no se han recompuesto totalmente del desprestigio en que quedaron sumidas por la responsabilidad en la inundación del 2 de abril de 2013.

Por otro lado, pensamos que la manifestación clara de las diferentes posiciones políticas y la propaganda programática por encima de los resultados circunstanciales es el camino que la izquierda está obligada a afrontar, a sabiendas de que la victoria electoral no será más que un paso en el desarrollo del poder político de las masas trabajadoras.

Decíamos en la Declaración que firmamos juntos a los demás integrantes del Frente por la Unidad Guevarista, en el mes de febrero, que: “Por eso creemos que una convocatoria como la que proponemos a los compañeros del FIT representará un enorme paso adelante en la construcción de una alternativa política obrera y popular. Sabemos que existen diferencias. No nos asusta discutirlas. Estamos convencidos de que de la discusión unida a la acción común brotarán las estrategias revolucionarias correctas. Sólo en esas condiciones podremos saldar el debate que se presenta entre la táctica del Frente de Izquierda y la del Frente de Liberación Nacional y Social que nosotros, en la tradición revolucionaria del PRT-ERP y de la Junta de Coordinación Revolucionaria, consideramos correcta”.

Para darle solidez a los acuerdos que podamos alcanzar, proponemos una base programática en la que se expresen públicamente nuestros acuerdos que se encuentran en la mayoría de los puntos de la declaración del FIT de 2013, pero que también dejemos a resguardo y hagamos pública nuestras importantes diferencias en política internacional. En particular hacia América Latina en la que reafirmamos la necesaria defensa irrenunciable de la Revolución Cubana, y nuestra posición de profundizar los procesos antiimperialistas de Bolivia y Venezuela, sobre la base de la movilización de las masas y la lucha por fortalecer o crear la direcciones revolucionarias en esos países, en la perspectiva del socialismo.

Un saludo fraternal y revolucionario a todas las organizaciones del FIT y del campo popular.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s