TURQUÍA LE PAGA A UN EX DIRECTOR DE LA CÍA Y A LOBBISTAS PARA TERGIVERSAR LOS ATAQUES CONTRA LOS KURDOS Y EL ISIS

AKPPor Harut Sassounian

19-08-2015 The World Post

Miles de artículos han sido publicados a lo largo del mundo en las últimas semanas desenmascarando la trampa estratégica de Turquía que utiliza el pretexto de combatir al ISIS para llevar a cabo una campaña genocida de atentados y bombardeos contra los kurdos, quienes han valientemente enfrentado al ISIS en Siria e Iraq.

El periódico Wall Street Journal informó el 12 de Agosto que un alto oficial del ejército norteamericano acusó a Turquía de engañar al gobierno norteamericano al permitirle la utilización de su base aérea de Incirlik para atacar al ISIS como una cortina de humo para encubrir la guerra del Presidente Erdogan contra los combatientes kurdos (PKK) en el norte de Iraq. ¡Al punto que Turquía ha llevado a cabo más de 300 bombardeos contra el PKK y solo tres contra el ISIS! El objetivo de Erdogan al castigar a los kurdos es ganar la simpatía de los votantes turcos en las próximas elecciones parlamentarias, permitiendo a su partido ganar una mayoría absoluta y establecer una teocracia presidencial autócrata.

Para encubrir la decepción y confundir al público norteamericano, pocos días después de comenzar su guerra contra los kurdos, Ankara contrató al Squire Patton Boggs por 32.000 dólares al mes, como un subcontratista de la poderosa compañía de lobby: el Grupo Gephardt. En el Squire Patton Boggs están involucrados los ex senadores Trent Lott y John Breaux, y el retirado funcionario de la Casa Blanca Robert Kapla. El equipo de lobby del Gephardt Group para Turquía consiste en los subcontratatistas Greenberg Traurig, Brian Forni, Lydia Borland, y Dickstein Shapiro LLP; el más tarde agregado al equipo de lobby fue el ex Director de la CIA Porter Goss. Otras compañías de lobby contratadas por Turquía son: Goldin Solutions, Alpaytac, Finn Partners, Ferah Ozbek, y Golin/Harris Internacional. De acuerdo a los registros del Departamento de Justicia de los Estados Unidos, Turquía paga a estas empresas de lobby y de relaciones públicas alrededor de 5 millones de dólares al año. Ademas, varias organizaciones sin fines de lucro de EE.UU. sirven como tapadera para el gobierno turco en función de promover sus intereses en los Estados Unidos y llevar a los parlamentarios del Congreso estadounidense y periodistas a Turquía en giras y viajes con todo pago.

Entre los lobbystas estadounidenses para Turquía, quizá el mas polémico sea Porter Goss, Director de la CIA desde 2004 a 2006, quien ha acordado vender su alma, y probablemente secretos nacionales estadounidenses, por un puñado de liras turcas.

Es digno de notarse que en un informe presentado por el Sr. Goss ante el Departamento de Justicia bajo la Ley de Registro de Agentes Extranjeros, el evitó contestar la pregunta respecto sus honorarios recibidos por parte del gobierno de Turquía. ¡El simplemente escribió: “El salario no está basado solamente en los servicios prestados al director extranjero [Turquía]”!

En el mismo formulario, completado el 23 de Abril de 2015, el Sr. Goss describió sus servicios para Turquía de la siguiente manera:

“1) Proveer consejos en relación con la extensión y el fortalecimiento de las relaciones turco-estadounidenses en un número de áreas clave que son objeto de debate en el Congreso, incluyendo comercio, seguridad energética, esfuerzos anti-terroristas, y esfuerzos para construir una estabilidad regional en general en Oriente Medio y Europa;
2) Educar y formar a miembros del Congreso y del Gobierno sobre los temas de importancia para Turquía;
3) Notificar a Turquía sobre cualquier acción en el Congreso o en el Poder Ejecutivo sobre temas de importancia para Turquía;
4) Preparar análisis de los desarrollos en el Congreso como en el Poder Ejecutivo de los temas de importancia para Turquía;”

Es significativo que Dickstein Shapiro LPP, los empleadores del Sr. Goss, hayan engañado al Departamento de Justicia, informando dos días antes del inicio de su contratación y justo tres días antes del Centenario del Genocidio Armenio, que el ex Director de la CIA ya se había reunido en representación de su compañía de lobby con nueve miembros del Congreso para discutir “las relaciones turco-estadounidenses”.

Muy probablemente, el contrato de Porter Goss como un lobbista para Turquía, fuera más bien una recompensa por su apoyo incondicional a las causas de Turquía, durante su período como congresista republicano por Florida, desde 1989 a 2004. Durante el debate sobre la resolución sobre el Genocidio Armenio de octubre de 2000 en el Comité de Relaciones Internacionales de la Cámara, el Congresista Goss, el entonces Presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, argumentó contra la adopción de la resolución, utilizando la excusa de que se perjudicarían las relaciones turco-estadounidenses. Sin embargo, la resolución sobre el genocidio fue aprobada por 24 a 11 votos.

Es suficientemente negativo que los ex congresistas se vendan a sí mismos a cualquiera que esté dispuestos a pagarles. Pero: ¿y el ex Director de la CIA…? Esto es mucho mas que anti ético; es un grave riesgo para la seguridad nacional de EE.UU. ¡El gobierno estadounidense no debe permitir la venta de sus mas altos especialistas en espionaje y seguridad al mejor postor! ¿Qué sucedería si Korea del Norte le ofreciera una mejor paga? Saltaría a la otra nave el Sr. Goss y haría lobby para un enemigo del Estado, sólo para hacerse con algunos dólares más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s