EL CHE Y EL MOVIMIENTO DE LA EMANCIPACIÓN LATINOAMERICANA

(sentados sobre los muertos)

Ernesto fue un heroico soldado comunista. No fundó un partido. Sino que fue parte de un partido político mundial, que ayudo a refundar. Durante su vida lideró algunos de los más brillantes y desiguales combates, del continuo movimiento de la liberación de nuestra América.

Gloria y honor al Comandante Ernesto Che Guevara
y a los millones de muertos de la libertad

Socialismo y Libertad

[que son sinónimos]

“ …Había olvidado yo que hay algo más importante que la clase social a la que pertenece el individuo: la juventud, la frescura de ideales que en el momento en que se sale de la juventud se pone al servicio de los ideales más puros …”

Ernesto Guevara
Discurso de clausura del encuentro de profesores y estudiantes de arquitectura
Septiembre de 1963

“ …El intelectual de cualquier tipo pone su grano de arena empezando un esbozo de la teoría. El obrero da su sentido de organización, su tendencia innata a la reunión y unificación. Por sobre todas esas cosas está el ejemplo de las fuerzas rebeldes…”

Ernesto Guevara.

Notas para el estudio de la ideología de la revolución cubana
Octubre de 1960

“…Si no existe la organización, las ideas después del primer momento de impulso van perdiendo eficacia, van cayendo en la rutina, van cayendo en el conformismo, y acaban por ser simplemente un recuerdo.

Ernesto Guevara
Que debe ser un joven comunista
Octubre de 1962

“En la semana del 7 al 14 de enero de ese año, 1919, el combativo proletariado metalúrgico de Buenos Aires movilizó tras de sí a la clase obrera y la población pobre en una huelga general que paralizó la capital de la República. El origen del movimiento se hallaba mucho menos en la influencia del triunfo de Lenin y Trotsky en Rusia que en la miseria de los trabajadores, que ganaban 90 pesos mensuales, menos de la mitad de lo requerido por la familia obrera.[1] El gobierno radical movilizó a la policía y al Ejército, que en colaboración con las bandas fascistas de la Liga Patriótica, organización financiada por los capitalistas, aplastaron sangrientamente al movimiento.

Frente a la fábrica donde se había iniciado la huelga, un destacamento del ejército ametralla a los obreros. Lo comanda un joven teniente, llamado Juan Domingo Perón. Después de haber anegado en sangre las barriadas obreras, el jefe de policía, el destacado dirigente radical Elpidio González, felicita a las tropas en estos términos:

“Felicito al personal de la repartición por la energía y valor demostrados. Debe estar todavía prevenido. Un pequeño esfuerzo y habremos terminado, dando una severa lección a elementos disolventes de la nacionalidad argentina, que es un ejemplo en la historia de noble altivez, y para honor de la patria y de quienes a costa de muchos sacrificios la formaron, legándonos valioso ejemplo de patriotismo que mantenemos como rotunda protesta contra las ideas y sistemas basados en la más baja satisfacción de apetitos materiales”.

Pero la represión no terminó con el aplastamiento de la huelga. Dando un ejemplo de “noble altivez” la policía y las bandas fascistas desencadenaron un progrom sin cuartel, llevando el terror a los barrios judíos. El jefe de policía había ordenado:

“Contener toda manifestación y agrupaciones excepto las patrióticas; las demás deben disolverse sin contemplaciones”.

El proletariado argentino recuerda estas masacres con el nombre de “Semana Trágica”[2]

Dos años después, nuevamente el gobierno de Yrigoyen masacra al proletariado. En el territorio de Santa Cruz los obreros rurales se habían declarado en huelga, ocupando algunas estancias. Un teniente coronel del ejército al mando de dos regimientos de caballería pone a todo el territorio en pie de guerra, dicta una resolución por la cual se fusilaría sin formalidad alguna a toda persona que portase armas, y dirige la represión más brutal que pueda imaginarse. Cientos de obreros fueron detenidos, apaleados y recluidos en dantescos depósitos. De ellos se escogía a quienes señalaban los representantes de las empresas y se los llevaba al campo para fusilarlos. A alguno se les hacía cavar su propia fosa y luego incineraban los cadáveres. Así cayeron cientos de obreros. Cuando el Juez de la región entrevistó a Yrigoyen para relatarle los horrores cometidos y pedirle que se procesara a los responsables, Yrigoyen no quiso hacerlo dijo que

“una medida semejante acarrearía el desprestigio de las fuerzas armadas y que la fe del pueblo en las instituciones debía salvarse a toda costa” [3]

Ya sobre la terminación de su primer periodo presidencial, Yrigoyen dejó establecido con dos firmes trazos el carácter reaccionario del radicalismo desde el punto de vista de la realización de las más elementales tareas democráticas. Aliado a la Iglesia Católica, albacea de la oligarquía y el imperialismo, Yrigoyen ordenó al gobernador radical de Santa Fe que:

“vetara la Reforma Constitucional recientemente efectuada en esa Provincia, por la cual se separaba la Iglesia del Estado y se introducían otras reformas que la hacían la Constitución más democrática del país. El radicalismo se oponía a la separación de la Iglesia y del Estado…”

[Uriburu] “Dictó un decreto confidencial y sumamente ingenioso, estableciendo que el gobierno se haría cargo de todas las deudas privadas de los oficiales del ejército. Todo lo que los oficiales tenían que hacer era informar a su coronel que tenían una deuda; no se requerían detalles ni se formulaban preguntas. Parece que los oficiales supieron aprovechar la ocasión, porque mucho tiempo después los diarios informaban que el decreto le había costado al gobierno más de 7 millones de pesos.”[4]

Milciades Peña
Masas Caudillos y Elíte
La dependencia Argentina de Yrigoyen a Perón

PEQUEÑA BURGUESÍA Y REVOLUCIÓN
[Julio Parra]

[1969]

LA PEQUEÑO-BURGUESÍA

La pequeña burguesía juega históricamente un doble papel en el proceso revolucionario. De un lado, positivo; del otro negativo. Veamos porqué. Como lo señaló Lenin los obreros no sobrepasan espontáneamente los limites del reformismo. Esto es así, por cuanto la explotación y opresión a que se ve sometida su clase no se limita únicamente al terreno económico. Abarca íntegramente todos los aspectos de su vida. A la clase obrera le está vedado el acceso a la cultura, la posibilidad de viajar y conocer las experiencias de otros pueblos, el manejo directo de los elementos teóricos del socialismo.

La teoría revolucionaria, en consecuencia, debe ser llevada a los obreros “desde fuera” de su clase, al menos en la primera etapa de su formación política. Este es el aspecto positivo del rol que juega la pequeña-burguesía en la revolución.

Históricamente es la intelectualidad, de origen generalmente pequeño burgués la que lleva la teoría socialista a los obreros. Así sucedió en Rusia con los primeros círculos de propaganda socialdemócrata que posteriormente dieron origen al Partido bolchevique de Lenin. Así sucedió en China, Corea, Vietnam, Cuba. Así sucede en nuestro país.

Pero la vanguardia obrera paga históricamente un duro precio por este aporte de la pequeña-burguesía. Junto con la teoría revolucionaria, los revolucionarios llevan al movimiento obrero sus características de clase: el individualismo, la pedantería, la vacilación ante las grandes decisiones, la visión política mezquina que los arrastra al sectarismo, al esquematismo, la disputa encarnizada por cuestiones secundarias y rencores personales.

Por esta razón la historia de todos los partidos revolucionarios está signada en sus primeros tiempos en las disputas fracciónales, las escisiones continuas y los debates de poca monta recubiertos de grandes frases retóricas. Por esta razón los partidos revolucionarios sólo alcanzan su madurez cuando la vanguardia obrera penetra profundamente en ellos, imprimiéndoles su sello, transformándolos en verdaderos partidos proletarios.

Se produce entonces un doble proceso de formación dentro del partido revolucionario: de un lado los obreros de vanguardia se elevan a la comprensión de su ideología de clase, que les lleva la intelectualidad pequeño-burguesa. De otro lado, los elementos obreros del Partido exigen a sus camaradas intelectuales la proletarización de su modo de ser y de vivir, obligándolos a romper con su clase. A trabajar, convivir y luchar con las masas, adoptando sus puntos de vista y sus características de clases.

Pero no todos los intelectuales y demás elementos pequeño-burgueses aceptan este rompimiento con su clase, que para ellos significa un duro desgarramiento personal. Muchos de ellos siguen aferrados a sus modos de vida y de ser y se alejan de la revolución en la misma medida que la vanguardia obrera entra en ella. Pero este alejamiento no es meramente personal. Los líderes intelectuales pequeños burgueses pretenden seguir siendo ellos “los auténticos revolucionarios” pretenden mantener el liderazgo teñido de paternalismo de que gozaban durante la situación anterior. Así se han originado históricamente, las distintas tendencias pequeño-burguesas en el seno de la revolución: el sin-partidismo o movimientismo, el reformismo y el sindicalismo; el putschismo o los  militarismos.

Al avanzar el proletariado por la senda de la revolución, grandes sectores de la pequeña burguesía comienzan entonces a cumplir un rol nefasto, un rol propio de su clase: frenar y distorsionar el avance de las masas obreras y populares, que amenaza su modo de vida y sus costumbres pequeño-burguesas dentro de los marcos de la sociedad capitalista.

Muchos comprenden a tiempo su error y retornan al campo proletario. Pero otros no son capaces de hacerlo y continúan cumpliendo su papel negativo. Estos últimos, ante las grandes decisiones, terminan sirviendo abiertamente al enemigo. Así vemos como después de la Revolución Rusa los mencheviques y socialistas revolucionarios de derecha terminaron colaborando con los contrarrevolucionarios blancos y las tropas expedicionarias del imperialismo.

Como en China grupos pequeño-burgueses desprendidos del Partido Comunista colaboraron con Chiang Kai Shek o con el gobierno títere japonés. En Cuba, durante el primer proceso a Aníbal Escalante se descubrió que antiguos elementos del Partido Socialista Popular (PSP o “comunista”) habían llegado hasta a delatar a la policía de Batista a militantes de la agrupación 26 de Julio de Fidel Castro.

Veamos como ha cumplido y como cumple hoy su rol de clase la pequeña-burguesía dentro de las filas revolucionarias, en nuestro país, tanto en su aspecto positivo como negativo.

EL MARXISMO ANTES DE PERÓN

El marxismo llegó a nuestro país cuando ya los organismos internacionales que los sostenían habían degenerado en Europa.

Los primeros grupos marxistas se nuclearon en el viejo Partido Socialista de Juan B. Justo, en plena decadencia de la II Internacional, cuando ya la burguesía europea se había convertido en grandes capitales imperialistas. De este modo, “exportaron” las contradicciones a los países explotados, como el nuestro.

Los Partidos Socialistas Europeos se dejaron tentar por el parlamentarismo burgués y el auge económico anterior a la primera guerra mundial, traicionando abiertamente a su clase.

Con posterioridad a la Revolución Rusa, se funda la III Internacional, expresión de un nuevo ascenso de la clase obrera europea. La burguesía logra, sin embargo capear el temporal y, tras la muerte de Lenin en 1924, el Partido Comunista Ruso, bajo la dirección de Stalin, sufre una grave degeneración burocrática. La III Internacional seguirá el mismo camino, transformándose en un simple apéndice del Partido Ruso.

En nuestro país, el Partido Comunista, fundado en 1918 sólo alcanza fuerza y prestigio cuando ya la internacional es un dócil instrumento en manos de Stalin.

Así, fundan la C.G.T. y alcanzan la dirección del movimiento obrero a mediados de la década del 30, para perderla en los años siguientes ante el embate de una nueva realidad, que son totalmente incapaces de comprender revolucionariamente.

La clase obrera pierde entonces su alternativa de clase. Ante ella sólo aparecen distintas variantes del reformismo burgués o pequeño-burgués; cifrados o no con fraseología marxista. La clase obrera opta entonces por la variante que aparece como más atractiva. La que sostiene el hombre que, desde la Secretaria de Trabajo primero y desde la Presidencia de la Nación realiza a decreto limpio, muchas conquistas por la que los obreros han luchado durante tantos años.

Durante más de una década, el peronismo sepultará bajo el peso de su fuerza numérica todo intento de construir un partido marxista-leninista independiente.
Dentro del marco que le prestan los distintos acontecimientos internacionales una cuestión aparece clara, como balance de estos primeros 80 años de marxismo en la Argentina: la intelectualidad pequeño-burguesa ha sido incapaz de comprender a la clase obrera concreta con que tenía que moverse. Ha fracasado en su intento de construir un auténtico partido proletario en nuestro país. El enfrentamiento entre una y otra clase en las elecciones de 1946 es la expresión más dramática de este desencuentro.

EL MARXISMO BAJO PERÓN

“Los grupos minúsculos que no pueden ligarse a ningún movimiento de masas no tardan en ser presa de la frustración. No importa cuanta inteligencia y vigor puedan poseer, si no encuentran aplicación práctica para una y otra cosa están condenados a malgastar su fuerza en disputas escolásticas e intensas animosidades personales que desembocan en interminables escisiones y anatemas mutuos. Una cierta dosis de tales riñas entre sectas, ha caracterizado, por supuesto, el progreso de todo movimiento revolucionario. Pero lo que distingue al movimiento vital de la secta árida, es que el primero encuentra a tiempo, y la segunda no, la saludable transición de las disputas y las escisiones a la auténtica acción política de masas”.

Esta cita de Isaac Deutcher “Trotsky, el profeta desterrado”, le calza como un guante a los grupos marxistas de la Argentina peronista y los primeros años post peronistas.

Obligados a nadar contra la corriente, estos grupos se alejan más y más de la clase obrera, son cada vez más incapaces de comprenderla y actuar sobre ella, terminando por naufragar en riñas domésticas.

Sólo un grupo se salva de la inercia total: es el que se nuclea en el Partido Comunista. Pero su fuerza -la escasa fuerza que logran mantener- no es la auténtica fuerza de la clase obrera, sino una fuerza artificial. La fuerza del aparato, impulsado y sostenido desde Moscú, siguiendo paso a paso los vaivenes de la política de Stalin y sus sucesores.

La clase obrera, sin embargo toma poca cuenta de estas luchas subterráneas. La mayoría de los obreros vive al peronismo como “su” gobierno y goza despreocupadamente las conquistas obtenidas en los ministerios peronistas, sin imaginar lo que aguarda al final de este camino: la revancha gorila del 16 de setiembre.

EL MARXISMO DESPUÉS DE PERÓN

El balance de este período es más negativo que el anterior: la intelectualidad pequeño-burguesa se enfrenta abiertamente a la clase obrera peronista, colabora con los partidos burgueses opositores.

Sólo a partir de 1955, por tortuosos y difíciles caminos, comienzan los intelectuales marxistas a entrar en contacto con la vanguardia obrera. Vanguardia obrera que también va surgiendo lentamente, por caminos difíciles y tortuosos, tentando distintas experiencias.

Una de estas experiencias es el “peronismo de izquierda” o “entrismo en el peronismo”. Las numerosas variantes de esta experiencia significan la integración de algunos marxistas intelectuales que “entran” al movimiento peronista para trabajar sobre la clase obrera que permanece en él y algunos obreros que por esta vía se elevan a la comprensión -no del todo cabal- de su ideología de clases.

La limitación de esta política es su carácter oportunista. No da una batalla ideológica contra la influencia burguesa en el movimiento obrero y su tesis de conciliación de clases. Sin embargo hay que anotar en el haber de estas tendencias el haber logrado avances políticos importantes de algunos sectores obreros.

El destino común de estos grupos es que lograron éxito a pesar suyo: cuando sectores obreros bajo su influencia avanzaron ideológicamente se alejaron de ellos buscando nuevos caminos, una salida de clase ideológicamente independiente. Pero repetimos, muchas de las semillas que ellos arrojaron “al voleo”, cayeron en terreno fértil y dieron sus frutos.

Por otro lado, tenemos la actividad de distintos grupos intelectuales marxistas -muchos desprendidos del Partido Comunista- que intentaron acercarse a la clase obrera proclamando francamente sus ideas socialistas. Su destino fue similar al anterior: ayudaron a avanzar a sectores de la clase obrera, pero fueron rebasados por ese avance y desaparecieron o vegetan en la inercia.

Las mejores experiencias, en ambos casos, fueron realizadas por los grupos que abrazaron francamente el camino de la lucha armada.

Ya a partir de 1955 y mucho más después de la Revolución Cubana en 1959, los mejores hombres entre todos los grupos marxistas o marxistoides comprendieron que la única vía de acceso al poder era el enfrentamiento frontal y directo al régimen, con las armas en la mano.

Como todos los precursores de una nueva forma de combate cometieron muchos errores y sucumbieron ante el enemigo. Pero abrieron el camino al posterior desarrollo de la lucha armada en la Argentina. Pusieron para siempre en el orden del día revolucionario el tema de la violencia revolucionaria, que tanto repugnaba y repugna a los reformistas de todo pelaje.

Surgió así la experiencia de Uturunco y los grupos terroristas del peronismo, la de Ángel Bengochea y la del Ejército Guerrillero del Pueblo dirigido por Jorge Ricardo Massetti, el nombre de todos ellos, sus primeros combatientes armados que cayeron luchando, no se borrará jamás de la memoria del pueblo. Ellos, con aciertos y errores, abrieron el camino de la guerra revolucionaria en nuestro país.

El balance de este período, que para nosotros abarca desde el 16 de setiembre de 1955 hasta el 29 de mayo de 1969, es mucho más positivo que el de los anteriores. La pequeña burguesía revolucionaria comienza a cumplir el aspecto positivo de su papel histórico. Titulándose peronistas o proclamando abiertamente su ideología, grupos marxistas comienzan a acercarse a la clase obrera, llevando a ellas las ideas socialistas.

Sectores obreros minoritarios pero muy activos, comienzan a elevarse a la comprensión de su ideología de clase, ligándose a estos grupos intelectuales y ayundando a proletarizarlos. El conjunto de la clase obrera, por otra parte, desarrolla amplias movilizaciones contra el régimen capitalista, utilizando todavía los métodos tradicionales de organización y lucha -sindicatos, fundamentalmente- pero elevando cada día más su comprensión de las nuevas necesidades.

Esa lucha tiene su propio ritmo, con avances y retrocesos, pero mirada de conjunto con la visión retrospectiva que ahora nos permite la historia, señala un proceso de avance hacia el gran período de guerra de clases en el que hemos entrado. Los mejores hombres, en fin, de esta vanguardia intelectual y obrera, empuñan las armas y libran las primeras escaramuzas de la guerra revolucionaria contra el enemigo de clase.

DESPUÉS DE MAYO

A partir de mayo de 1969, se abre una etapa nueva en el proceso revolucionario argentino. En rigor de verdad, todos los elementos que caracterizan esta nueva etapa venían dándose desde algún tiempo antes. Pero es muy difícil precisar en el tiempo, en que momento caduca un proceso viejo y en qué momento nace uno nuevo, o, como afirmaba Mao Tse-tung, en qué momento lo nuevo nace, de lo viejo. Por otra parte esos distintos elementos se desarrollaron en forma desigual, cada uno con su propio ritmo. Por lo tanto, es legítimo tomar la explosión de Mayo como el momento que deslinda claramente una etapa de la otra.

La etapa del estancamiento del movimiento obrero de la etapa del alza revolucionaria de las masas. La etapa del reformismo pequeño-burgués de la etapa de la toma de conciencia proletaria de las masas. La etapa del pacifismo de la etapa de la guerra revolucionaria.

Estos son precisamente los elementos característicos de la nueva etapa: amplia y sostenida alza del movimiento de masas, avance ideológico, desarrollo de la violencia revolucionaria y su transformación en lucha armada directa.

¿Qué papel juega en este proceso la pequeña burguesía revolucionaria? En este período de transición que constituye los años inmediatamente anteriores y posteriores a mayo se ve con nítida claridad el doble papel de la burguesía revolucionaria que mencionábamos al principio.

De un lado, elementos pequeño-burgueses radicalizados han jugado un activo y positivo rol en la aparición y desarrollo de este proceso. De otro lado, esos mismos elementos pequeño-burgueses radicalizados originan todo tipo de desviaciones en el camino de las masas, resistiéndose a avanzar con decisión por la senda que ellos mismos han contribuido a abrir.

Veamos ambos aspectos con más detalles. En el plano de la acción de masas, debemos señalar dos aportes de la pequeña-burguesía revolucionaria. El primero es el permanente fermento que han llevado al seno de las masas la intelectualidad revolucionaria y el movimiento estudiantil. El segundo, el papel de verdadero detonante que jugó el movimiento estudiantil en las luchas de mayo.

Sin embargo, las masas obreras y populares tienen su propia dinámica, su propio ritmo, mucho más vivo que el de la intelectualidad y el estudiantado.
En la medida en que la clase obrera va asumiendo el liderazgo de las luchas populares, el papel de los intelectuales y estudiantes en las movilizaciones pasa cada vez más a segundo plano.

Por otra parte, no debemos olvidar que es precisamente en la efervescencia del movimiento estudiantil donde las tendencias pequeño-burguesas de izquierda encuentran su caldo de cultivo.

Tras el espejismo de circunstanciales liderazgos, los dirigentes de la pequeña-burguesía revolucionaria se rodean fácilmente de adeptos en el movimiento estudiantil, pretendiendo luego trasplantar ese liderazgo al seno de la clase obrera. De tal manera las características de clase de la pequeña burguesía renacen constantemente al calor del movimiento estudiantil, adquiriendo nuevo empuje y nuevas raíces.

Así sucedía antes de mayo del 69 y así continua sucediendo. La diferencia radica en que la influencia que los grupos pequeño-burgueses “estudiantiles” tienen fuera del ámbito de la universidad, es cada vez menor.

Lo mismo sucedió en el plano ideológico durante el corto liderazgo en las luchas populares, la pequeña burguesía revolucionaria fue el único puente entre la teoría marxista-leninista -relegada por el stalinismo y sus sucesores a las bibliotecas y museos- y las masas proletarias y populares.

Pero en la medida que la clase obrera avanza ideológicamente a grandes pasos, en la medida que los obreros de vanguardia muestran una avidez creciente por la lectura y el estudio serio de la teoría revolucionaria y las grandes experiencias de la revolución mundial; se produce una verdadera resurrección proletaria de los grandes pensadores y dirigentes marxistas.

Ese renacer de la práctica revolucionaria, no se conforma con el marxismo de segunda mano que cultivan con gran deleite intelectual muchos marxistas pequeño-burgueses. La artesanía intelectual de este pensamiento, originado en Europa y Estados Unidos para deslumbrarnos a los subdesarrollados resulta a todas luces insuficiente para resolver los grandes problemas de la revolución Argentina y Latinoamericana. Resurgen en toda su estatura las obras de Marx, Engels, Lenin, Trotsky, Mao Tse-tung; los aportes invalorables de la revolución vietnamita, coreana y cubana; la lúcida humanidad del Che.

La clase obrera argentina se reencuentra con el marxismo y nuestros intelectuales retornan confusos a sus bibliotecas tratando angustiosamente de comprender lo que sucede a su alrededor. Más clara aún resultan las vacilaciones y la confusión de la pequeña burguesía revolucionaria en el terreno de la lucha armada. Hombres como Massetti o Bengochea fueron capaces de señalarnos el camino cuando este era aún oscuro y difuso. Pero muchos de sus sucesores vacilan hoy desgarrados en un mar de contradicciones. Acostumbrados al paternal liderazgo de los grupos pequeño-burgueses que empuñan las armas en nombre de todo el pueblo, no aciertan a comprender el hecho cierto de que centenares de manos obreras se tienden a tomar el fusil del Che. Esto es algo que los toma de sorpresa, que rompe sus esquemas preconcebidos y no aciertan con los medios para poner las armas en ávidas manos.

COMBATIR LAS DESVIACIONES PEQUEÑO-BURGUESAS

Sintetizando nuestro análisis, podemos señalar tres notables desviaciones que pueden trabar y distorsionar el desarrollo del movimiento revolucionario de las masas: el sindicalismo, el militarismo y el sin-partidismo.

Las tres tienen un rasgo común: son típicamente pequeño-burgueses. Reflejan la vacilación, la mezquindad, la falta de audacia política de una clase condenada por la historia a oscilar permanentemente entre los dos grandes actores de la lucha de clases: la burguesía y el proletariado.

El militarismo o putschismo, reflejan un modo de paternalismo pequeño-burgués, su confianza autosuficiente en su propia fuerza y la subestimación del papel dirigente de la clase obrera en el proceso revolucionario. Se caracteriza por una tendencia a dejar de lado o despreciar el papel de las masas en la guerra revolucionaria.

Consideran guerra revolucionaria únicamente a los enfrentamientos directos librados por grupos armados contra las fuerzas enemigas, sin comprender que también forman parte insustituible de esa guerra los combates librados por las masas desarmadas con los múltiples recursos que el ingenio popular pone en sus manos. No comprenden que la guerra revolucionaria sigue en una clara línea de desarrollo: la lucha de las vanguardias armadas y las masas desarmadas marcha al principio por caminos paralelos, pero al ir avanzando el proceso, ambos caminos se van entrecruzando por múltiples brazos; hasta que hacia el final de la guerra el camino es uno solo, ancho y seguro; el pueblo en armas enfrentando como un solo hombre al enemigo de clase.

Esta concepción militarista se refleja en el terreno militar propiamente dicho en los siguientes aspectos: sobreestimación del aparato ultraclandestino cuidadosamente montado y subestimación de las masas, la mejor cubierta y el mejor aparato de que pueden disponer los revolucionarios. Falta de una línea de masas para las acciones armadas, dejando de lado aquellas que pueden movilizar inmediatamente al pueblo para realizar únicamente aquellas que concurren a la formación del aparato: armas, dinero, documentación, etc. Es casi innecesario decir que la guerra librada por el pueblo vietnamita está demostrando cuál es la concepción correcta y cuál es la concepción equivocada en este campo. Como dice el periodista Wilfred Burchett en su libro “Por qué triunfa el Vietcong”:

“Las unidades que comenzaron su carrera militar en 1959 preparando trampas de púas alrededor de las aldeas, se convirtieron más tarde en batallones veteranos que atacaron las ciudades a fines de enero de 1968, o que hicieron pedazos las unidades escogidas de paracaidistas de Estados Unidos en la batalla de Dark To, en noviembre de 1967”.

En el error contrario cae el reformismo y su error más frecuente, el sindicalismo. Consiste en despreciar el papel de la lucha armada, negándola o posponiéndola para un futuro incierto. Consiste en confundir las luchas políticas de las masas con sus reivindicaciones económicas. Y pretender reemplazar el papel del partido a través de los sindicatos. Las “sectas áridas” que mencionábamos citando a Deutcher, caen con frecuencia en este error. Ante la inexistencia de un partido revolucionario fuerte y maduro, carecen de la decisión proletaria para construirlo. La timidez política propia de la pequeña-burguesía prefiere elegir el camino aparentemente más corto, que un teórico de café sintetizó como “las tesis de las rueditas”. El partido es una pequeña rueda, que mueve un engranaje más grande, los sindicatos y estos, a su vez, mueven a las masas.

Nada más falso. El partido revolucionario no necesita de ningún intermediario para dirigirse a las masas con su propaganda y agitación política y su actividad organizadora. El partido no renuncia a ninguna de las necesidades de las masas. Trabaja, convive, estudia y lucha con ellas, tomando todas sus necesidades. Participa en todos los organismos que las masas se dan para defender sus reivindicaciones inmediatas, incluidas los sindicatos y luchando por orientarlos y dirigirlos políticamente.

Pero menos que a ninguna otra, puede el Partido renunciar a satisfacer la necesidad mayor de las masas. Que es justamente tener un partido proletario de vanguardia que las dirija y las oriente en la lucha por un Gobierno Obrero y Popular, en la lucha por el socialismo. Partido que renuncia asimismo, no merece existir.

La contrapartida de aquella política reformismta “sindicalista” es el aventurerismo sindical, sectario y ultraizquierdista. Como asignan a los sindicatos las tareas del partido, le impiden a estos cumplir las suyas propias. Los sindicatos y otros organismos son por naturaleza amplios y abiertos. Deben esforzarse por organizar y dirigir a las más amplias masas, lanzándolas al combate contra el enemigo de clase a partir de sus reivindicaciones inmediatas.

Precisamente es la orientación revolucionaria del Partido la que permitirá elevar estas luchas al plano político transformándolas en auténticas luchas de clase. Al mismo tiempo esta orientación revolucionaria permite a los sindicatos utilizar las tácticas más flexibles en el cumplimiento de sus objetivos, sin capitular a las tendencias extremistas de los sectores burocráticos.

Los “sindicalistas revolucionarios” o “revolucionarios sindicalistas”, en consecuencia, traban el movimiento de masas por partida doble: rebajan el papel del partido, pretendiendo asignárselo a los sindicatos y al mismo tiempo impiden que estos últimos cumplan su función específica.

La tercera tendencia pequeño-burguesa en el proceso revolucionario es el sin-partidismo o movimientismo. Que niega la función histórica del partido revolucionario, utilizando a la ligera un remanido argumento acerca de los errores del Partido Comunista Soviético. Según esa concepción la burocratización del Partido Comunista Bolchevique, de la III Internacional y de todos los Partidos Comunistas del mundo no es un fenómeno histórico específico. No nace de condiciones concretas de la Unión Soviética y Europa en determinada época de la historia, sino que es una condición ineludible de toda formación del partido. La organización del partido, por naturaleza, conduce a la burocratización, es sectaria y provoca rechazo de las masas. Tal la concepción que en el fondo significa la capitulación de la pequeña-burguesía al espontaneísmo de las masas. La renuncia a la tarea ardua y paciente de construir un partido proletario, integrando al socialismo científico con el movimiento obrero.

A las tres expresiones descritas, que son las más comunes de las que revisten las desviaciones pequeño-burguesas en el seno del movimiento revolucionario, cabe agregar una cuarta: el reformismo burgués liso y llano. Esta variante en la que encontramos organizaciones como el Partido Comunista o sectas como “La Verdad” consiste en la introducción directa del reformismo burgués en el seno de las masas populares, ligeramente recubierto de una fraseología marxista-leninista.

Apoyándose aparentemente en el marxismo, estas organizaciones reivindican el pacifismo burgués, pretenden llevar al pueblo por los falsos caminos de “la salida electoral” y combaten abiertamente a los revolucionarios auténticos, tachándolos de “ultraizquierdistas”.

A través de estas desviaciones, la pequeño-burguesía como clase, lleva la lucha de clases al seno del movimiento obrero, a la vanguardia proletaria y a las masas.

En otros términos, los elementos pequeño-burgueses que se incorporan a la lucha revolucionaria, pero que se niegan a abrazar consecuentemente el camino proletario, capitulan frente a su propia clase y por su intermedio, las presiones sociales de la burguesía y demás sectores hostiles,  se introducen en el movimiento revolucionario trabándolo y obstaculizándolo.

Al calor de estas concepciones suelen multiplicarse las siglas políticas que confunden al movimiento de masas. El obrero que busca la salida socialista ya no puede distinguir un volante de otro más que por la firma y no entiende la razón de tantas disputas y escisiones entre sectas áridas. Y el obrero tiene razón. Su clase necesita una alternativa clara frente al enemigo. Un solo, sólido, fuerte y maduro partido proletario que dirija a la clase obrera y las masas populares a la conquista del poder. La multiplicidad de las siglas proporciona a muchos intelectuales el sueño del partido propio, pero no ayuda al obrero a luchar por su clase.

El Partido Revolucionario de los Trabajadores luchó contra estas tendencias pequeño-burguesas en su propio seno, pagando el duro precio de la disputa y la escisión para poder arrojar de sus filas a quienes no estaban dispuestos a marchar con firmeza en el camino revolucionario, de la organización socialista y proletaria.

Estas disputas y escisiones nos han dejado sin embargo al menos un saldo positivo, el de la experiencia y la firme decisión de transitar el camino que va de la secta árida al movimiento político concreto, activo y vital.

Invitamos a todos los revolucionarios consecuentes a marchar por el mismo camino. A sumar esfuerzos para construir el partido proletario revolucionario maduro que la clase obrera argentina necesita para dirigir la guerra revolucionaria hacia el poder obrero y popular, hacia la construcción del socialismo.

A combatir las tendencias pequeño burguesas en nuestras filas incorporando a ellas a los obreros de vanguardia y proletarizando a los elementos intelectuales honestos y consecuentemente revolucionarios.

A liquidar toda influencia ideológica de las clases enemigas en nuestro seno eliminando las concepciones erróneas de la pequeña burguesía, correa de transmisión de las concepciones burguesas que sostienen la sociedad capitalista.

Cada paso que demos en tal sentido, será una paso sólido en dirección a la victoria.

[1] Estadísticas de Huelgas,  p.21

[2] Oddone, Jacinto. La Burguesía Terrateniente Argentina  286-95. Bs. As., 1936.

[3] Luna, Félix, Yrigoyen, p. 259. Raigal, Bs. As., 1954

[4] White, John W., Argentina. The Life Story of a Nation  p. 161. The Viking Press, New York, 1942.

[5] [Luis Ortolani]. Este trabajo apareció en los números 54 y 55 de “El Combatiente”. Vease: De Santis Daniel. Documentos…A Vencer… Eudeba. 1998 y edic. post .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s