LA IGNORANCIA ES EL CONTINENTE DE LA CALUMNIA

La IgnoranciaLeer

«…La fuerza propulsora de la historia, incluso de la religión, la filosofía, y toda otra teoría, no es la crítica, sino la revolución»

«El comunismo no es un estado que debe implantarse, un ideal al que haya de sujetarse la realidad. Nosotros llamamos comunismo al movimiento real que anula y supera el estado de cosas actuales.»

«Las circunstancias hacen al hombre, en la medida en que éste hace a las circunstancias.»

La Ideología Alemana

«[…] La transformación revolucionaria de la sociedad o el hundimiento de las clases en pugna».

«La guerra civil más o menos oculta que se desarrolla en el seno de la sociedad existente”

Manifiesto Comunista

«la dialéctica […] Es el azote de la burguesía y de sus portavoces doctrinarios, porque en la inteligencia y explicación de lo que existe abriga a la par la inteligencia de su negación, de su muerte forzosa; porque, crítica y revolucionaria por esencia, enfoca todas las formas actuales en pleno movimiento, sin omitir, por tanto, lo que tiene de perecedero y sin dejarse intimidar por nada. »

Al instalar Marx —en sus Tesis sobre Feuerbach— la categoría de praxis como eje de su filosofía, ya no es posible volver, en su nombre, a posiciones filosóficas que quedan superadas justamente con dicha categoría. Ni el objeto puede ser ya considerado al margen de la subjetividad humana, fuera de su actividad —concepción del materialismo metafísico y, en general, de todo materialismo vulgar—, ni la actividad de la que el objeto es producto puede entenderse —como hace el idealismo— como mera actividad espiritual, aunque se trate de la actividad de la conciencia humana.

“Por medio de la praxis la filosofía se realiza, se vuelve práctica, y se niega, por tanto, como filosofía pura, a la vez que la realidad se vuelve teórica, en el sentido de que se deja impregnar por la filosofía.
Así, pues, el paso de la filosofía a la realidad requiere la mediación de la praxis.”

“…en la esfera de la praxis revolucionaria no hay propiamente campo para una praxis imitativa, pero sí para una asimilación creadora —que no tiene nada que ver con la mera imitación de lo que, como revolución, es el acto social creador por excelencia—.

LA PRAXIS BUROCRATIZADA

La praxis mecánica o reiterativa en la vida social tenemos que buscarla en otros dominios, en aquellos en los que se da justamente lo que no encontramos en una verdadera revolución, a saber: el divorcio total entre lo interior y lo exterior, entré la forma y el contenido. La exterioridad o formalización de la práctica es el rasgo más característico del burocratismo. La forma, extraída de un proceso anterior, se aplica mecánicamente a un nuevo proceso. Y puesto que, al burocratizarse una actividad práctica, la ley que rige se convierte en una ley a priori extraña a su contenido, la actividad burocratizada puede repetirse hasta el infinito con tal de llenar la forma que preexiste al contenido y al margen del proceso práctico mismo. En la práctica burocrática, o, más propiamente, burocratizada, los actos prácticos no son sino el ropaje o cáscara con que se reviste una forma que existe ya como un producto ideal acabado. Al hablar de práctica burocratizada no estamos caracterizando una forma específica de praxis, con un objeto propio; no nos referimos, por supuesto, a la actividad específica y legítima de un cuerpo de funcionarios, sino a un tipo de praxis social-estatal, política, cultural, educativa, etcétera, ejercida de un modo burocrático. En este sentido, son formas de una praxis degradada, inauténtica, que se halla en el polo opuesto a la praxis creadora y que, por tanto, es incompatible con ella.

La praxis se burocratiza dondequiera que el formalismo o el formulismo domina, o, más exactamente, cuando lo formal se convierte en su propio contenido. En la práctica burocratizada el contenido se sacrifica a la forma, lo real a lo ideal y lo particular concreto a lo universal abstracto. Estos rasgos los hallamos justamente en la práctica estatal cuando se degrada en práctica burocratizada. Sin darle propiamente esta denominación que nosotros hemos acuñado, Marx, al criticar la concepción hegeliana de la burocracia, deja entrever lo que es una práctica burocratizada al caracterizarla, lapidaria pero certeramente con estas palabras: «[…] Dar lo formal como contenido, y el contenido como formal». Lo burocrático es lo formal, lo irreal. Por ello, dice también Marx: «El ser real es tratado según su ser burocrático, según su ser irreal.»

La violencia se organiza y estructura como violencia potencial presta a convertirse en acto. Esta violencia organizada, o violencia potencial dispuesta a realizarse en cuanto lo exigen los intereses de clase a cuyo servicio está, es el Estado.

En la sociedad dividida en clases antagónicas, la violencia es la razón última del Estado: violencia en acto cuando así lo exige su carácter de órgano de dominación de una clase sobre otra, o violencia potencial cuando el Estado puede asegurarse esta dominación, o el asentimiento a los intereses de clase por otras vías no coercitivas. Pero, en todo Estado de clase, ella es la razón última, como violencia en potencia dispuesta siempre a convertirse en acto.

En la sociedad basada en la explotación del hombre por el hombre, como es la sociedad capitalista actual, la violencia no sólo se muestra en las formas directas y organizadas de una violencia real o posible, sino que también se manifiesta de un modo indirecto, y aparentemente espontáneo, como violencia vinculada con el carácter enajenante y explotador de las relaciones humanas. Tal es la violencia de la miseria, del hambre, de la prostitución o de la enfermedad que ya no es la respuesta a otra violencia potencial o en acto, sino la violencia misma como modo de vida, porque así lo exige la propia esencia del régimen social. Esta violencia callada causa mucho más víctimas que la ruidosa violencia de los órganos coercitivos del Estado…”

Adolfo Sánchez Vázquez- Filosofía de la praxis

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s