WALTER BENJAMIN Y EL IDEALISMO POSTMODERNO

Leer y descargar en pdf Aquí: Walter Benjamin y el idealiso postmoderno

TESIS VIII

La tradición del oprimido nos enseña que el estado de emergencia en que vivimos no es la excepción, sino la regla. Debemos llegar a una concepción de la historia acorde con este hallazgo. Entonces reconoceremos claramente que nuestra tarea es traer al frente el verdadero estado de emergencia. Esto mejorará nuestra posición en la lucha contra el fascismo. Una razón por la que el fascismo tiene posibilidades de darse es que, en nombre del progreso, quienes se oponen a él lo tratan como si fuera una norma histórica. El asombro de que las cosas que estamos experimentando ocurran aún en pleno siglo XX no es filosófico. Este asombro no es principio de conocimiento, a menos que sea el conocimiento de que la visión de la historia que lo hace posible es insostenible.

La critica postmoderna (podríamos llamarla también eclecticismo culturalista ‘neonietzcheano’) supone contradicción (y la entiende como impugnación absoluta) siempre que necesita negar la dialéctica.

Día y noche (que rigen la vida de casi todos los animales de la tierra) son “concepciones binarias de la realidad…” –afirman–, “son percepciones sensoriales”. “Hombre y mujer –sentencian– son conceptos culturales…” La historia misma es cuestión “de relato”, “de discurso” y cosas por el estilo. Se trata entonces de construir “otros relatos”, “tantos como sea posible…” Claro que las hormonas y los niños despedazados en las guerras de rapiña de medio oriente resultan siempre en abstracciones… Resultados dramáticos del ‘fanatismo religioso’.

Las “ideologías” resultarían oscuros espejismos en los que se debate el Ser, ahistórico, aislado, completo, estático, es decir completamente alienado. Sin embargo el presente desde el que la historia de la lucha de los hombres y los pueblos oprimidos nos devuelve la palabra de Benjamin es el del estado de excepción.

El de Benjamin, no es un presente inmanente, sino trascendente. El sujeto de ese futuro es la encarnación del hombre oprimido, de todas las edades de la humanidad. (El ‘mesías’, que no es –se hace– sujeto sino como acción, como fenómeno)

Todo lo que vive está en contradicción, (también el lenguaje) “todo lo que existe debe perecer…” ¿nada nuevo no es cierto? Sin embargo en la ópera del eterno retorno y de la historia sin razones, la demoledora critica a la socialdemocracia alemana (y al mismo tiempo al DIAMAT stalinista) de Benjamín, se transfunde y se confunde con mesianismo tecnocrático pequeño-burgués. El súper hombre nietzscheano, saluda desde la mesa del banquete que sirvieron sobre el mantel del contrato social, firmado por quien sabe que conde francés, y del que nadie a conseguido nunca fotocopia, ni fotografías…

¿Porqué pequeño burgués? porque es apologético y posibilista. Porque es anticomunista.   Porque (como lo han intentado durante los últimos setenta años con Gramsci) supone poder extirpar el ‘procedimiento crítico’, de sus fundamentos y razones políticas. Es negatividad pasiva, ideología que se niega a si misma, y que niega la subjetividad como potencial creador y como fuerza objetiva. Niega al fin y al cabo, las variables históricas cuantitativas y cualitativas.

En oposición a un supuesto “determinismo económico positivista”, que se apresuran a condenar como “inherente al marxismo”, fundamentan su metafísica, “antimaterialista”, sin realidad histórica, su tiempo sin tiempo, su precaria, acomodaticia y transitoria filosofía de la historia sin geografía y sin sujetos.

Dice Benjamin:

TESIS X

“Los temas que la disciplina monástica asignaba a los frailes para la meditación fueron diseñados para apartar a éstos del mundo y sus asuntos. Los pensamientos que estamos desarrollando tienen un origen parecido, [se refiere obviamente al stalinismo y la socialdemocracia alemana, no a Marx a quien cita textualmente más adelante en la Crítica al Programa de Gotha] Cuando los políticos, en quienes la oposición al fascismo había puesto su esperanza, ceden y confirman su fracaso [léase, aniquilamiento de los espartaquistas, “Juicios de Moscú”, guerra fascista a la República Española, acuerdo Ribbentrop-Molotov] engañando a su propia causa, la observación atenta desentraña la implicación política de las trampas con que los traidores habían embaucado a sus seguidores. Esta observación reconoce entonces que la fe necia de los políticos en el progreso, su confianza en la ‘base de masas’, y, finalmente, su integración servil en un aparato incontrolable, [obviamente el Estado burgués] son tres aspectos de la misma cosa. Lo que da una idea del alto precio que nuestro pensamiento tendrá que pagar por una concepción de la historia que evita cualquier complicidad con el pensamiento al cual estos políticos [“la casta” de “gerentes burgueses” en estricto lenguaje marxista] se siguen adhiriendo.” [léase el ‘historicismo’ liberal-burgués, y la conciliación de clases]

El criterio de Verdad, que es a fin de cuentas –la verdad política–, la Verdad “a contrapelo”, (pero no cualquiera sino la de los blanquistas) fundamental en las Tesis sobre el concepto de la historia, desaparece del análisis. (expresamente hablamos de “Concepto de” la historia, no Filosofía de la historia)  Así, de ese modo, desaparece La Historia del Pensamiento militante. Desaparece Walter Benjamín, el Humanista, –el hombre–, y se transforma en una patética anécdota de su propia muerte. Cinismo y crueldad. Condición de clase, en cada biografía revolucionaria escrita para los medios de manipulación masivos.

El suicidio de Benjamin, es casi una alegoría del suicidio del gobierno del frente popular francés, el mismo gobierno que entregó casi un millón de españoles republicanos, al hitlerismo, después de haber traicionado la confianza de los antifascistas del mundo entero.

Desaparece el trabajo esclavo como razón fundamental de los centros de exterminio nazi-fascista. Desaparecen las complicidades. Desaparecen los ejércitos mercenarios, desaparecen los cruzados y los tiranos, desaparece El Odio, y El Terror y así, todo puede resumirse a Tragedia. En realidad desaparece la voluntad política de los oprimidos. Y sobretodo, –esto es fundamental–, desaparece el sujeto revolucionario, desaparece la organización (y la historia de esas formas de organización) para la resistencia a esa opresión. Sin embargo, ‘el mesías’ de Benjamín se parecía mucho más a Lenín y a los ejércitos soviéticos, que lo que nuestros comentaristas académicos pueden aceptar.

Para negar la lucha de clases como centro gravitacional de la historia, necesitan negar al Walter Benjamín declaradamente materialista histórico, pero antitotalitario, antipositivista; por eso no se atreven a ahondar en la idea clave del “momento de peligro”. La historia resulta entonces una sucesión de hechos arbitrarios sin sentido, no existe destino, ni sentido de la historia, solo “acontecimientos” y “conceptos”. La tarea del historiador podría resumirse  entonces como filosofía teórico-especulativa. El medioevo.

Disputar “poder” y “Empoderar”, resultarían sinónimos de cualquier tipo de intervención… (basta con ponerle nombres nuevos a la misma perversión). Ideología es siempre “espejismo” y “Falsa consciencia”. La Política desaparece. Se trataría entonces (como programa político) del retorno a un estado de inocencia originario, –la pubertad de la razón–. La “igualdad” en la precariedad del presente, un idealismo voluntarista de la inconsciencia, que niega toda determinación objetiva.

Pero no es cierto; –es decir que es Falso–; sugerir que “el Benja” imagine un universo común al modo romántico liberal, imagine Comunidad como Utopía, –fuera de la realidad política–, fuera del devenir histórico.

Para él, el “marxismo” como ya hemos dicho, no es una filosofía de la historia. Tampoco puede ser tan solo un programa político, ni un “marco teórico” como gustan decir los  repetidores de aforismos de segunda mano.

Pero sobretodo, lo que el marxismo no es ni para Benjamin, ni para los marxistas militantes, es una comprensión liberal, ‘individualista’ (en todos los sentidos del termino) de la Existencia. Y por eso Benjamín aparece transfigurado como un renegado, porque “es pensando” por liberales antidialécticos de la academia burguesa, cuando en realidad sus Tesis expresan con lenguaje literario, apenas un esbozo de crítica al ‘historicismo’, –un momento, en la búsqueda intelectual de un pensador heterodoxo, resistiendo a la embestida neokantiana y neohegeliana, “historicista” y al “sovietismo” totalitario y “desarrollista” del stalinismo.

La figura del autor de “Las tesis…”, es asimilable a la de un cura rojo, siempre un militante de la causa de la clase obrera, un socialista revolucionario. Su Historia no solo es la historia de los Otros, (los Vencidos, pero nunca derrotados), sino la incesante búsqueda de la Verdad (la Verdad Concreta) de los pobres de la tierra, es decir –lo que es lo mismo– el Autogobierno de las mayorías explotadas y oprimidas.

Ya no es un viejo maestro ajedrecista jorobado el que mueve la marioneta, o hace sonar las campanadas a la hora establecida, sino un simple y terrenal mecanismo electromecánico. Un asunto en fin, en el que ni el Dios cristiano, ni los dioses babilónicos, ni los dioses germánicos, (ni cualquiera de los otros), tuvieron ni tendrán nunca ninguna intervención.

Nunca, nunca jamás, (ni Walter, ni nosotros) agradeceremos por los relojes, ni por los curas. Los modernos brujos de la mentira ad hominem, los laicos pastores de la resignación y el desamor, los metafisicos del café con leche, custodian el mundo imaginario y brutal en el que deambulan, murmurando su existencia de animales dométicos.

Walter Benjamin, su nombre nunca será asociado al conformismo. Su palabra, su memoria, nunca será bestia de carga, ni animal de gallinero. El testimonio de su vida habita el futuro de la conciencia. Nosotros, los Otros, custodiamos la memoria del tiempo.

“Ni siquiera los muertos estarán seguros si ese enemigo vence y ese enemigo no ha dejado de vencer…”

 
ORGa
La Oficina Revolucionaria Galáctica

HIJOS

Red Mundial
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s