EL DESIERTO DE LA OLIGARQUÍA

Leer y Descargar en pdf Aquí: El desierto de la oligarquía
roca-hoja-1Nota del diario de la familia Rajneri el 26 de mayo de 1979
rio-negroNota del diario de la familia Rajneri el 16 de septiembre de 2016
e-bullrich-2
El gobernador Alberto Berretines, la encubridora de desapariciones forzadas, apremios ilegales y delitos de lesa humanidad: Ministra de Educación y “Derechos y Humanos” de la provincia de Río Negro, Mónica Silva (con especialización pedagógica en Miami, USA), el ex Secretario de Políticas Universitarias menemista Juan Carlos Del Bello (responsable de la implementación de la Ley de Educación Superior de las transnacionales, actual rector de la Universidad “apolitica” de Río Negro y otros notables enemigos del pueblo argentino.

“Por una nueva Campaña del Desierto”

Página 12
Viernes, 16 de septiembre de 2016

En una de las sedes de la Universidad Nacional de Río Negro, el ministro de Educación dijo que “esta es la nueva Campaña del Desierto pero sin espadas, con educación”. Después intentó aclarar.

“Esta es la nueva Campaña del Desierto, pero sin espadas con educación”. La frase del ministro de Educación, Esteban Bullrich, al inaugurar el Hospital Escuela de Veterinaria de la Universidad Nacional de Río Negro logró, por lo menos, desconcertar al auditorio. No fue la única: “Sin profesionales que multipliquen lo que hacemos, no sirve de nada porque no estaríamos poblando este desierto”, dijo y trató de alcarar “ustedes hacen que no sea un desierto”.

Hace poco más de un mes, Bullrich había dicho que Soy Roca, la biografía de Félix Luna sobre el ideólogo y ejecutor del exterminio de los pueblos originarios es uno de sus libros de cabecera. Quizás esa inspiración sumada al escenario, Choele Choel, la ciudad fundada en 1879 durante la llamada Segunda Campaña al Desierto, inspiró el breve discurso del ministro ante la invitación del gobernador Alberto Weretilneck. La inmediata reacción de repudio en las redes sociales generó otra aclaración.

En medio de una rueda de prensa Bullrich tuvo que volver sobre su analogía: “Me refiero a ese proceso histórico, del avance en un territorio que no estaba conquistado, ocupado. Ahora, a partir de una construcción distinta con la educación, los pueblos originarios tienen que ser reconocidos, hay que trabajar con ellos para que haya una cultura común y no la aniquilación para que (una cultura) predomine”, dijo.

“Luego enumeró:

“podemos hacer los canales de riego. Podemos aumentar las hectáreas a producir. Podemos generar los avances sanitarios necesarios, pero sin profesionales que multipliquen eso que hacemos no sirven de nada. Porque no estamos poblando este desierto. Ustedes hacen que esto no sea un desierto y eso es lo más lindo. Y nosotros vemos gente que necesita apoyo”.

Luego, ante la consulta por la polémica frase, explicó que:

“el ruido que se ha generado es porque esa conquista fue con la espada y tenemos que hacerla con la educación, para que el progreso en la región se de en forma sustentable”.

Otras fuentes

Audio Aquí:

CIRCULAR DE LA SOCIEDAD RURAL ARGENTINA

“Siendo un deber de todo ciudadano prestar su auxilio y cooperación a los gobiernos, siempre que se ocupen de la seguridad y bienestar de las sociedades que dirigen, la Corporación que presido no ha titubeado ni un momento en encargarse de la compra de mil quinientos caballos que el Excmo. Gobierno Nacional necesita urgentemente.

“La Comisión Directiva de la Sociedad Rural no ha trepidado ni un solo momento en tomar a su cargo tan importante comisión porque ha creído que aceptándola trabaja en el sentido de favorecer los intereses rurales que tiene el deber de promover…”

José Martínez de Hoz, Presidente. 4 de Julio de 1870

Dios en su infinita misericordia ha proporcionado a estos indios un medio eficacísimo para redimirse de la barbarie y salvar sus almas: el trabajo, y sobre todo la religión, que los saca del embrutecimiento en que se encontraban.”

Monseñor Fagnano, Cura Católico. 1872 (aprox.)

“La conquista es santa; porque el conquistador es el Bien y el conquistado, el Mal. Siendo Santa la conquista de la Pampa, carguémosle a ella los gastos que demanda, ejercitando el derecho legítimo del conquistador”.

Diario “La Prensa”, 16 de octubre de 1878

“Estamos como nación empeñados en una contienda de razas en que el indígena lleva sobre sí el tremendo anatema de su desaparición, escrito en nombre de la civilización. Destruyamos, pues, moralmente esa raza, aniquilemos sus resortes y organización política, desaparezca su orden de tribus y si es necesario divídase la familia. Esta raza quebrada y dispersa, acabará por abrazar la causa de la civilización. Las colonias centrales, la Marina, las provincias del norte y del litoral sirven de teatro para realizar este propósito.

La ola de bárbaros que ha inundado por espacio de siglos las fértiles llanuras ha sido por fin destruida. A mi juicio el mejor sistema de concluir con los indios, ya sea extinguiéndolos o arrojándolos al otro lado del río Negro, es el de la guerra ofensiva, que es el mismo seguido por Rosas, que casi concluyó con ellos…”

Carta de Julio A. Roca a Adolfo Alsina.

“Tenemos seis mil soldados armados con los últimos inventos modernos de la guerra, para oponerlos a dos mil indios que no tienen otra defensa que la dispersión ni otras armas que la lanza primitiva.”

“Sellaremos con sangre y fundiremos con el sable, de una vez y para siempre, esta nacionalidad argentina, que tiene que formarse, como las pirámides de Egipto, y el poder de los imperios, a costa de sangre y el sudor de muchas generaciones.”

Julio A. Roca

“Es necesario (…) ir directamente a buscar al indio en su guarida, para someterlo o expulsarlo, oponiendo enseguida, no una zanja abierta en la tierra por la mano del hombre, sino la grande e insuperable barrera del río Negro, profundo y navegable en toda su extensión, desde el océano hasta los Andes…”

Mensaje y Proyecto presentado por Julio A. Roca al Congreso de la Nación. 14 de Agosto de 1878

“El éxito más brillante acaba de coronar esta expedición dejando así libres para siempre del dominio del indio esos vastísimos territorios que se presentan ahora llenos de deslumbradoras promesas al inmigrante y al capital extranjero.”

Julio Argentino Roca. Informe al Congreso de la nación . 1879

“Nosotros sabemos que el indio es como el tero, en un lado pega el grito y en otro pone los huevos. Los vimos que estaban en el río, entonces nos fuimos a la toldería y nos hicimos de un botín de ganado, y chusma…”

Conrado Villegas

“El gobierno va a desconceptuarse por completo si no hace algo por castigar hechos de esta naturaleza, salvajes y bárbaros. Sobre todo la impunidad produce la repetición de los crímenes y es posible que si las fuerzas nacionales, hoy fusilan 60 indios prisioneros, o un coronel deja que se pase a degüello 30 guardias nacionales, poco tiempo después se asesinarán a familias enteras, se fusilarán a los indios, mujeres y niños. Para evitar la repetición de tales hechos es preciso moralizar con el castigo y aplicar con imparcial severidad la pena de la ley”.

Bartolomé Mitre. Editorial en el diario “La Nación”

Los indígenas han probado ser susceptibles de docilidad y disciplina. En lugar de masacrarlos para castigarlos sería mejor aprovechar esta cualidad actualmente enojosa. Se llegará a ello sin dificultades cuando se haga desaparecer ese ser moral que se llama tribu. Es un haz bien ligado y poco manejable.

Rompiendo violentamente los lazos que estrechan los miembros unos con otros, separándolos de sus jefes, sólo se tendrá que tratar con individuos aislados, disgregados, sobre los cuales se podrá concretar la acción. Se sigue después de una razzia como la que nos ocupa, una costumbre cruel: los niños de corta edad, si los padres han desaparecido, se entregan a diestra y siniestra. Las familias distinguidas de Buenos Aires buscan celosamente estos jóvenes esclavos para llamar las cosas por su nombre.”

Ingeniero Trevelot

“pregunte a los señores senadores por Tucumán ¿Cuántos indios hay hoy en aquella provincia? ¡Tribus enteras pueblan los ingenios de azúcar de aquella provincia! Puede revisar el señor senador en los cuerpos de línea cuántos indios salvajes perturbadores del orden público están hoy convertidos en elementos de orden, de paz, fraternizando con el soldado de quien ayer era el mejor enemigo y vistiendo en vez del chiripá, el uniforme de nuestro ejército, se encuentran por centenares. Puede preguntar a nuestras familias cuántos indios de chusmas se encuentran en el hogar de cada una confundidos con los demás miembros de  ella. Y cuántos se encuentran diseminados en Martín García? Y se va a encontrar de que éste es el resultado de la campaña.”

Manuel Pizarro, senador Roquista

“Privados del recurso de la pesca por la ocupación de los ríos, dificultada la caza de la forma en que lo hacen, que denuncia a la fuerza su presencia, sus miembros dispersos se apresuraron a acogerse a la benevolencia de las autoridades, acudiendo a las reducciones o a los obrajes donde ya existen muchos de ellos disfrutando de los beneficios de la civilización. No dudo que estas tribus proporcionarán brazos baratos a la industria azucarera y a los obrajes de madera, como lo hacen algunos de ellos en las haciendas de Salta y Jujuy.”

General Victorica, sobre la “conquista del Chaco”

“En 1884, el Gobierno compra en La Pampa cuatro leguas de tierra para establecer un fuerte. Los paga 5.165 pesos con 85 centavos la legua. Dos años antes, el Gobierno las había vendido a un particular a 500 pesos la legua. ¿En dos años diez veces más su precio?…”

Alvaro Yunque, “Calfucurá. La conquista de las Pampas”

 

“El ejército argentino, siendo uno de los más deficientes y atrasados, es el más caro del mundo (…). El resultado económico de este desorden es notable. Mientras que el soldado alemán cuesta 199 pesos fuertes por año y el francés 189, el argentino cuesta 521 y mucho más en tiempo de guerra, y sufre como ninguno y en todo tiempo, todo género de necesidades y miserias”

“El principal agente de la rápida extinción fue la persecución despiadada y sin tregua que les hicieron los estancieros, por medio de peones ovejeros quienes, estimulados y pagados por los patrones, los cazaban sin misericordia a tiros de Winchester o los envenenaban con estricnina, para que sus mandantes se quedaran con los campos primeramente ocupados por los aborígenes. Se llegó a pagar una libra esterlina por par de orejas de indios. Al aparecer con vida algunos desorejados, se cambió la oferta: una libra por par de testículo.”

[Se cita una arenga del coronel Nicolás Levalle a las tropas de fronteras estacionadas en Guaminí, publicada el 30 de junio de 1876 por el diario “Eco del Azul”]

“No tenemos yerba, no tenemos tabaco, no tenemos azúcar, en fin estamos en la última miseria”.(…) “Imagínese usted a un soldado mal vestido, casi desnudo, al raso completamente, en medio de los rigores de un invierno harto cruel, sin lumbre que calentara sus miembros ateridos, y más que todo sin el alimento necesario a la conservación de sus fuerzas, imagínese todo esto digo, y tendrá una idea más o menos exacta de lo que acá se ha sufrido.”

Álvaro Barros ex comandante de fronteras al Congreso nacional, en la “campaña de Alsina”. 1876.

“Al ver después despilfarrada la tierra pública, comercializada en concesiones fabulosas de treinta y más leguas, daban ganas de maldecir la conquista lamentando que las tierras no se hallasen aún en manos de los caciques Renque Curá o Saihueque”

Comandante Prado, miembro de las “tropas expedicionarias”

 EL “INDIO EXTRANJERO APÁTRIDA”

“Si agregamos que el extremo norte del país, gran parte de Santa Fe, Santiago del Estero y Chaco estaban en poder del belicoso indio aborigen, fácil es comprobar que la porción civilizada donde la nación hacía efectiva su soberanía era sólo un tercio de su territorio porque en el resto dominaban o se disputaban palmo a palmo, tribus salvajes con el agravante de que muchas de ellas no eran nativas de esas tierras, sino de la Araucania chilena”.

Walther “Conquista del desierto”

“Si por amor a mi patria no suprimiera algunas páginas enteras de la administración públicas en las fronteras y de la conducta de muchos comerciantes, se vería que algunos de los feroces alzamientos de los indios fueron la justa  represalia de grandes felonías de los cristianos, que los trataban como a bestias y los robaban como si fueran idiotas…”

Estanislao Zeballos

roca-hoja-0

“ENTREGA DE INDIOS”

“Los miércoles y los viernes se efectuará la entrega de indios y chinas a las familias de esta ciudad, por medio de la Sociedad de Beneficiencia.”

Diario “El Nacional”

“Llegan los indios prisioneros con sus familias. La desesperación, el llanto no cesa. Se les quita a las madres sus hijos para en su presencia regalarlos a pesar de los gritos, los alaridos y las súplicas que hincadas y con los brazos al cielo dirigen las mujeres indias. En aquel marco humano, unos se tapan la cara, otros miran resignadamente al suelo, la madre aprieta contra el seno al hijo de sus entrañas, el padre se cruza por delante para defender a su familia de los avances de la civilización.”

Diario “El Nacional”

“las razas inferiores, felizmente, han sido excluidas de nuestro conjunto orgánico; por una razón o por otra, nosotros no tenemos indios en una cantidad apreciable, ni están incorporados a la vida social argentina.”

Joaquín V. González. discurso en la Cámara de Senadores, 1913

“El camino que recorríamos era entre toldos de los indios que el gobierno había recluido en un reformatorio. En esa reducción creo que se encontraba la mayoría de los indios de la Patagonia. El núcleo más importante estaba en las cercanías de Valcheta. Estaban cercados por alambre tejido de gran altura, en ese patio los indios deambulaban, trataban de reconocernos, ellos sabían que éramos galeses del Valle del. Algunos, aferrados del alambre con sus grandes manos huesudas y resecas por el viento, intentaban hacerse entender hablando un poco de castellano y un poco de galés: “poco bara chiñor, poco bara chiñor” (un poco de pan señor)

“(…) Al principio no lo reconocí, pero al verlo correr a lo largo del alambre, con insistencia gritando “bara, bara” me detuve cuando lo ubiqué. Era mi amigo de infancia, mi hermano del desierto con quien tanto pan habíamos compartido. Este hecho me llenó de angustia y pena mi corazón. Me sentía inútil, sentía que no podía hacer nada para aliviar su hambre, su falta de libertad, su exilio, el destierro luego de haber sido el dueño y señor de las extensiones patagónicas y estar reducidos en este pequeño predio. Para poder verlo, y teniendo la esperanza de sacarlo, le pagué al guardia 50 centavos que mi madre me prestó para comprarme un poncho, el guarda se quedó con el dinero y no me lo entregó. Sí pude darle algunos alimentos que no solucionarían la cuestión.

Tiempo más tarde regresé con dinero suficiente dispuesto a sacarlo por cualquier precio y llevarlo a casa. Pero no me pudo esperar: murió de pena al poco tiempo de mi paso por Valcheta”

John Daniel Evans, colono de la “Colonia 16 de octubre”, ahora conocida por su nombre gales “Trevelin” (“El pueblo del molino”) muy cerca de la localidad de Esquel. en su libro “El Molinero”, donde relata su viaje desde Trevelin hasta Cármen de Patagones

“Hay, Para que le voy a contar, porque a mi me contaba mi abuelita porque ellos se escaparon de la guerra, pobrecita sabía llorar mi abuelita, sabía llorar cuando se acordaba. Ella dice que se escaparon allá cuando los tenían a todos como animales, dice que los juntaban, los tenían como para toreo. Una galleta le solían dar a la semana… sabía llorar mi abuelita, lloraba, se acordaba. Y cuando se juntaban todos esos ancianos que se escaparon que vinieron de la guerra se conversaban ellos y lloraban cuando se acordaban se juntaban cuando había señalada y se largaban a conversar. Decían como los ataban, cuando los arreaban, dice que arreaban las personas las que iban así embarazadas cuando iban teniendo familia le iban a cortar el cogote del chico y la mujer que tenía familia iban quedando tirao, los mataban. Venían en pata así a tamango de cuero de guanaco, así decía mi abuela. Los llevaban al lugar donde los mataron a todos, de distintos lados, los que se escaparon llegaron para acá. Dios quiera que nunca permita eso de vuelta. Mi abuela salió así de noche, con otra compañera se escapó de la guerra porque los tenían juntos dice que los pastoreaban como animales, los vigilaban, de tantos que había por ahí salía alguno, de alguna manera se escaparían. Disparaban para un lado. Ella me sabía conversar todo, lloraba, después volvía a conversar, mi abuelita. (…) cuando la sacaron dice que era chiquita cuando pasaron primero pasaban eso que sacaban los chicos, quitaban a los chicos; y la madre de ella dice que la querían llevar y no la llevaron por que antes se ponían una que le llaman el killa, un killa , una cosa ancha, dice que ella estaba sentada y la puso debajo de un killa, la madre de ella y pasaron así dice que le querían levantar a ella a la rastra y no se levantó la madre de ella, porque la tenía abajo. Así sabía conversar mi abuela pobrecita.”

Florentino Nahuelquir de la comunidad Cushamen. 1992

“Contaba la abuela que los habían agarrado los… los de antes… cuando hubo los cautivos, nosotros éramos jóvenes, cuando nos contaba, solía llorar la abuela (A su abuela la hicieron cautiva a la edad de 10 años) Una tropa como animales se lo llevaban. El regimiento le llevaba, contaba que lo habían todo, como un animal, cuando hubo ese cautivo, cansaba la señora, cuando no podía más le cortaban las tetas. Ella fue cautiva, la abuela mía era cautiva, argentina, y después cuando lo cautivaron vino a salir después… ahí, se vino a salir, disparó, salió, se vino para acá, e hizo familia. Solía llorar mi abuela.”

Laureana Nahueltripay. 1997

“Pero lo agarraron (a Sayhueque) todo y los llevaron;  los llevaron a la provincia, los llevaron a pie. Los arriaron todo la toldería, los llevaron, los que cansaban los mataban ahí. Los llevaron a Buenos Aires.”

Avilé 1997

“A mi abuela la cautivaron y la llevaron a Buenos Aires, se entregaron los viejos de ella y cuando se entregaron dice… como trabajaba esa gente mujeres y niños, meta pala haciendo zanjas dice que cuando lo llevaba el que se cansaba lo mataba ahí y listo, a pata le llevaban a pata, a los muchachitos los mataron por el hacer daño y el juego, se cansaban los muchachitos y los mataban y listo, los ponían a asar igual que a un cordero… Los tenían en Buenos aires, encerrados, en un regimiento dice que estaban así en guardia de los milicos los encerraban en el cuartel y los sacaban caminando arriando como animal. Hacían campamento donde hacía la tarde nomás.

Cuando un pariente de mi abuela se escapó de allá de la guerra y el salvó, lo dejaron herido pero se salvó, dice que cuando vio que se retiraron un poco los que andaban matando gente se rodó par allá donde había un canalcito y se metió ahí, fue rodando. Y después cuando al rato aparecieron de vuelta otra vez y dice que “ahora no me salvo, ahora me van a matar” dice que venían a recorrer los matones, encontraron otros muertos, como diez muertos dice que había y él estaba calladito, arrulladito, pasaron al lado de él y no le vieron nada.”

Mauricio Fermín, Comunidad Vuelta del Río, 2005

“Lo que jode es que uno, años que ya no habla, no? (…) pero uno queriéndose acordar tiempo mío, la forma que hemos andado nosotros, que alcancé conocer (…) Yo me acuerdo cuando conversaba mi padre lloraba cuando se acordaba; la forma que anduvieron ellos… de a pie… los arriaron como animales así hasta Buenos Aire (…) uno si se cansaba por ahí, de a pie todo, se cansaban lo sacaban el sable lo cortaban en los garrones. La gente que se cansaba e iba de a pie. Ahí quedaba nomá, vivo, desgarronado, cortado. Y eso claro, muy triste, muy largo también; hay que tener corazón porque… casi prefiero no contarlo porque es muy triste (…) un primo del se cansó, no pudo caminar más, y entonces agarraron lo estiraron las dos pierna y uno lo… lo capó igual que un animal. Y todo eso… a mí me… casi no tengo coraje de contarla” [Se refiere a una charla con la viuda de José Torres]

“La vieja me explicó una vuelta que ellos estaban en el mismo Apeleg (…) en la confluencia, ahí dice que lo agarraron; y ahí lo arriaron todo; habían como sesenta cuando lo agarró la policía; (…) entonces no hicieron muerte ninguno y lo arriaron nomás, los llevaron para Trelew. (…) de Senguer a Trelew (…) caminando de a pie, parte, alguno a caballo, y así. Y ahí dice que al que cansaba alguno, y lo sacaban el sable y le cortaban el garrón; y se quedaba sentao y áhi se moría y lo dejaban, y lo otro iban siguiendo adelante nomá. Dice que lo trataban igual que un animal; ella, la vieja, por eso largó a llorar y no lo quise hablar má. Lo que dice… ella dice.. un hermano de ella se cansó, no podía caminar y lo pegaron un sablazo, no pudo caminar ése; entonce agarraron el sable y lo cortaron el garrón, atrás, un hachazao así. Ese … entonces la vieja empezó a llorar y esto no lo quise conversar más”

Enrique Perea, médico de la Patagonia, publica en 1989 sus conversaciones con Félix Manquel. Este también describe aquellos sucesos posteriores a la conquista militar:

”primero atropellaron a mi abuela y yo me disparé, me  escondí, y bueno agarró la policía y los turcos, Breide fue, lo atropelló y lo agarró así, va y lo agarró no se con que cosa la manearon así de las dos patas a mi abuelita, la finada abuela Carmen, la manearon así y yo lo estaba viendo porque estaba atrás de una mata de álamo. Yo lo estaba viendo, estaba mi abuelita, viene el otro que estaba arriba del camión y la agarró de los dos brazos y la levantó y la dejaron arriba en un rincón y con el otro empezaron a acarrear las pilchas, lo que tenía en la cocina, le abrieron la puerta de las pieza y bueno, le sacaron todo y yo iba a venir, espere que salga el camión para allá mi abuelita iba a los gritos”

Fidelina Huiliao, Comunidad Vuelta del Río (sobre los hechos ocurridos en 1937)

“eso no es de ahora, eso viene haciendo de años y años, desde que nuestros abuelos, nuestro padre (…) estamos ahí, siempre luchando por la tierra, reclamando eso y las autoridades dentro de eso, combaten siempre de desalojarlo a nosotros, pero yo digo por qué motivo, porque nosotros estamos ahí, nos dejo nuestros abuelos, nuestro padre, nuestra madre, nos dejó en ese lugar, yo reconozco que tenemos un cierto derecho de estar ahí, no tienen por qué desalojar. Y por eso estamos luchando, hemos resistido y vamos a seguir resistiendo lo que se pueda.”

Segunda Huenchunao, Comunidad Vuelta del Río

 

CONTRA EL IMPERIALISMO Y LA OLIGARQUÍA

¡LUCHAMOS PARA VENCER!

 ¡FUERA EL GOBIERNO FASCISTA!

 ¡NO OLVIDAMOS!

¡NO PERDONAMOS!

¡NO NOS RECONCILIAMOS!

HIJOS

Red Mundial
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s