LUMUMBA Y EL NEOCOLONIALISMO

Jean Paul Sartre. LUMUMBA Y EL COLONIALISMO, en pdf

JEAN PAUL SARTRE [1]

I

LA EMPRESA

Lumumba y Fanon: dos grandes muertos que representan el África. No sólo sus respectivas naciones: todo el continente. Al leer sus escritos, al descifrar sus vidas, se los podría tomar por dos rivales encarnizados. Fanón, martiniqués, biznieto de esclavos, abandona un país que en esa época aún no ha tomado conciencia de la personalidad antillesa y sus exigencias. Adhiere a la rebelión argelina y combate, negro, entre musulmanes blancos: arrastrado junto a ellos a una guerra atroz y necesaria, adopta el radicalismo de sus Hermanos, deviene el teórico de la violencia revolucionaria y subraya en sus libros la vocación socialista del África: sin reforma agraria y sin nacionalización de empresas coloniales, la independencia es una palabra vana. Lumumba, víctima del paternalismo belga –ninguna élite, ningún fastidio–, no posee, a pesar de su vasta inteligencia, la cultura de Fanon; mas parece, en cambio, tener sobre éste la ventaja de trabajar sobre su propio suelo en la emancipación de sus hermanos de color y de su país natal. Mil veces ha dicho que el movimiento por él organizado, y cuyo jefe incontestado llegará a ser, tendría el carácter de no violento y, a despecho de las provocaciones o de algunas iniciativas locales que siempre desaprobó, fue por la no violencia que el M. N. C. se impuso. En cuanto a los problemas de estructura, Lumumba definió claramente su posición en ocasión de sus conferencias para Presencia Africana: “Nosotros no tenemos opción económica”. Quería significar que las políticas –independientes, centralismo– tenían la prioridad, que era necesario lograr la descolonización política para crear los instrumentos de la descolonización económica y social.

Ahora bien, estos dos hombres, lejos de combatirse, se conocía y se amaban. Fanón me ha hablado a menudo de Lumumba y, tan prontamente en guardia cuando un partido africano se mostraba vago o reticente sobre los cambios de estructura, jamás reprochó a su amigo congolés trocarse, incluso involuntaria-mente, en el hombre de paja del Neo-colonialismo. Por el contrario, veía en Lumumba el adversario intransigente de todas las restauraciones de un imperialismo embozado. Sólo le reprochaba –y se adivina con cuánta ternura– esa inalterable confianza en el hombre que fue su pérdida y su grandeza. “Se le daban, me ha dicho Fanon, pruebas de que uno de sus ministros lo traicionaba. Iba a buscarlo, le mostraba los documentos, los informes y le preguntaba: “¿Eres un traidor? Mírame en los ojos y responde”. Si el otro negaba sin bajar la vista, Lumumba concluía: “Está bien, te creo”. Pero esta inmensa bondad que los europeos llamaban ingenuidad, Fanón la consideraba nefasta en la ocasión: considerándola en sí misma, Fanón estaba orgulloso de ella, veía allí un rasgo fundamental del hombre africano. Muchas veces me ha dicho este teórico de la violencia:

“Los negros somos bondadosos; tenemos horror a la crueldad. Mucho tiempo he creído que los africanos no combatirían entre sí. ¡Y bien!, la sangre negra corre, los negros la hacen correr, manará aún mucho tiempo: los blancos se van pero sus cómplices, armados por ellos, están entre nosotros; la última batalla de los colonizados contra el colono será a menudo la batalla de los colonizados entre sí”.

Lo sé: el doctrinario veía en la violencia el destino ineluctable de un mundo que se libera; pero el hombre, en profundidad, la odiaba. Las divergencias y la amistad indican, a un tiempo, las contradicciones que asuelan el África y la necesidad común de superarlas en la unidad panafricana. Y cada uno de ellos reencuentra en sí mismo estos problemas desgarrantes y la voluntad de resolverlos.

Sobre Fanon, todo está por decirse. Lumumba, más conocido, guarda, a pesar de todo, diversos secretos. Nadie ha intentado de verdad descubrir las causas de su fracaso[2] ni por qué el gran capital y la banca se han encarnizado contra un gobierno que nunca dejó de repetir que no tocaría los capitales invertidos, que nunca dejó de solicitar nuevas inversiones. Para eso servirán los discursos que siguen[3]: permitirán comprender por qué, a pesar de la moderación de su programa económico, el líder del M.N.C. era considerado un compañero de armas por el revolucionario Fanon y un enemigo mortal por la Société Générale.

Se le ha reprochado hacer doble, triple juego. Ante un público exclusivamente congolés, se desencadenaba; sabía calmarse si descubría blancos en el auditorio, hábilmente alternaba el calor y el frío; en Bruselas, ante auditorios belgas, se tornaba prudente, encantador, y su primer cuidado era asegurar, tranquilizar. Nada de esto es falso, pero puede decirse otro tanto de todos los grandes oradores: juzgan rápidamente a su público y saben hasta dónde pueden llegar. El lector, por otra parte, verá que si de un discurso a otro la forma cambia, el fondo no. Sin duda, Lumumba evolucionó: el pensamiento político del joven autor de “Le Congo, terre d’avenir, est-il menacé?” –escrito en 1956–, no es el del hombre joven y maduro que funda el M.N.C., pudo soñar un momento –ya diremos por qué– con una comunidad belgo-congolesa; a partir del 10 de octubre de 1958, su opinión está formada y declarada, y ya no cambiará; la independencia se convierte en su único objetivo.

Lo que más varía –en función del público– es su apreciación de la colonización belga. A menudo insiste en sus aspectos positivos –con tanta complacencia, a veces, que se creería escuchar a un colono–: valorización del suelo y del subsuelo, obra educacional de las misiones, asistencia médica, higiene, etc. ¿No llega incluso, una vez, a agradecer a los soldados de Leopoldo II haber librado al Congo de los “salvajes árabes” que practicaban la trata de negros? En esos casos se desliza por encima de la sobreexplotación, el trabajo forzado, las expropiaciones de la propiedad de la tierra, los cultivos obligatorios, el analfabetismo deliberadamente mantenido, las represiones sangrientas, el racismo de los colonos: se contenta con deplorar los abusos de ciertos administradores. Otras veces el tono cambia, como en el discurso grabado el 28 de octubre de 1959 y, sobre todo, el 30 de junio de 1960, la famosa respuesta al Rey Baudoin:

“Nuestras heridas son demasiado frescas y demasiado dolorosas aún para que podamos expulsar de nuestra memoria lo que fue nuestra suerte durante ochenta años de régimen colonialista”, (etc.)

¿Habla el mismo hombre? Por cierto. ¿Miente? Seguramente no. Pero de esas dos concepciones opuestas de la obra “civilizadora” de Bélgica, hay que decir que si nos descubre ora una, ora la otra, es porque ambas coexisten en él y traducen la contradicción profunda de lo que es necesario denominar: su clase. La explotación colonial, a pesar suyo, ha dotado al Congo de estructuras nuevas. Para usar palabras admitidas, se cuenta, en la década del 50, un 78 % de “consuetudinarios”, paisanos sometidos a las jefaturas y a las luchas tribales, contra un 22 % de extra-consuetudinarios, cuya mayoría habita en las ciudades. La administración puede ya poner todo su celo en mantener a la población en la ignorancia, que lo mismo es imposible impedir el éxodo rural, la proliferación urbana, la proletarización y, en el seno de los extra-consuetudinarios, una cierta diferenciación nacida de las necesidades de la economía colonial: una pequeña burguesía congoleña de empleados, funcionarios y comerciantes está en vías de formación. Esta magra “élite” –ciento cincuenta mil personas sobre catorce millones– se opone a los campesinos obstinados en sus rivalidades y tradiciones, dirigidos por ”jefes” vendidos a la administración, y también a los obreros, a veces violentos pero que, careciendo de verdadera organización revolucionaria, no tienen aún sino una conciencia de clase muy embrionaria. La posición de la “pequeña burguesía” negra es altamente ambigua, desde un comienzo, porque cree extraer provecho de la colonización y este mismo provecho la pone en condiciones de medir la iniquidad del sistema. En verdad sus miembros –la mayoría muy joven, puesto que es un producto reciente de la evolución colonial– son reclutados por las grandes sociedades o por la administración; no existen aún personas de treinta años que sean pequeño burguesas de nacimiento. El padre de Lumumba fue un campesino católico; a los seis años lo llevó a los campos, y fueron los misioneros pasionistas quienes decidieron que el niño iría a la escuela; más tarde, a los trece años, serán los misioneros protestantes quienes se harán cargo de él. En todo esto el papel del padre y del niño parece nulo. Emile Lumumba desaprobó a su hijo cuando, a los trece años, éste se pasó a la misión sueca, más ¿qué podía hacer? Todo ha sido decidido al margen de ellos; los padres católicos querían hacer del niño un catequista, los suecos, más prácticos, quieren darle un oficio que le permita cambiar su condición de campesino por la de asalariado y vivir en su propio país, en una de las aglomeraciones urbanas que los blancos han creado, como auxiliar de los colonos. La infancia de Patricio ha sido rural: es conocida la abominable miseria del campesino negro; sin las organizaciones religiosas que lo tomaron a su cargo, esa miseria sería su lote, su único horizonte. ¿Comprendió en seguida que las misiones son los agentes reclutadores del colonato? No, sin duda. ¿Vio que la condición de vida rural es, directa o indirectamente, el producto de la explotación colonial? Tampoco: hacia la época de su nacimiento, la administración ha medido las desventajas de la coacción demasiado descubierta y del trabajo forzado. Intenta interesar al campesino en la producción, estimula la propiedad individual. Patricio toma la miserable independencia de su padre en la soledad del paisaje congolés por un estado natural: lejos de ser sus responsables, los blancos aparecen como los buenos señores que lo arrancarán de ese estado. Debió recibir Patricio, en esa época, extrañas luces sobre su situación: la fe cristiana es el tributo que los jóvenes congoleses pagan a las Iglesias que les enseñan a leer. Los sacerdotes le dieron una feroz ambición de conocer su miseria por sus causas y, simultáneamente, el deseo de resignarse a ella. En un poema ha expresado, más tarde, esa contradicción:

“Pour te faire oublier que tu étais un homme / On t’apprit á chanter les louanges de Dieu / Et ces divers cantiques, en rythmant ton calvaire / Te donnaient l’espoir en un monde meilleur / Mais en ton cœur de créature humaine, tu ne demandais guère / Que ton droit a la vie et ta part de bonheur”[4]

La religión prosterna al tiempo que emancipa. Y luego ofrece la salvación: el mundo mejor no es nada más que una coartada, pero al menos se está obligado a enseñar que se entrará en él por el mérito y no en función del color de la piel. Sea el que fuere el esfuerzo de numerosos sacerdotes por enmascararlo, el igualitarismo del Evangelio conserva en las colonias su valor disolvente. No sólo obra sobre los catecúmenos sino, a veces, sobre el misionero mismo: sea que hayan deseado prevenir un Congreso del Partido Socialista de la metrópoli, sea por convicción, sea por ambas razones a la vez, los misioneros de Scheut aprobaron en 1956 el manifiesto de Ileo, un “evolucionado” de treinta y siete años que reclamaba la independencia –a largo plazo– del Congo. Cuando Patricio, a los dieciocho años, deja las malezas por la localidad de Kindu, como empleado de la compañía Symaf, se trata al mismo tiempo de un caso muy general del éxodo rural y de la etapa capital de una “toma de conciencia”. El joven campesino que ha leído a Rousseau y a Víctor Hugo descubre súbitamente la ciudad; su nivel de vida se transforma radicalmente; iba a la escuela con rudimentarios atavíos indígenas, un simple taparrabos, ahora va al trabajo con traje europeo; vivía en una choza, un tugurio, ahora vive en una casa y gana suficiente dinero como para traer a su novia Paulina, que luego será su mujer. Trabaja frenéticamente. Los blancos fingen sorprenderse de su celo: los congoleses, dicen de ordinario, son perezosos. Estos colonos obtusos no comprenden que la famosa “pereza indígena”, mito cultivado en todas las colonias, es un forma de resistencia pasiva, el sabotaje de un jornalero sobreexplotado. El frenesí de Patricio, por el contrario, lo coloca por un tiempo en la categoría de los que más tarde serían llamados “colaboracionistas”. Este hijo de campesino es, ahora, un “evolucionado”; pretende una “tarjeta de matriculación” y la obtiene difícilmente –sólo hay ciento cincuenta matriculados en todo el territorio– gracias a la intervención de los blancos: esto quiere decir que apuesta por ellos; ha tomado conciencia de su propia importancia y de la importancia de la joven “élite” que se forma en todas partes. Los “evolucionados” forman una capa social que engorda lentamente y que es auxiliar indispensable de las grandes compañías y de la Administración. Negro, Patricio Lumumba extrae su potente orgullo de sus funciones, de la instrucción recibida, de los libros leídos, de la desconfianza vagamente teñida de deferencia con la que los blancos lo rodean. En esta extraordinaria y común metamorfosis piensa cuando expone, más tarde, los beneficios de la colonización.

Pero su toma de conciencia es doble y contradictoria: al mismo tiempo que goza de su ascenso, de la benevolente estima de sus jefes, sabe que ya, desde los veinte años, ha alcanzado su cénit. Por encima de todos los negros, permanecerá para siempre por debajo de todos los blancos. Puede, seguramente, ganar más, llegar a ser, después de un aprendizaje, empleado de correos de tercera clase, en Stanleyville. ¿Pero qué? Con el mismo valor y por el mismo trabajo, un empleado belga ganará el doble; además Lumumba sabe, después de sus vertiginosa partida, que la liebre se ha convertido súbitamente en tortuga: necesitará ochenta años para alcanzar la primera clase, en la cual permanecerá hasta la jubilación. Ahora bien, este rango subalterno es ocupado normalmente por el europeo, que puede esperar elevarse a los más altos empleos. En la fuerza pública ocurre lo mismo: el grado más alto que puede alcanzar un negro es el de sargento. También ocurre lo mismo en el sector privado. Los blancos lo han elevado hasta el punto que desearon y luego lo mantienen allí: su destino está en manos ajenas. Experimenta su condición en el orgullo y en la alienación. Vislumbra, más allá de su situación personal, la lucha de clases desnuda; escribirá a los 31 años: “existe un verdadero duelo entre los empleadores y los empleados respecto a los salarios”. Pero el asalariado de los “evolucionados” no es el proletariado: las reivindicaciones de Lumumba se fundan en la conciencia de su valor profesional –como las de los anarco-sindicalistas europeos del fin de siglo– y no sobre la necesidad, que funda en todas partes las exigencias de los proletarios y del subproletariado. En la misma época, descubre –sobre todo en Leopoldville– que ha sido mistificado: su “matriculación”, tan penosamente obtenida, lo separa de los negros sin asimilarlo a los blancos. El matriculado, exactamente como los “no evolucionados”, no tiene derecho a entrar en la ciudad europea, a menos que trabaje en ella; tampoco escapa al toque de queda; reencuentra a los “no evolucionados” cuando hace sus compras en la ventanilla especial reservada a los negros; es igualmente víctima, en toda ocasión, en todo lugar, de las prácticas segregacionistas. Ahora bien, cabe destacarlo, el racismo y la segregación son para Patricio una experiencia nueva: hizo en la jungla la de la desdicha y la subalimentación, pudo adivinar que la verdad de las colonias es la sobreexplotación; pero el racismo no apareció demasiado, por falta de contacto entre negros y blancos: el paternalismo dulzón de los misioneros pudo ilusionarlo; descubrió las prácticas de discriminación en la ciudad, allí son ellas las que constituyen la vida cotidiana del colonizado. Entendámonos: el proletariado abrumado, subpagado, sufre mucho más la sobreexplotación que la discriminación racista, pura consecuencia. Lumumba habla en nombre de todos cuando denuncia, el 30 de junio de 1960:

“el trabajo abrumador exigido por salarios que no nos permitían comer según nuestro hambre ni vestirnos o alojarnos decentemente ni educar a nuestros hijos…”

Pero es la clase de los evolucionados la que se expresa por su voz cuando añade:

“Supimos que había en las ciudades magníficas mansiones para los blancos y tugurios semiderruidos para los negros; que un negro jamás era admitido en los cines, restaurantes y negocios europeos; que un negro viajaba en las cubiertas de las pinazas, a los pies del blanco metido en su cabina de lujo”.

Y cuando escribe, en 1956, que “la matriculación debería ser considerada como la última etapa de integración”, defiende los intereses de un puñado de hombres y contribuye, precisamente por ello, a separarlos de la masa. De hecho, los intereses de esta “élite” creada por los belgas en todas sus piezas exigen una asimilación cada día más completa: igualdad de los blancos y los negros en el mercado del trabajo, acceso de los africanos a todos los puestos en la medida en que posean las capacidades requeridas. No es, como puede verse, la africanización de los cuadros lo que Patricio reivindica, sino su semiafricanización. ¿No hay que temer, en este caso, que los negros admitidos en los puestos superiores sean cómplices de la opresión colonial o por lo menos sus rehenes? Lumumba no es todavía consciente del problema. De hecho, el mismo año en que Ileo exige en su manifiesto la independencia a plazo fijo,

Patricio está trazando el esbozo de una “comunidad belgo-congolesa”. Reclama la igualdad de los ciudadanos en el interior de esa comunidad. Pero tal igualdad, durante mucho tiempo sólo favorecerá a los evolucionados:

“Creemos que sería posible acordar en un futuro relativamente próximo, derechos políticos a las élites congolesas y a los belgas del Congo, siguiendo ciertos criterios que serían establecidos por el gobierno”.

Sin embargo, ya desde esta época Lumumba es lo contrario de aquellos a quienes se llamará más tardes “colaboracionistas”. Ocurre que experimenta hasta el fondo la contradicción de su clase: creada en todas sus piezas por las necesidades de la colonización, él sabe que las empresas del capitalismo belga la han separado de las masas y que su clase no tiene porvenir sino en el sistema colonial; pero en el mismo momento su experiencia urbana le muestra que este porvenir le está definitivamente rehusado por los colonos y la Administración. En el preciso instante en que propone la “comunidad belgo-congolesa”, ya no cree en ella: ha descubierto al fin la rigidez del sistema que la suscita; ninguna reforma es concebible por la simple razón de que el colonialismo se mantiene por la violencia y desaparece cuando hace concesiones. La única solución será revolucionaria: la ruptura, la independencia.

Ileo, ya lo vimos, la había reclamado antes que él. Y Kasabuvu, jefe de la poderosa Abaleo. Lumumba no ha “inventado” la independencia; fueron otros quienes le descubrieron esa necesidad. Si él fue, no obstante, su promotor y su mártir, es porque la deseaba completa y plena, sin que los acontecimientos le dieran la posibilidad de realizarla. La mayor parte de las organizaciones nacionalistas se forman necesariamente en un cuadro regional; el P.S.A. se establece en Kwango Kwilu, el C.E.R.E.A. en Kivu: logran difícilmente conciliar las razas, pero por esa misma razón les cuesta extenderse fuera de las provincias. El nacionalismo de estas organizaciones, cuando existe, es en los hechos un federalismo: sueñan con un poder central muy limitado cuya función principal sería unir provincias autónomas. En Leopoldville, las cosas van más lejos aún: la superioridad numérica de los Bakongos permite al Abako ser a la vez un partido regional y étnico. Para considerar sólo este último caso, vemos clara una doble consecuencia: el Abako es un movimiento potente pero arcaico; sociedad secreta y partido de masas, todo junto, sus principales jefes son “evolucionados”: pero no están separados del pueblo porque han recogido su reivindicación fundamental: independencia inmediata para el Bajo Congo. Kasabuvu, el primero entre ellos, es un personaje ambiguo, secreto, del cual podría decirse que ha sabido, aunque reclutado por la Administración, permanecer en contacto directo con su base étnica y que jamás ha tenido ni los medios ni la ocasión ni la voluntad de elevarse hasta la conciencia clara de su propia clase. Seminarista sin fe y después maestro, está unido a los bakongos por un lazo oscuro, mesiánico; es su jefe religioso, su rey, la prueba viviente de que son el pueblo elegido. Una vez elegido presidente del Congo independiente, vivirá de pronto en la contradicción más completa: su oficio le exige preservar la unidad nacional –en particular contra la secesión katanguesa que arriesga arruinar al Congo– y su pueblo reclama de él que sea secesionista y restaure –retomando al Congo francés algunos territorios– el antiguo reinado Kongo. Incapaz de dominar la situación, oscilará desde un federalismo anárquico a un centralismo dictatorial que se apoya en la fuerza militar. Y, sobre todo, hará el juego del imperialismo, inconscientemente al principio y después muy conscientemente: no se trata aquí de psicología sino de determinación objetiva: separatista en su esencia, después de la independencia el Abako debía arruinar la obra de los nacionalistas en provecho de las potencias extranjeras. Por el contrario, en el momento en que Lumumba despierta a la conciencia nacional, antes de la independencia, este movimiento confuso a la vez oscurantista y revolucionario, ha hecho más que ningún partido por la liberación del Congo. Desde 1956, respondía al manifiesto de Ileo y a las reflexiones de Lumumba sobre la “comunidad”, reclamando la independencia inmediata y la nacionalización de las grandes empresas. Se hubiera podido creer que tenía un programa revolucionario y socialista o, por lo menos, que las reivindicaciones de la base llegaban a la cumbre: pero no, el desarrollo de los acontecimientos lo ha probado sobradamente. Se trataba de una puja sobre otra puja, como en las subastas: era necesario que el Abako fuese el más radical de los partidos; lo era, en verdad: en el sentido de que los bakongos representaban el 50 % de la población negra en Leopoldville, y que proveían a la ciudad de mano de obra no calificada. Disciplinados, podía movilizárselos a cada instante con voces de orden clandestinas: son ellos quienes hacen las huelgas, las campañas de desobediencia; si sus jefes prohíben votar, ninguno se aproxima a las urnas. Son ellos también –¿bajo órdenes precisas o a pesar de prohibiciones rigurosas?: la pregunta queda sin respuesta– quienes realizan los motines de enero de 1959. Los “evolucionados” no tenían ningún poder sobre las masas, salvo en el Bajo Congo, y su número y modo de vida los volvían incapaces de pasar a la acción directa. Es necesario reconocer que tuvieron poco peso en los acontecimientos de enero de 1959. En verdad, es la crisis económica, esa recesión colonial que golpea duramente a la Metrópoli, es la agitación de las masas proletarizadas cuyo nivel de vida se deteriora sensiblemente, es esto unido a las torpezas de la Administración lo que decidió al gobierno metropolitano a otorgar bruscamente al Congo su independencia; es decir, a reemplazar, con la aprobación de las grandes compañías, el régimen colonial por un neo-colonialismo.

Lumumba no ha hecho la revolución congolesa; su situación de “evolucionado” separado del proletariado urbano y aún más de los campesinos le impedían recurrir a la violencia: su resolución de ser un “no violento”, que mantuvo hasta la muerte, más que un principio o que un rasgo de carácter, tiene por origen un lúcido reconocimiento de sus poderes. Desde 1956 es en Stanleyville el ídolo de las multitudes. Pero un ídolo no es un líder a la manera de ese N’Krumah que admira y menos todavía un brujo como ese Kasabuvu que lo inquieta. Sabe que puede convencer a un auditorio con su don de hablar en cualquier parte y a cualquiera y con esa cultura que ha recibido de los belgas y que vuelve contra ellos; pero hacen falta otros dones además de la palabra para tener el poder de lanzar a hombres con las manos desnudas contra las ametralladoras. Sin embargo, es él quien captará la revolución al paso, la marcará con su sello, la orientará. ¿Por qué? Porque su condición de asimilado y la naturaleza de su trabajo le permiten elevarse a la universalidad. Ha conocido la jungla, las pequeñas aglomeraciones urbanas, las grandes ciudades de provincia y la capital: desde los 18 años, escapó al provincianismo. Sus lecturas y la instrucción cristiana le dieron una imagen del hombre todavía abstracta pero libre de racismo: es notable cómo en sus discursos explica la situación del Congo con referencias constantes a la Revolución Francesa y a la lucha de los Países Bajos contra los españoles. Y, por supuesto, hay en estas alusiones algo así como un argumento ad hominen: ¿Cómo podrían ustedes, blancos, impedir que los negros hagamos lo que ustedes han hecho? Pero más allá de estas intenciones polémicas se refiere a un humanismo de principio que no puede dejar de ser la ideología de los “evolucionados”: es en nombre del homo faber, en efecto, que éstos reclaman la igualdad de los belgas y de los congoleses en el mercado del trabajo. Desde un comienzo este concepto universal coloca a Lumumba por encima de las diferencias étnicas y del tribalismo: permite a este errático aprovechar sus viajes y descifrar los problemas locales en función de lo universal. Es desde este ángulo que aprehende, más allá de las diversidades de costumbres, de las rivalidades y discordias, la unidad de las necesidades, de los intereses y los sufrimientos. La Administración lo ha elevado por encima del nivel común: esto es aislarlo, sin ninguna duda, pero también es permitirle comprender la condición del congolés en su generalidad. Desde ese momento en adelante, no cesa de afirmar, sea cual fuere su auditorio, la unidad de la Patria: lo que divide a los hombres son los vestigios de un pasado precolonial, cuidadosamente alimentados por la Administración; lo que los une –hoy negativamente– es una cierta desdicha común, más profunda que las tradiciones y las costumbres puesto que los ataca en las fuentes mismas de la vida con el trabajo excesivo y la subalimentación; en pocas palabras, es la colonización belga la que da nacimiento a la nación congolesa mediante su agresión perpetua y omni-presente.

Es verdad y es falso. La colonización unifica pero divide al menos en igual medida: no solo por cálculo y maquiavelismo, eso no sería nada, sino por la división del trabajo que introduce y las capas sociales que crea y estratifica. Los lazos socio-profesionales tienden a primar, en las ciudades, sobre los lazos tribales, pero las divisiones según el empleo, el nivel de vida y la instrucción se sobreañaden a las divisiones étnicas en el interior de los barrios negros. A lo cual hay que sumar los conflictos que oponen a los que se han urbanizado primero con los últimos que lo han hecho. El proletariado rural no es el urbano y, sobre todo, los “consuetudinarios” rurales dirigidos por una jefatura conservadora y por lo común vendida a los europeos no entran en las perspectivas de los citadinos “evolucionados”. Pero la pequeña burguesía que nace debe cometer necesariamente el error de la burguesía francesa en la época de la Revolución: frente a un proletariado desorganizado y con reivindicaciones confusas, frente a un campesinado del cual ha surgido y cuyas aspiraciones cree conocer, la pequeña burguesía se concibe como la clase universal; la única diferenciación de la que quiere caer en cuenta no brota de la economía: los evolucionados se autodefinen, según los más caros votos de la Administración, por su grado de instrucción; la cultura que han recibido es su orgullo y su substancia más íntima: los mejores piensan que les impone el riguroso deber de conducir a sus hermanos analfabetos de los campos y de la jungla hacia la autonomía o la independencia. Digo que esta ilusión es inevitable: ¿cómo Lumumba –que iba a la escuela de los misioneros en taparrabos y que hasta la muerte conservará sus raíces campesinas– podría realmente considerarse el representante de una clase nueva? Si vio la realidad con más claridad, fue por su mérito, simplemente. La palabra abyecta y muy hábilmente escogida de evolucionado enmascara la verdad: una pequeña capa de privilegiados se toma por el ala de vanguardia de los colonizados. Todo conspira para engañar a Lumumba: en agosto de 1956 las reivindicaciones de los “evolucionados” fueron sostenidas, en ocasión de la Asamblea General de la S.P.I.C.,[5] por la unanimidad de los delegados. En este acuerdo de las masas y de la élite ve un signo de la unidad profunda de los congoleses. A la luz de los acontecimientos comprendemos hoy que se trataba de un entendimiento abstracto: las masas indígenas están orgullosas de sus “evolucionados”, que prueban para todos que un negro, con tal de que se le ofrezca la ocasión, puede igualar o superar a un blanco; apoyan las exigencias de la élite privilegiada –sobre todo con palabras y aplausos– porque en ellas ven una toma de posición radical del explotado frente al empleador: es un ejemplo y un símbolo; a partir de allí, los delegados pueden encarar una radicalización de las reivindicaciones obreras. Pero tal radicalización, cuando las circunstancias la produzcan, tendrá por efecto quebrar netamente la alianza de las masas y de la pequeña burguesía.

Lumumba se equivocó al respecto, pero este error inevitable tuvo consecuencias positivas; para decirlo todo, tuvo razón, históricamente, al cometerlo. Este error le permitió afirmar con mucha fuerza que sólo la unidad permitiría al Congo obtener la independencia. Esta fórmula tan a menudo repetida es por otra parte perfectamente justa con la condición de añadir que el movimiento unitario debe brotar de la base y como una marea inundar el país. Para desdicha del Congo, las divisiones sociales, la timidez de las reivindicaciones, la ausencia de un aparato revolucionario surgido de las masas y controlado por ellas, han vuelto y vuelven todavía esta invasión imposible: será la historia del próximo decenio. Lumumba, escuchado en todas partes con entusiasmo, podía creer que las masas seguirían a los “evolucionados” hasta el fin. Esta unidad que él consideraba, a la vez, como ya realizada y todavía por hacer, a medias un medio, fin supremo a medias, era a sus ojos la Nación misma. La Nación: el Congo unificándose mediante la lucha que libraría por su independencia. Pero el futuro primer ministro no lleva la ingenuidad hasta el punto de creer que tal agrupamiento se realizaría espontáneamente. Plantea simplemente este principio negativo: la Administra-ción divido para reinar, el único medio de hacerle perder su poder es suprimir en todas partes las divisiones que ella ha creado. Es necesario acabar con el tribalismo, el provincianismo, los conflictos artificiales y los compartimentos estancos que ella mantiene. La democracia, sí. Pero que no se vaya a confundirla, como Ileo, con un federalismo. Sea cual fuere la intención, por mínima que sea la autonomía regional que un partido reclame, es el gusano en el fruto y lo estropeará todo: el imperialismo la explotará inmediatamente. Lumumba comprende que el Abako será durante cierto tiempo un notable instrumento para derribar el colonialismo, pero que podrá más tarde convertirse en el mejor instrumento para restaurarlo. Empleado de correos, su trabajo lo integra a la Administración colonial y le permite descubrir su principal carácter: la centralización. Este descubrimiento le es tanto más fácil cuanto que el azar ha hecho de él un engranaje del sistema centralizado de comunicaciones. El correo extiende su red a todas las provincias, a la jungla misma; por él, las órdenes del gobernador son trasmitidas a las gendarmerías locales, a la Fuerza Pública. La Nación congolesa, si debe un día existir, deberá su cohesión a un centralismo semejante: Patricio sueña con un poder sintético de agrupamiento que obre en todas partes, imponga en todas la concordia, la comunidad de acción, que reciba las informaciones de las poblaciones más lejanas, las concentre, que base sobre ellas la orientación de su política y reenvíe por el mismo camino, hasta las aldeas, las informaciones y las órdenes a sus representantes. El gobierno atomiza a los colonizados y los unifica desde el exterior, en tanto que súbditos del rey. La independencia sólo será una palabra, si no se sustituye esa cohesión desde el exterior por una totalización desde el interior. La Administración belga no puede ser reemplazada sino por un partido de masas, omnipresente como ella, democrático –esto quiere decir: surgido del pueblo y controlado por él–. Pero mucho más autoritario, al menos tanto tiempo como el Congo libre emplee en darse sus instituciones, pues sólo él tendrá la carga de defender la Nación contra los efectos aún virulentos de una atomización practicada durante ochenta años. Lumumba es tan consciente de estos peligros que desea reemplazar la multiplicidad inútil de los movimientos nacionales por un partido único. Sobre este proyecto tenemos poca información. Sabemos sin embargo que se trataba de un partido a la africana: no, como el P.C. de la U.R.S.S., un órgano restringido que selecciona a sus nuevos miembros, sino la población entera, hombres y mujeres, llegando a ser cada uno al mismo tiempo ciudadano y militante. Temía que la oposición, si debía quedar exterior al partido, condujese a algún separatismo, luego a la muerte del Congo. En el interior, no sería rehusada. A menudo repitió que las discusiones serían francas y libres. Lo que no dijo pero va de suyo, como en todos los casos de extrema urgencia, es que las minorías estarían obligadas a adoptar el punto de vista de las mayorías y que la oposición, cada vez disuelta para renacer en otra parte, a propósito de otros problemas, no representaría, en suma, sino el libre ejercicio del juicio de cada uno en la circunstancia presente, y estaría privada de los medios de fabricarse una memoria, es decir, de estructurarse como un partido dentro del partido.

Adjudicaba menos importancia –en todo caso en los primeros tiempos de la independencia– a la elaboración de un programa económico y social que a esta función primordial del partido: puño que estreche el Congo en lugar de la vieja garra colonial e impida a cualquier precio el desmoronamiento del país. Pero incluso esta preocupación tenía motivos económicos: no ignoraba nada de las maniobras de la Conakat y no tenía ninguna duda de lo que resultaría de la secesión katanguesa. Así este jacobinismo político se inspiraba en el fondo en un conocimiento práctico de las realidades congolesas. Sus discursos prueban que preveía todo lo que sucedió después: su único error fue creer que podía conjurar el desastre por la creación de un gran partido moderno que reemplazase en el momento deseado la fuerza coercitiva del ocupante. Se sabe que la Metrópoli sirvió, a pesar suyo, de lugar de encuentro de congoleses étnicamente diferentes. Fue en ocasión de la Exposición Universal de Bruselas. La unidad de sus opresores blancos hizo descubrir negativamente a esos negros aislados en la ciudad europea su unidad de oprimidos, más fuerte, creían ellos, que sus divisiones.

De hecho, en Bélgica, los congoleses sólo tienen conciencia de lo que los une. De regreso, conservan la abstracta esperanza de soldar a los colonizados, vengan de donde vinieren, en un partido supra-étnico. Sólo Lumumba estaba calificado para fundar ese partido. Será el M.N.C. Pero la composición del movimiento pronto revela su naturaleza: es universalista, por encima de los grupos étnicos y las fronteras, porque sus militantes son gentes universalizadas: en una palabra, es el movimiento de los “evolucionados”; hallará militantes un poco en todas partes y sin mayor trabajo –al menos en las ciudades– porque la Administración y las grandes compañías han repartido un poco en todas partes los funcionarios y empleados que forjaron. Pero se hunde el sueño de crear un partido de masas: es, cuanto más, un partido de cuadros y de agitadores. Nadie tiene la culpa: no podía ser de otro modo; el M.N.C. es la pequeña burguesía congolesa en momentos de descubrir su ideología de clase.

Lumumba es el más radical: lúcido y ciego, todo, junto, si no ve el condicionamiento social y la imposibilidad presente de su unitarismo, comprende muy bien por el contrario que los problemas del Congo son los del África entera; aún más; su país no encontrará la fuerza de sobrevivir a la independencia sino en el marco de un África libre. Como representante del M.N.C. asiste a la conferencia de Accra. Toma la palabra y comenta la necesidad unitaria que nace en todo el continente, y cuyo efecto directo es la reunión de Accra, en estos términos:

“Esta conferencia… nos revela una cosa: a pesar de las fronteras que nos separan, a pesar de nuestras diferencias étnicas, tenemos la misma conciencia, la misma alma ocupada día y noche por la angustia, las mismas preocupaciones de hacer de este continente africano un continente libre, feliz, desembarazado de la inquietud, del miedo y de toda dominación colonialista.”

Reemplazad África por Congo, continente por nación, y reencontraréis las frases que repite todos los días en todas las provincias de su país: el Congo le parece una síntesis de todas las diferencias que perpetúan los separatismos africanos: en él se encuentran fronteras provinciales, conflictos étnicos y religiosos, diferenciaciones económicas verticales (estratos sociales) y horizontales (distribución geográfica de los recursos). No hay pues a sus ojos más que una sola tarea: luchar por la independencia es luchar por la unidad nacional. Pero al mismo tiempo por el África libre; inversamente –más tarde lo precisará– todo lo que apresura la integración de los múltiples estados en una federación única hace avanzar la hora en que los últimos colonizados se desembarazarán de sus últimos colonos. El desarrollo de los acontecimientos muestra que tenia sobre este punto una idea práctica y clara: los Estados llegados a la independencia deben ayudar por todos los medios a los países todavía en servidumbre a rechazar todas las tutelas. Sabemos que pedirá, dos años y medio más tarde, al sentir que la frágil república congolesa está a punto de desmigajarse, el apoyo de las tropas de Ghana. Si él hubiese, ganado la partida, no hay duda de que el Congo hubiese ayudado a Angola y a todos los países vecinos: el panafricanísmo declarado de Lumumba le ha valido a algunos de sus más temibles adversarios, los blancos de Rhodesia, de África del Sur y, más astutamente, los conservadores ingleses. El Congo panafricano hubiese sido primero un ejemplo, un fermento en todos los corazones aún sometidos a servidumbre Pero sobre todo, este gran país hubiese provisto de cíen maneras los sostenes más eficaces a las organizaciones revolucionarias de los países vecinos. No solo por fraternidad sino también porque era la única política africana que se imponía: liberado, el Congo permanecía rodeado de enemigos mortales; era necesario que los negros rompiesen sus cadenas en Rhodesia. en Angola, que derribasen el gobierno neo-colonialista de Youlou –o bien que hiciesen recaer al Congo en la esclavitud–. Lo que Lumumba deja apenas entender, pero nosotros sabemos que lo comprendió de inmediato, es que la independencia congolesa no es el final sino el comienzo de una lucha a muerte para conquistar la soberanía nacional. Puede obtenerse la partida de los belgas por una organización interior: cuando hayan partido, el peligro sólo será conjurado por una política exterior: la joven nación, que habrá perdido sus amos sin haber hallado los medios de ejercer su libertad, se verá constreñida a apoyarse sobre los Estados menos jóvenes y que ya han arribado a la soberanía, y será necesario que apoyo los movimientos nacionales en las colonias que la rodean. Por esta razón, Lumumba, en su intervención de Accra, subraya el condicionamiento reciproco de los dos objetivos que la conferencia ha finalmente decidido y que, a justo título, no son sino uno en su espíritu:

“La lucha contra los factores internos y externos que constituyen un obstáculo a la emancipación de nuestros países respectivos y o la unificación del África.”

Él está sin embargo demasiado comprometido en la lucha política de liberación para insistir en el aspecto fundamental del panafricanismo: que África no puede realizarse sin producir por sí misma un mercado africano. La organización de un mercado común a la medida del continente negro implica otros problemas y otras luchas: no es tiempo aún, para el M.N.C. de encararlas. Tampoco es el tiempo de descubrir y desatar la mistificación que recubre en muchos países –por ejemplo el Congo francés– la prestigiosa palabra independencia: tanto menos cuanto que De Gaulle al anunciarla en Brazzaville, el mismo año, suscitó en la colonia belga un verdadero entusiasmo y puso de su parte a los que dudaban frente a la reivindicación maximalista. No importa: lo que falta a Lumumba es un conocimiento profundo de las nuevas naciones y sus infraestructuras: debido a lo cual aprenderá demasiado tarde que ciertos Estados negros son por constitución enemigos jurados de la independencia congolesa. Sobre todo, formado por la opresión más dura y la segregación más abyecta, no ha podido concebir otro adversario que el viejo colonialismo, antigua máquina tan rígida que es necesario que arrase con todo o que ce quiebre. Es contra ese viejo colonialismo que se dispone a combatir: está allí representado por el pequeño colonato, por la Administración. Pero el líder negro no sospecha que ese ogro malvado, que parece tan vivo todavía, en realidad ya está muerto, que los gobiernos imperialistas y las grandes compañías han decidido, frente a la crisis colonial, liquidar las formas clásicas de la opresión y las estructuras osificadas, entorpecedoras, que se establecieron en el curso del siglo precedente. No sabe que las antiguas metrópolis quieren confiar el poder nominal a “indígenas” que, más o menos conscientemente, gobernarán en función de los intereses coloniales; no sabe que los cómplices o los hombres de paja son designados de antemano en Europa, que pertenecen todos a la clase reclutada y formada por la Administración, a la pequeña burguesía de empleados y de funcionarios, a su propia clase. Ésta ignorancia va a perderlo. Pertenece a la élite, luego está separado de las masas que se supone que representa: sus militantes son todos pequeños burgueses: con ellos, si triunfa, formará el primer gobierno. Pero su inteligencia y su devoción profunda a la causa africana hacen de él un Robespierre negro. Su empresa es a la vez limitada –política, el resto vendrá a su tiempo– y universal. Los misioneros católicos lo arrancaron del mundo consuetudinario de los no “evolucionadas”; incluso se ha convertido, al partir, ebrio de su joven saber, en el portavoz de la élite, y ha reclamado para ésta la integración completa. Pero el universalismo ha concluido por tener primacía en él. Sin duda es éste un principio ideológico de su clase. Y, ya lo hemos visto, una ilusión óptica. Pero esto humanismo que en los demás enmascara la particularidad de sus intereses de clase, es su pasión personal; se entrega a ella todo entero, quiere devolver a los subhombres de la sobreexplotación colonialista su humanidad natal. Por cierto que esto no se logra sin un reacomodo de todas las estructuras, sin reforma agraria y sin nacionalización: su formación de demócrata burgués le impide discernir la necesidad de esa reestructuración fundamental. No es tan grave: ¿cómo hubiera podido descubrirla cu ausencia de organizaciones proletarias que canalicen y clarifiquen los reivindicaciones políticas? Si hubiese conservado por más tiempo el poder, los hombres y las circunstancias lo hubiesen puesto entre la espada y la pared: neo colonialismo o socialismo africano. No tengamos dudas sobre la elección que hubiera hecho.

Desgraciadamente, al fundar el M.N.C., al tomar contacto con los líderes de los otros partidos –es decir, con otros “evolucionados”, establecía, sin la menor sospecha, los elementos más activos de su propia clase, es decir, a hombres cuyos intereses comunes y particulares los instaban desde hacia mucho tiempo a traicionarlo, y quienes, desde los primeros días de julio de 1960, consideraron que él los había traicionado. De hecho, el conflicto que lo opuso a sus ministros, a la minoría del parlamento, no tuvo otro origen: esos pequeños burgueses querían convertir a la pequeña burguesía en clase dirigente, lo que objetivamente significaba aproximarse a las potencias imperialistas: él se concebía como guía, no creía pertenecer a ninguna clase, rehusaba, en su celo centralizador, tomar en serio las diferenciaciones de origen económico ni más ni menos que las divisiones tribales: el partido único haría saltar esas barreras y las otras y conciliaría todos los intereses. Es posible por otra parte que, más o menos claramente, haya tenido el proyecto de reorganizar la economía por etapas y que, por prudencia, haya mantenido secretas esas intenciones. Se sospechaba eso en todo caso: no es sólo por la cuestión de los aviones rusos que se lo considera, bruscamente, comunista. Los parlamentarios y ministros más avispados temían, por cierto, que su jacobinismo acabase en socialismo en virtud de su humanismo unitario. Lo que importa, en todo caso, os que colocó a su clase en el poder y que se disponía a gobernar contra ella. ¿Podía ocurrir de otro modo? No: el proletariado, durante los últimos anos de la colonización, no había realizado un solo acto que pudiese hacerlo aparecer ante los ojos de la pequeña burguesía como un interlocutor valedero.

 

II

LAS RAZONES DEL FRACASO

A su retomo de Accra el líder del futuro partido único llega a ser en los hechos el hombre de la conciliación: bajo su influencia el M.N.C. intentó aliarse con los principales movimientos; nacionalistas. El frente común creado por él ganará las elecciones de 1960. Pero la victoria legalista de ese “cártel” no debe ocultamos su fragilidad: mientras se trató de una simple propaganda común, de un acuerdo limitado a esta sola voz de orden, la independencia, se dejaron de lado, por un instante, los particularismos; pero si los vencedores gobiernan –¿y quiénes si no?– el Frente estallará por las dos razones ya señaladas: la base real de los partidos aliados es en cada caso provincial –incluso el M.N.C. Lumumba está sostenido por los extra-consuetudinarios de Stanleyville–. y el universalismo cultural esconde mal el deseo de los líderes de constituir con sus tropas la nueva clase dirigente. A partir de ese momento, Lumumba estaba condenado por su propia pureza e integridad: la Historia no se hacía por él, sino contra él. Líder indiscutido del centralismo, sus enemigos se desembozan apenas ha mostrado su poder de orador y su capacidad de negociador. Primero, será Chombe y los miembros de la Conakat; estos katangueses pretenden que su provincia sola alimenta a todos los congoleses; sí se cortasen los lazos que la unen con regiones ingratas y necesitadas, gozaría sola de su riqueza.

Tenía lugar la inevitable escisión del partido centralizador: Kalonji fundará el “M.N.C.-Kalonji” que se implantará en Sud-Kasai; aquí, al revés de lo que pasa en los otros grupos, serán las rivalidades políticas las que determinen el separatismo étnico. El Abako, en fin, permanece irreductible: Lumumba multiplica los adelantos a un Kasabuvu que no responde. Cuando la independencia ha sido obtenida y hay que constituir un gobierno, dos grandes fuerzas se encuentran frente a frente: el Abako, siempre intransigente, y el bloque nacionalista (M.N.C. y partidos aliados), flexible y decidido a encontrar un compromiso duradero. La Conakat, que se considera federalista, acepta antes que nadie participar, bajo condiciones, de un gobierno central; es sólo una maniobra, cuyo sentido no dejará de ser comprendido. Entre los dos movimientos, el ministro belga Canshof afirma: Lumumba ha contribuido, en ocasión de los recientes motines, a mantener el orden público. Sus declaraciones son moderadas, carece de programa económico, cien veces ha repetido que garantizaba las propiedades de los colonos. Y luego una –consideración importante– su grupo ha obtenido en las elecciones la mayoría de los votos. Pero su centralismo espanta. Los colonos están contra él. Kasabuvu es quizá más peligroso, es el hombre de la violencia: pero es también el hombre de la discordia; su federalismo recubre el separatismo apasionado de su grupo étnico. El ministro empieza por encargar a Lumumba una “misión de información en vista a la constitución de un gobierno congolés”. La longitud y la pesadez de esta frase traicionan bastante el embarazo de su autor. Lumumba da prueba de un perfecto realismo simplificándola como sigue: “Estoy encargado de constituir el gobierno.” Pero el 17, Canshof declara que le retira su misión de informador para confiársela a Kasabuvu. Nuevas consultas, vanas El 21, la Cámara designa su buró: la mayoría pertenece al bloque nacionalista. Inmediatamente, ‘el pobre Canshof’ retira a Kasabuvu su misión y vuelve a designar a Lumumba Las negociaciones se reanudan pero Kasabuvu no ha cedido nada en intransigencia: el 22 de junio, el Abako todavía reclama:

“la constitución de una provincia Bakongo autónoma, soberana en una confederación de un Congo unido”.

Conocemos el compromiso final: el Abako proveerá el jefe de Estado y ministros; el bloque nacionalista provee el Primer Ministro y el resto del equipo gubernamental, con excepción de los sitiales que se reservan a la Conakat. Este parto penoso ilumina dos hechos de gran importancia: el primero, que las negociaciones tuvieron lugar bajo la amenaza de una sublevación bakonga. La fuerza de Lumumba era parlamentaria, la de Kasabuvu realmente masiva. Mientras Bélgica estuviese presente en el Congo, Canshof se veía obligado a tomar en consideración la mayoría elegida: lo menos que Bélgica podía hacer era instalar en su antigua colonia una caricatura de la democracia burguesa. Después de la partida de los belgas, los votos perdieron su importancia: Lumumba fue depuesto y arrestado Sin haberse hallado jamás en minoría. En otros términos, la democracia fue, simplemente, rechazada: se mantenía su apariencia pero el poder descansaba en la fuerza. Nada muestra mejor que el trágico destino de Lumumba estaba resuelto de antemano. El Primer Ministro, debía establecerse en la capital del nuevo Estado. Pero, por extraño infortunio, la capital era separatista: en Leopoldville, las masas no tienen sino un jefe: Kasabuvu. Arrinconado entre un Jefe de Estado que reino como amo y un pueblo que no tiene otro objetivo que la secesión, el papel que puede representar un Primer Ministro centralista es sólo uno: el de rehén. Tiene partidarios en todas las provincias, pero para comunicarse con ellos debe valerse de la administración belga –todavía allí– que le opone la fuerza de su inercia, o de los funcionarios negros, cuya mayoría está contra él. A partir del de julio de 1960, el centralismo se convierte en el sueno abstracto de un prisionero de honor que ya ha perdido todo poder sobre el país. Se lo advertirá en la segunda mitad de septiembre, cuando Lumumba, ya depuesto, recorra Leopoldville en un auto con altavoces: sus arengas no logran convencer. Rostros duros, público indiferente u hostil; la población de Leopoldville se ríe del centralismo. Basta, por el contrarío, una palabra cuchicheada por Kasabuvu para lanzar sobre la Ciudad millares de amotinados anti-lumumbistas: poco a poco los parlamentarios se inquietan y desertan de la Asamblea: el poder legislativo se inclina motu propío delante de la ilegalidad: ocurre que también para los diputados la capital secesionista es una prisión. Hasta el punto de que, más tarde, reconociendo al fin que había perdido la partida en Leopoldville, Lumumba escapó y se convirtió en secesionista a su vez, esforzándose por ganar Stanleyville, su fuerte, su feudo. Comprendo: se trataba de una secesión provisoria, negación de la negación; contaba con reagrupar sus fuerzas y emprender, a partir de Stanleyville, la reconquista pacífica o violenta del Congo y su reunificación. Pero, aunque hubiese reunido al grueso de sus partidarios, ¿puede creerse que hubiera retomado, sin combatir, la capital bakonga? ¿Con qué fuerzas? Lo más verosímil es que Lumumba se mantuviese en Stanleyville sin ganar ni perder y que Kasabuvu adoptase la pose de bautizar de “secesión provincial” ese retorno del centralismo a sus orígenes; objetivamente, en efecto, la empresa, desprovista de los medios suficientes para llegar a su fin, hubiese aumentado la división de los congoleses y la parcelación de su suelo. Sin embargo, hay que reconocerlo. Lumumba tenía una sola alternativa: aceptar la federación y la autonomía del Bakongo o ganar Stanleyville para preparar la conquista; en los dos casos, el federalismo ganaba la partida. Sucede, en verdad, que estaba ganada de antemano. En política, lo necesario no es siempre lo posible. La unidad, idea directriz del M.N.C., partido moderno y concebido a imagen de los movimientos europeos, le era necesaria al Congo: sin ella, la independencia era letra muerta: pero en ese momento histórico, la fórmula europea se adecuaba mal a las necesidades de los congoleses; los lazos más rudos y sólidos los ataban al suelo natal, al grupo étnico. La centralización no representaba nada más que la conciencia de clase de los centralizados, es decir, de los evolucionados.

Estas consideraciones nos remiten al segundo carácter de la independencia congolesa: haber sido otorgada. Si los congoleses la hubieran conquistado, habría sido inconcebible que el belga Canshof elija por su cuenta el congolés más apto para formar un ministerio. Lumumba lo sabía y sufría por ello: varias veces, antes del 30 de junio, reclamó la partida del ministro metropolitano.

En una conferencia de prensa, declara:

“En ninguna parte del mundo se ha visto a la antigua potencia organizar y dirigir las elecciones que consagran la independencia de un país, y tampoco en África hay precedentes. Cuando en 1830 Bélgica conquistó su independencia. fueron los belgas mismos quienes constituyeron un gobierno provisorio…” (etc.)

“Conquistó” (–soy yo quien subraya– J-P.S.), porque todo está ahí. Es lo que explica el tono paternalista de la alocución del rey Baudonin, pronunciada el 30 de junio: os hemos regalado un hermoso chiche, no lo rompáis. Y explica también la apatía de Kasabuvu, que al tener conocimiento de la alocución del rey, se limita a suprimir de su discurso una peroración demasiado servil. Por esto, Lumumba, indignado, se apodera súbitamente del micrófono. Es conocida la admirable “exposición de amargura” que desarrolla en respuesta a la suficiencia del joven rey. Pero lo esencial está en estas lineas:

“Esta independencia proclamada hoy en entendimiento con Bélgica, país amigo al que tratamos de igual a igual, ningún congolés digno de ese nombre podrá olvidar que la hemos conquistado por la lucha, una lucha de todos los días, idealista y ardiente, en la cual no hemos ahorrado ni nuestras fuerzas, ni nuestras privaciones, ni nuestros sufrimientos.”

A esa altura, la crónica del discurso de Lumumba anota: “aplausos”, lo que prueba que el orador tocaba una fibra sensible Ninguno de los congoleses que participaban en la ceremonia, cualquiera fuese su partido, quería un regalo: la libertad no se da, se toma. Invirtiendo los términos, se advierte que una independencia concedida no es sino camuflar la servidumbre. Los congoleses habían sufrido casi un siglo, se habían batido a menudo, las huelgas y los motines se habían multiplicado en los primeros tiempos, a pesar de la crueldad de las represiones. Recientemente. las jornadas de enero de 1959 habían sido, si no la causa, al menos la ocasión de la nueva política colonial del gobierno belga. No se podía discutir ni el coraje del proletariado o de los guerreros campesinos ni el profundo, invencible rechazo que cada colonizado, a veces a pesar suyo, oponía a la colonización. Sigue siendo cierto que las circunstancias no habían permitido ni solicitado la lucha organizada. En el Vietnam, en Angola, en Argelia, la organización es una organización armada, se trata de la guerra popular, en Ghana, N’Krumah ha pretendido luchar por medios políticos; de hecho, las huelgas que ha organizado son violencias incruentas. De todas maneras, la lucha se organiza clandestinamente; la unión de los combatientes o el medio inmediato de cualquier acción antes de ser el fin remoto, las gentes se unen para tener éxito cuando se dan una mano y también para escapar al peligro de muerte; las represalias del colono sellan los pactos secretos: la violencia del opresor suscita una contra-violencia que al mismo tiempo se ejerce contra el enemigo y contra los particularismos que lo hacen el juego; si la organización es armada, hace saltar los cerrojos, las bisagras, liquida los jeques, las “jefaturas” tribales, los privilegios feudales, y en todas partes reemplaza, durante el curso de la lucha, con sus propios cuadros políticos a los que ha implantado la Administración; la guerra popular implica la unidad del ejército con el pueblo, luego la del pueblo mismo: o el tribalísmo desaparece o la insurrección será ahogada en sangre; la liquidación de esos vestigios se realiza por la persuasión, la educación política o, si es necesario, por el terror. Así la lucha misma. a medida que se extiende de un extremo al otro del país, persigue la unificación: y si ocurre que dos movimientos insurreccionales coexisten y no se fusionan, se puede tener por seguro que ambos serán masacrados por el Ejército Colonial o que uno de ellos eliminará al otro. Si vencen, los jefes son a la vez militares y políticos: han quebrado las antiguas estructuras, todo queda por hacer, mas no importa: crearán infraestructuras populares; sus instituciones no serán copia de las europeas: provisorias, intentaran frenar los peligros que amenazan al joven Estado reforzando la unidad a expensas de las libertades tradicionales. La fuerza del Poder Ejecutivo es irresistible: es el ejército que se ha forjado combatiendo a los opresores. Desde esta perspectiva puede decirse que en el Vietnam, en Argelia –sean las que fueran las dificultades actuales– la unidad y la centralización han precedido a la independencia y la garantizan. Y en el Congo se produjo lo contrario. recesión económica. la evolución del ex Congo francés, la guerra de Argelia cambiaron los espíritus y provocaron perturbaciones. pero éstas jamás fueron orquestadas: no tenían el mismo origen ni las mismas razones ni los mismos objetivos. Sirvieron de signos al gobierno belga. que está informado por algunos administradores lúcidos: hoy no es cuestión de actos de terrorismo; mañana sí, si la Metrópoli no define claramente su política. Estos informes llegan en el momento en que el imperialismo extrae lecciones de las guerras coloniales en que se ha agotado Francia y de la experiencias británicas de falsa descolonización. Bélgica no quiere transformar el Congo en una Argelia negra, rehúsa gastar allí millones y vidas humanas. El Congo, con sus cien mil blancos, no puede ser considerado una colonia de repoblamiento: la repatriación, si ocurre, no perturbará la economía metropolitana. En cuanto a las grandes compañías, están de acuerdo en hacer la prueba: protegidos por un gobernador blanco o por un “colaboracionista” negro, sus intereses no sufrirán; incluso parece, si se observa bien el desarrollo de los nuevos Estados africanos, que la independencia es la solución más rentable. Y le será otorgada al Congo.

Hoy se dice que el gobierno belga fue de un maquiavelismo criminal. Más bien creo que fue criminalmente imbécil. Los franceses no abandonan nada sin pelear primero, se agarran hasta que les cortan las manos: eso es, involuntariamente, forjar los cuadros del adversario; la guerra crea sus élites. Los ingleses planifican la descolonización trucada: forman cuadros de antemano, durante mucho tiempo: serán colaboracionistas, pero capaces. Bélgica, en cambio, no hizo nada: ni guerra colonial ni transición progresiva. A decir verdad, en 1959 era demasiado tarde para preparar la emancipación congolesa: los colonizados reclamaban la independencia inmediata. Pero el error del gobierno se encuentra mucho antes. Reside en el encarnizamiento con que mantuvo al país conquistado en la ignorancia y el analfabetismo; en su voluntad de conservar las divisiones feudales, las rivalidades, las “estructuras tradicionales”, el derecho consuetudinario. Durante ochenta años Bélgica Se ocupó en congolizar al Congo. Y después de haberlo atomizado decide súbitamente dejar que se arregle como pueda, segura de que la carencia de cuadros y el desmigajamiento de los poderes lo pondrán a su merced. Por esta razón, Lumumba se encuentra, al mismo tiempo, designado por las masas y puesto en el poder, en nombre del rey belga, por Canshof. Situación asaz inconfortable. sobre todo si se piensa que Ho Chi Minh y Ben Bella tomaron el poder a pesar de la Metrópoli, encabalgados en un movimiento irresistible, y que su soberanía –léase, porque de ello se trata, la soberanía nacional– precisamente de tal circunstancia proviene. En el Congo, la independencia –en vez de ser un momento en una praxis y servir los actos pasados de trampolín a las empresas futuras (como en el Vietnam y Argelia)– es un punto muerto, el grado cero de la historia congolesa, el momento en que los blancos ya no mandan pero continúan administrando y en el que los negros están en el poder pero no mandan todavía. Sea cual fuere su popularidad, en ese instante contradictorio, Lumumba no la obtiene en virtud de su gesta pasada sino gracias a una legalidad importada de Europa y que los congoleses, “evolucionados” aparte, no reconocen. Se admira ciertamente su coraje, se sabe que muchas veces ha sido arrestado, golpeado, arrojado al calabozo. eso no basta. Para ser soberano en un nuevo Estado, es necesario haberlo sido en el tiempo de la opresión como jefe íncontestado del Ejército de liberación o poseer de larga data un poder carismático, religioso. Esta clase de poder, desgraciadamente, es Kasabuvu el que lo detenta en Leopoldville. Hay que comprenderlo: el 1° de julio de 1960, Lumumba, líder de un “cartel” mayoritario y jefe del gobierno, está solo, sin poder, por todos traicionado y ya perdido.

Ya lo he dicho: cuando los pueblos se liberan por la fuerza, echan o masacran a los antiguos cuadros, que para ellos no son sino los opresores más conocidos Es necesario reemplazarlos de prisa; puesto que todo el inundo es incompetente, la elección se guía por el celo revolucionario y no con arreglo a las capacidades. De ello resulta una confusión espantosa, errores criminales, v sectores enteros de la economía se encuentran en peligro mortal. Pero todavía no ha ocurrido que una revolución victoriosa se hunda por falta de élites. En la U.R.S.S, en China, en el Vietnam, en Cuba, pagando el precio de dolorosas convulsiones, unos recién venidos se colocaron en los puestos de mando, y dirigen, inspeccionan, deciden durante el día y aprenden y leen durante la noche. Es así un hecho normal y positivo en el desarrollo de una revolución el reemplazo de competentes reaccionarios por revolucionarios incompetentes. Si esta sustitución no se realiza por la fuerza, resulta necesaria a consecuencia de la emigración masiva de las especialistas.

Pero es necesario que tal salto a lo desconocido se haga en caliente, que se imponga como un momento inevitable de la praxis. Si no es en medio de la tempestad revolucionaria, ¿quién osaría reemplazar sistemáticamente, en todos los niveles de la jerarquía social, el saber por la ignorancia? Lumumba era un revolucionario sin revolución. Su jacobinísmo inflexible lo oponía radicalmente al hipócrita camuflage del colonialismo que el gobierno belga intentaba inhábilmente, pero esta oposición rigurosa no era sino un rechazo teórico puesto que, justamente, la guerra popular no había sido librada. No podio encarar los cuadros como lo hubiese hecho en plena acción.

Evolucionado, formado por los blancos, habituado a reconocer la superioridad técnica de éstos, estaba inquieto a causa del pequeño número de evolucionados y la ignorancia de las masas. Sin duda alguna, era necesario africanizar los cuadros: siempre lo había querido, y tanto más lo quería entonces cuanto que ha menudo se sentía paralizado por la mala voluntad de la administración. El Congo no gozaría de una independencia plena mientras los puertos claves siguiesen en manos de los blancos. Pero, puesto que no existía una urgencia inmediata, podía encarar una transformación progresiva. Llama la atención e hecho de que en sus discursos haya hablado a menudo de la enseñanza superior, casi nunca de la enseñanza primaria. No veamos en esto una preocupación de clase. Simplemente, tiene una aguda conciencia del problema: el Congo enviará estudiantes a Europa apenas pueda hacerlo; volverán al país y cada uno ocupará el lugar de un belga; mientras más numerosos sean más pronto se completará la ‘independencia técnica, administrativa y militar’ del país. Solución razonable, como puede verse, pero reformista, tal como puede concebirla en frío un hombre de Estado que pesa el pro y el contra y acepta riesgos calculados.

Al mismo tiempo, las masas daban conclusiones revolucionarias a la revolución que no había tenido lugar. Se encargaron de la africanizacíón de los cuadros y echaron a los europeos en un abrir y cerrar de ojos. Eso comenzó con la Fuerza Pública. Los oficiales y los ayudantes venían de Bélgica; los congoleses sólo podían alcanzar, al fin de la carrera. el grado de sargento. Hicieron saber, varios meses antes de la independencia, que exigían la supresión de ese privilegio de los blancos; después de la independencia, un negro podría, según su mérito, ascender a teniente o general. Lumumba no tomó la cosa en serio; sin duda la encaraba desde el punto de vista de la utilidad nacional; se formarían oficiales poco a poco. Pero se equivocó, no se trataba de una reivindicación general acerca de la condición de los soldados futuros; eran esos soldados quienes querían ser sargentos. esos sargentos los que ambicionaban el grado de capitán. La exigencia, en una palabra, era concreta e inmediata. Parece que un político la hubiese satisfecho desde un primer momento y que hubiese retomado y captado el movimiento revolucionario realizando él mismo este esfuerzo: le límogeage de Janssens. Hubiese significado ganarse el Ejército, único instrumento del que disponía este P.E. sin poder En los toldados de la Fuerza Pública, sobre todo, había un rasgo inquietante: durante el dominio belga, es decir hasta el 30 de junio, habían hecho reinar el orden colonial; esos congoleses luchaban exclusivamente contra congoleses; reprimían los motines, ocupaban los ciudades, vivían a expensas de los habitantes. Cómplices objetivamente de la casta colonial, muy influidos por sus oficiales, parecían por su propio estado verdaderos contrarrevolucionarios. Y, sin duda alguna, lo eran hasta el fondo de SÍ mismos, excepto en que se enfurecían al ser mantenidos en los grados inferiores, como los villanos en el Ejército francés antes de 1789. Esta reivindicación, sin que ellos lo supiesen, resumía las aspiraciones del Congo a la soberanía total puesto que no podía realizarse sino por una decisión soberana. Al mismo tiempo, el conflicto de clases se perfilaba detrás del conflicto de razas: los pobres ya estaban hartos del lujo de los ricos y querían colocarse en el lugar de éstos, tomando la iniciativa, el gobierno hubiese convertido a las fuerzas del orden en cómplices de la revolución: las hubiese vuelto solidarias. Lumumba dudó: la presión del Ejército negro implicaba el riesgo de verse empujado demasiado pronto al radicalismo; o quizá tuvo, a despecho de sí mismo, un reflejo de clase. ¿Y quién, se preguntaba, sería capaz, hoy, de mandar en el Ejército congolés? Cometió el error de reclamar a Janssens una mejora tibia: todos los negros posarían o grado inmediato superior, la segunda clase pasaría a la primera y todos los sargentos, a sargentos primeros. Janssens supo representar hasta el fin su papel de provocador; respondió a los soldados: “No obtendrán nada. Ni hoy ni nunca”. Sabemos lo qué siguió, el amotinamiento de los soldados, la expulsión de los oficiales, la fuga de Janssens, verde de pánico, a Brazzaville. Esta insurrección pudo ser positiva, pero en definitiva solamente tuvo consecuencias negativas. Los soldados se rebelaron a la vez contra Janssens y contra Lumumba, que había esperado la revuelta para destituir a aquél; es decir, se rebelaron a la vez contra el paternalismo belga y la joven democracia congolesa. Confusos, acostumbrados a imponer orden por la fuerza, rebelados sin embargo contra los privilegios militares de los belgas, en su mayor parte cayeron en una especie de bonapartísmo para afirmar su nueva casta e indicar su desprecio por el régimen que los había traicionado.

La africanización de los cuadros administrativos comenzó con el brusco cambio de fortuna de los europeos. Los funcionarios se fueron, las empresas privadas cerraron sus puertas. Lumumba hizo lo que pudo para retenerlos. Pero al mismo tiempo llegaron al Congo tropas belgas aerotransportadas; se vio obligado a romper con Bélgica, y ello terminó de enloquecer a la población blanca. Las masas, entretanto, querían expulsar a los belgas y a la vez les reprochaban que partieran. Lumumba era impotente: se le reprocha no haberse puesto a la cabeza del movimiento. Los obreros reclamaban aumentos de salarios. Reivindicación justa, pero que el jacobino Lumumba juzgó inoportuna. Estallaron huelgas. No contra los belgas: contra él. Las hizo reprimir: era necesario salvar la economía congolesa, mantener el nivel de producción. Y, sobre todo, en las confusas y esporádicas agitaciones que llevaron a cabo, radical pero catastróficamente, la africanización de los cuadros, Lumumba no reconocía ni su praxis política, ni su revolución, ni su personal: esas gentes, pensaba, nada han hecho basta ahora; y cuando hemos ganado reivindican ante nosotros lo que jamás habrían pedido a los belgas: ¿qué tienen de común con nosotros? Este no violento tomó partido contra la violencia, este evolucionado se desolidarizó de los no evolucionados y de todos los evolucionados cuyas miras no eran el solo interés común. Reprimió esos movimientos espontáneos, y perdió así la última posibilidad de apoyar su vacilante poder en esa salvaje revolución. Cabe reconocer, – por lo demás, que esa posibilidad era mínima: sin organización, sin programa revolucionario, la brutal radicalización de la independencia no desembocaba en nada. Persistieron las manifestaciones y, desde entonces en adelante, se realizaron contra el gobierno. Para identificarse con la unidad nacional, Lumumba había intentado desprenderse de su clase: se lo hizo reingresar en ella a la fuerza; los diputados acababan de atribuirse una dieta parlamentaria de 500.000 francos y. al mismo tiempo, Lumumba quería romper las huelgas reivindicativas: la masa extra consuetudinaria descubrió a la vez los apetitos de los evolucionados y la represión gubernamental: durante la colonización la élite ganaba mucho más que los obreros pero seguía explotada, oprimida; por igual trabajo un funcionario blanco recibía el doble que un negro; esta desigualdad contribuía a pesar de todo a aproximar la pequeña burguesía congolesa y el pueblo: los negros estaban orgullosos, contra los belgas, de sus evolucionados. Mas apenas llegaron al poder se descubrieron como clase por las remuneraciones y honorarios que reclamaron. La masa creyó reconocer los nuevos amos. Vio en el Ejecutivo –como otras veces, a justo título en la Administración colonial– un poder de represión, todo era falso: la pequeña burguesía negra no podía establecer su autoridad sino entregando el Congo al imperialismo, que a su vez le dejaría la gerencia del país; por otra parte, lejos de representar los intereses de clase de los evolucionados, Lumumba veía disminuir cada día su poder porque se oponía a ellos. No lo hacía, es verdad, en nombre de los intereses de las masas: en nombre, en cambio, del universalismo jacobino. No importa: la contaminación se hizo rápidamente, se tuvo al Primer Ministro por un aprendiz de dictador designado por los numerosos privilegiados, justamente cuando perdía la confianza de éstos. –Kasabuvu, el Abako, los provocadores belgas–, supieron sacar partido, a partir de julio, de tal confusión: hicieron pasar a Lumumba por un tirano.

Nada estaba más lejos de su carácter: por lo demás, cuando se lo acusó de abuso de poder, ya ni siquiera tenía posibilidad de hacerse. obedecer. Pero lo que sus enemigos sintieron desde el primer día, es que en un país dividido, la unidad nacional es una praxis de unificación permanente; las oposiciones fácilmente se vuelven traiciones, como decía Merleau-Ponty, cuando acrecientan la discordia y la parcelación: el gobierno central debe reducirlas, por la fuerza si es necesario. Desde este punto de vista, las huelgas o los desórdenes urbanos, por justificadas que sean sus reivindicaciones, son tan peligrosos como los conflictos étnicos: éstos retardan la cultura: desmigajan el suelo congolés, aquéllos hacen descender la producción; es indispensable que el Congo libre, en los primeras años de su Infancia, no caiga demasiado por debajo del Congo belga del cual ha nacido: por consiguiente, el centralismo lleva en sí una política de austeridad social. Sin embargo, el Incorruptible –llámese Robespierre o Lumumba– debe en el mismo momento atacar a la clase dirigente –a su propia clase– para mantenerla en el rango de clase universal, es decir, para impedir que se oponga a causa de sus exigencias, sus costumbres o un enriquecimiento demasiado rápido, al resto del país. Esto significa que se exige en nombre de la unidad que cada grupo social sacrifique SUS intereses al interés común. Nada es mejor, siempre que el interés común exista. Castro, después de algunos meses tumultuosos que siguieron a la toma del poder, reclamó a los sindicatos obreros poner un término a las huelgas, recurrir al arbitraje para los conflictos sociales. Pero esto fue posible porque acababa de vencer al ejército de los señores feudales, acababa de expulsarlos y de entregar sus bienes a las clases desposeídas, por medio de la reforma agraria: al reclamar sacrificios a todos, invitaba a los trabajadores rurales y urbanos a comprobar su unidad real, su interés común, que era la libre explotación de la isla por todos en provecho de cada uno. Dicho de otro modo, el centralismo no puede identificar la unidad nacional con el interés común, a menos que la revolución de la cual ha surgido sea socialista. Entre, los evolucionados que tomaron el poder en el Congo y los obreros o los trabajadores agrícolas, no hay todavía lucha de clases propiamente dicha, pero ya la pseudo-unidad congolesa esconde la divergencia de los intereses. Sin saberlo, el centralismo reclama ese mínimum abstracto que es la unidad nacional para que una sociedad nueva encuentre el tiempo de darse sus estructuras y sus estados. Pero ni los explotados ni los futuros explotadores entienden por ello sacrificar sus exigencias concretos a ese porvenir todavía imprevisible, va la existencia de los unos impide ceder a los otros. Los proletarios conocen las remuneraciones de los ministros; en cuanto a éstos (y el rosto de los evolucionados), no harán concesiones a nadie: tienen una moral fundada en el mérito: no servirte los primeros, seria en el fondo sacrificarse a la masa de iletrados, esto es. a los no-militantes.

Así, por la falta de un movimiento de masas, de una lucha armada, de un programa socialista, el centralismo, como praxis unificadora. parece arbitrario a todos; la unidad que desea establecer es considerada por todos como un concepto sin contenido, cada grupo le opone su idea concreta de la unidad que es –en la situación presente– un factor de división. Lumumba tiene en contra a todo el mundo: los partidos provinciales y federalistas, la capital, el proletariado, la pequeña burguesía que él representa y que debería sostenerle Hay algo peor: los rurales se acomodan a la independencia bajo la condición de conservar sus “estructuras tradicionales”.

Pocos han comprendido que los caciques consuetudinarios eran los represen-tantes indígenas de la administración belga. Ahora bien, los reyezuelos lo pierden todo a la partida de los belgas. Los belgas los compraban y mantenían en sus puestos: era centralizar dividiendo. La política del gobierno congolés será liquidar las divisiones: debe crear una administración negra, instruir los funcionarios en Leopoldville, enviarlos a todas partes como los únicos agentes calificados del poder Estas medidas que se imponen en todo nacionalismo doblan las campanas por los feudos: el poder cubrirá el país con una red de responsables que tomaran decisiones en función de las órdenes recibidas de la capital, y sustituirán con mi autoridad la de los señores locales. Las grandes jefaturas se inquietan: algunos emisarios europeos se hicieron un deber de iluminarlos al respecto. Finalmente, muchos señores feudales –incluso entre aquellos que se aliaron al M.N.C. para reclamar la independencia– un buen día se despiertan antilumumbistas encarnizados. Sus tropas los siguen. En Katanga, el enemigo mortal de Lumumba, aquel que, quizá, lo asesinó con sus propias manos, Munonga, es hijo de rey. La secesión katanguesa que precipita el desastre es el resultado de un acuerdo entre los feudos locales, el colonato de poblamiento y la Unión Minera.

Contra tantos enemigos, ¿qué hacer? Nada. Si el centralismo posee una base sólida, si cuenta con el apoyo de las fuerzas armadas, llegará más pronto o más tarde, según el grado de urgencia, a combatir el federalismo por medio del terror: así hizo Robespierre en el 93. No durante mucho tiempo: él también cayó, después de haber quebrantado los levantamientos populares, cuando se advirtió que ya no representaba a nadie. ¡Pero Lumumba! Menos de una semana después de la proclamación de la independencia, el motín de julio lo despojó del sostén de la Fuerza Pública. En Leopolville pronto so vería que solamente vio policía –ella y la Asamblea– lo defendería contra los manifestantes del Abako. Y cuando envió el Ejército para restablecer el orden en las provincias separatistas, las tropas partieron, es verdad, pero no llegaron. Prefirieron pindonguear en ruta, es decir, pillar y masacrar paisanos. Sin embargo este hombre aislado de todos y que no ha tenido más que la apariencia de poder será acusado de haber ejercido una dictadura sangrienta.[6] Pero no sin una sombra de razón, pues en los hechos, considerando las fuerzas presentes y los caracteres singulares de la situación, un líder unitario que hubiese poseído los medios adecuados so hubiera visto obligado a renegar de sus objetivos o a recurrir al terror. La unidad del Congo reclamaba una dictadura. Y puesto que era imposible la del proletariado (mal esclarecido, mal instruido por sus representantes) se hacía necesario que un pequeño burgués se adueñase del poder contra todos.

Después del motín del mes de Julio tuvo lugar la separación katanguesa que suscitó en todas partes una corriente separatista más o menos fuerte. Lumumba el tirano estuvo admirable: volaba con Kasabuvu, que silencioso como la muerte lo seguía a todas partes, a los sitios en que aparecía una perturbación, inquietud u hostilidades, aterrizaba y apenas salido de la carlinga, realizaba un mitin. El calor de su voz, su sinceridad, su optimismo –ingenuo o místico, como se quiera– seducían a todos los auditorios y a menudo los persuadían. Una vez desarmadas las prevenciones, calmadas las dudas, refutadas las objeciones, explicados, sobre todo explicados, sus planes y sus razones en detalle, ganaba la partida por una tarde: por una tarde, en una ciudad de provincia, esta dictadura de la palabra –la única que él haya ejercido– realizaba la unidad jacobina de algunos centenares de hombres, los politizados. Aclamado, Patricio volvía al avión, despegaba, pensaba: partida ganada; a su lado, Kasabuvu pensaba: partida perdida, la palabra no tiene este poder. En los hechos, lo tiene: con la condición de ser repetida mil veces, primero por los jefes, después por los activistas, después en cada ocasión, por los militantes. Lumumba estaba solo. Absolutamente solo. Cuando su avión levantaba vuelo, el silencio se restablecía en la pequeña ciudad provinciana que acababa de abandonar, cada cual retornaba a sus intereses inmediatos, o sus prejuicios, a su grupo tribal o socio-profesional, nada quedaba, ni siquiera una semilla en un corazón. Mientras tanto, el tirano volaba por el aire; cuando se posaba, los blancos se encargaban de insultarlo: había que aceptar la protección humillante –y poco eficaz, se recela– de los militares belgas, de esas tropas colonialistas cuya acción había denunciado en el Parlamento, cuya expulsión del África había reclamado a la ONU. Incluso intenta un aterrizaje en Katanga, y los oficiales belgas le hacen saber que lo arrestarán no bien toque tierra. Lumumba no se amilana y entonces los belgas apagan las luces, bloquean los controles, es la noche: se lo desvía de un acto que no tendría más peso que un suicidio. Renuncia, el avión cobra altura; Lumumba vuela. El Congo libre vuela, prisionero de los aires, pasando por aquí, por allá, como un hurón: pues el Congo centralizado, unido en la independencia sólo se identifica con Lumumba. La suerte está echada: el recurso a las Naciones Unidas, el envío de los cascos azules, el golpe de Estado de Kasabuvu, el pronunciamiento de Mobutu, ese “vigilante”[7] a las órdenes de los belgas, que toma el mando de la Fuerza Pública –es decir de bandas armadas, sin sueldo, que asaltan a los transeúntes–, la abyecta parcialidad de Hammarskjöld, las intrigas de Youlou maniobrado por el gobierno francés: estos episodios tan conocidos no son sino las etapas de un calvario inevitable. Los belgas, los franceses, los ingleses, las grandes compañías y el señor II. hicieron asesinar a Lumumba con sus esbirros Kasabuvu, Mobutu, Chombe, Mumongo –y América del Norte, puritana, ha desviado los ojos para no ver la sangre. ¿Por qué tanto encarnizamiento? ¿Era realmente necesario que el neo-colonialismo se instalase en el Congo por este crimen retumbante? Ese gran negro, delgado y nervioso, trabajador infatigable, orador magnífico, había perdido sus poderes: la atomización del Congo, hecho real, indiscutible resultado de ochenta años de colonialismo “paternalista” y de seis meses de maquiavelismo, desmentía radicalmente, el sueño jacobino del Primer Ministro: había perdido sus poderes, salvo quizá en Stanleyville, donde antes que partidarios poseía quizá una clientela. Si se hubiera acantonado allí, no habría hecho más que Gizenga, traicionado un poco más tarde, después de algunas victorias relámpago, por su propio jefe de Estado Mayor, el tío de Lumumba que prefirió al unitarismo de los políticos la unidad restaurada por el único poder eficaz, las fuerzas armadas. El Imperialismo no se preocupa de las vidas humanas: pero puesto que tenía la victoria en la mano, ¿no podía evitarse un escándalo? Precisamente, no: es el secreto de tantas combinaciones sórdidas: Lumumba era el hombre de la transmisión de los poderes; inmediatamente después, debía desaparecer.

La razón es que vivo representaba el rechazo riguroso de la solución neo-colonialista. Esta consiste, en el fondo, en comprar a los nuevos amos, los burgueses de los países nuevos, como el colonialismo clásico compraba los caciques, los emires, los brujos. El imperialismo necesita una clase dirigente con bastante conciencia de su precaria situación como para ligar sus intereses de clase con los de las grandes sociedades occidentales. El Ejército nacional  –símbolo, a los ojos ingenuos, de soberanía–, se convierte, en semejante perspectiva, en el instrumento de una doble explotación: la de las clases trabajadoras por la “élite” y, a través de ésta, la de los negros por el capitalismo de occidente. Inviértese, préstase: el gobierno de la Nación independiente cae en la completa dependencia de los europeos y los norteamericanos.

Tal cosa ocurrió en Cuba, en 1900, al salir de una guerra colonial que había ganado. El modelo es todavía bueno: nos valemos de él todos los días. El objetivo es reservar al continente negro el destino de América latina: debilidad del gobierno central, alianza de los burgueses (o de los señores feudales que hayan quedado) con el Ejército, súper-gobierno de los trusts. Hacen falta hombres para esta combinación: en el Congo el elegido será Kasabuvu; sus ambiciones y su separatismo –incluso si acepta, al fin, una federación muy laxa– conservan las discordias antiguas alimentadas por la administración belga y, esta vez, sin que se sospeche que los blancos meten la mano. Ileo. Adoulo, pueden secundar: su conciencia de clase está a la altura de sus apetitos: es posible contar con ellos, al abrigo de la Fuerza Pública, para dar término a la constitución y apresurar el desarrollo de la nueva burguesía. Hasta ahora, los evolucionados sólo eran asalariados, reclutados y formados por el imperialismo y convencidos por sus amos de que sus intereses coincidían con los del capital: pero ahora hay que remodelar la economía congolesa, transformar a ciertos asalariados en pequeños capitalistas, mantener los feudos rurales y dejar jugar, incluso en el campo, las fuerzas de concentración Tal es el programa, tal es el Congo de 1963; sujeto de la Historia desde 1960 a 1961, hoy sólo es el más pasivo de los objetos. La suerte de Katanga fue dictada entre belgas, ingleses, franceses, yanquis, rhodesianos, blancos de África del Sur. Los combates, las sublevaciones populares, la guerra, las decisiones bruscas y contradictorias de la ONU son los efectos y los signos de las transacciones que tuvieron lugar entro los trusts, entre los gobiernos. Si todo parece hoy en orden, si Katanga vuelve al Congo, es porque los EE. UU. y los belgas –contra Rhodesia y la Unión Sud Africana, contra los intereses ingleses y franceses– se han puesto de acuerdo para explotar en común, por intermedio de sociedades mixtas, las riquezas congolesas.

Para arribar a compromisos tan delicados era necesario comenzar por extirpar del Congo los debates, y eso significaba: suprimir a Lumumba. Solo y traicionado, seguía siendo el símbolo abstracto de la unidad nacional; Lumumba fue el Congo en el momento histórico del traspaso de los poderes. Antes de él solamente había una colonia, un puzzle de imperios dislocados; y después de él solamente queda un país desgarrado que tardará más de un decenio en encontrar su unidad nacional. Primer Ministro, Lumumba había perdido uno tras otro sus sostenes y por la fuerza de las cosas, se convertía a pesar suyo en el agente de un nuevo separatismo que se llamaba centralización. Cautivo pero con vida, de un día para otro podía convertirse en un principio, un punto de reagrupamiento: era el testigo de una cierta política que se le había impedido realizar pero que podía aparecer, a los primeros fracasos del nuevo gobierno, como la política de reemplazo, como la que no había exhibido pruebas de su valor porque no se le había dado tiempo; política que se revelaría, quizá, como la única posible. Los descontentos de la víspera se habían unido contra él; los descontentos del día siguiente –los mismos, sin duda– se reagruparían alrededor de él. Un prisionero otrora idolatrado por las multitudes es una posibilidad desnuda de praxis; su sola existencia transforma los lamentos en esperanza; sus principios, o los que se mantiene fiel, son para los nuevos opositores algo más que una representación y designio del espíritu; viven, son actuales, están humanizados por aquel que los protege en su calabozo; se convierten para todos en un objeto de fascinada meditación. Se lo advertirá así en Thysvillo, al amotinarse los soldados que lo vigilan: si no se les paga, dicen, dejarán a Lumumba en libertad. Enloquecidos por esta amenaza los dirigentes de Leopoldville se ponen en contacto con los katangueses. Arreglo concluido: Chombe pagará a la tropa y, en cambio, se llevará a Lumumba. En pocas palabras, el Primer Ministro depuesto testimonia, incluso encarcelado, la necesidad del centralismo. Y tanto más cuanto que su caída reincide con el brusco estallido de motines y guerras locales.

Hay algo más: desde octubre se nota una recrudescencia de las perturbaciones revolucionarias. Es la base esta vez, campesinos y obreros, la que so moviliza contra el mantenimiento de la economía colonial. Estos movimientos dispersos carecen de objetivos comunes, mas seria posible, no obstante, unirlos por encima de sus viejas divisiones si sus reivindicaciones particulares fuesen reunidas en un programa común. Semejante temor está justificado: Cizenga, más tarde, nuevo líder del centralismo, adopta en Stanleyville medidas radicales: los trusts serán africanizados, se asignará a los belgas un periodo de residencia y se los someterá a un impuesto excepcional; al término de seis meses el Estado, se apropiará de los bienes abandonados. Tales decretos señalan el acercamiento que se esboza entre las reivindicaciones concretas de las masas (aunque sin verdadera perspectiva) y el jacobinismo abstracto del M.N.C. Y Cizenga no tiene la popularidad de Lumumba. Ni su inteligencia. ¿Qué no podría esperarse si el antiguo Premier hubiese comprendido por su cuenta que había que hundirse entre las masas, romper con los evolucionados, dar un contenido social a su política unitaria, sublevar, en una palabra, al pueblo contra la mistificación neo-capitalista? He ahí, en verdad, todo el problema: el jacobinismo es pequeño burgués, subordina la economía a la integración política y choca sin cesar con las reivindicaciones de las masas, a las que acusa de sabotear la unidad. Ordinariamente este conflicto permite a los enemigos derrotar, uno tras otro, al movimiento unitario y al movimiento social.

Pero si sucede que los jacobinos sobreviven algún tiempo –lo que es raro–, sus propios sinsabores los esclarecen e Instauran un nuevo punto de partirla: la unidad no es ya el comienzo sino un momento intermedio, el único medio de soldar los intereses de las masas y sus exigencias, es también el objetivo final de una revolución económica, social y política que debe, so pena de fracaso, radicalizarse sin cesar. Yo he encontrado jóvenes de las ciudades, ex estudiantes surgidos de las capas medias, que formaban parte del gobierno de Castro: eran jacobinos contra Batista; integrados a los rebeldes, sin pena alguna olvidaron provisoriamente el ideal político que alimentaban para reencontrarlo en seguida a través del movimiento de la construcción socialista. Robespierre. Lumumba, murieron demasiado pronto para realizar la síntesis que les hubiera tornado invencibles. Y luego en la Francia de 1789 como en el Congo de 1961 las masas eran en su mayoría rurales; entre nosotros, franceses, el proletariado no había nacido o no estaba verdaderamente desarrollado; en el Congo, el paternalismo belga lo había paralizado de estupor. Los verdaderos explotados no tenían, en ninguno de estos casos, ni representantes ni aparato que pudiese solicitar de los políticos la búsqueda de la unidad en la lucha contra la explotación. No importa; en el Congo hay tres millones de negros proletarias; si Patricio hubiese vivido, quién sabe si no los hubiese lanzado contra su propia clase, que no podía sino decepcionarlo. La ficción que el nunca denunció, la idea burguesa y loca de “clase universal” podía, en ciertas circunstancias, facilitar la aproximación: permitía a Lumumba abordar sin complejos a los líderes revolucionarios locales: ni vergüenza ni superioridad. A partir de esta igualdad abstracta podía hacerse la luz y comprender Lumumba finalmente lo que se ha denominado “la vocación socialista de África” –y que puede para más claridad reducirse a este dilema: neo-colonialismo o socialización. Lumumba podía comprenderlo: empleo esta palabra no para evocar una posibilidad abstracta sino para definir el temor que, incluso encadenado, inspiraba a sus ene ruidos. El imperialismo es lúcido. Sabe que sí deja ver su mano a los ex colonizados, sabe que sí pueden éstos adivinar su intención de ocultar detrás de una comedia política el mantenimiento de una economía de sobre-explotación, las masas se unirán contra los políticos cómplices. La confusión congolesa era extrema, pero los congoleses comprenderían rápidamente si alguien les explicaba que estaban sirviendo al enemigo: en poco tiempo Lumumba había aprendido que Bélgica traicionaba la palabra empeñada, que la Unión Minera fomentaba y sostenía las secesiones contra el gobierno, que los soldados de la ONU, enviados para mantener el orden, habían protegido a Kasabuvu el separatista y dejado al Premier centralista a merced de sus enemigos: incluso el pequeño burgués que se decía ignorante en materia económica no requería mucho tiempo para extraer conclusiones molestas. En pocas palabras, lo que las grandes compañías y los evolucionados temían era la radicalización de Lumumba por las masas y la unificación de las masas por Lumumba. Puede decirse que su asesinato selló la reciente alianza del imperialismo y la pequeña burguesía negra: desde ahora en adelanto. hay un cadáver entre ellos.

Pero el prestigio del ministro congolés se extendía bastante más allá de las fronteras de su país. Manifestaba la necesidad de un África unida. No a la manera de los Estados conquistadores que dicen “unidad” pero piensan “hegemonía”. Al contrario, la debilidad del régimen, el coraje inflexible y la impotencia fatal pero inmerecida imponían a todos los países negros el deber de socorrerlo. Y esta obligación rigurosa y urgente no era generosidad. Ni yo no sé qué solidaridad idealista. Las naciones africanas descubrían en el Congo el rostro de su destino, del destino del África; los países dominados por el neo-colonialismo descifraban la mistificación que los había liberado de todas sus cadenas salvo la sobre-explotación; los otros, los que habían esquivado al milímetro la “congolización” descubrían el mecanismo, el papel representado en esos desmoronamientos por las divisiones internas; pensaban que nada estaba a salvo aún, que era necesario luchar contra los separatismos en escala continental, pues de otro modo el África entera no escaparía a la balcanización. En este sentido el fracaso de Lumumba fue el del panafricanismo. N’Krumah conoció la decepción más amarga: envió en julio tropas de Ghana al Congo, bajo la autoridad de la ONU, y luego, a pesar de sus protestas, fueron empicadas contra Patricio Lumumba; la experiencia le ensenó entonces que la ONU no era una organización imparcial .situada con absoluta objetividad ante los conflictos del ‘Tercer Mundo’, sino un sistema rigurosamente compuesto para defender el imperialismo en todo Occidente. África entera, humillada al no haber podido salvar al hombre de Accra, aprendió también cual era la suerte reservada a los neutralistas. Lumumba, en un momento de exasperación, indignado por la actitud de Hammarskjöld, se dirigió a la URSS y ésta realizó un envío de aviones. En tal ocasión Lumumba aplicó el principio estricto del neutralismo: comerciar con todas las naciones sin tener en cuenta su régimen, aceptar o pedir, en caso de urgencia, cualquier ayuda eficaz toda ver que sea desinteresada. No hizo falta más: las Misiones se apresuraron a bautizarlo de “comunista”, tampoco el imperialismo dejó de hacerlo: lo más duro de tragar fue que cayó en su propia trampa y tuvo a ese “evolucionado”, hijo de católico, casado religiosamente, padre de católicos, por un agente del Kremlin. Si se quiero juzgar mejor que se comparo esto llamado desesperado del jacobino “sin opción económica” con el que pudo hacer Castro en una isla pegada al flanco de Norteamérica. Y no nos engañemos: la victoria de este último proviene precisamente de que se puso a la cabeza de una revolución socialista: el fracaso del congolés, el mote de “comunista” con que se cree deshonrarlo, todo emana simplemente del hecho de que no quiso comprometerse a reordenar la infraestructura del país. África comprendió: cuando el jefe de un gobierno “independiente” pide auxilio a la Unión Soviética, los occidentales lo deponen. El neutralismo seguirá siendo una vana declaración de principio mientras los diversos Estados del continente negro no se unan para imponerlo.

Cautivo y con vida, Lumumba es la vergüenza y el furor de un continente entero: aparece para todos como una exigencia que no pueden ni satisfacer ni descartar; cada cual descubro en él el poder y la ferocidad de la combinación neo-colonialista. Por tanto, hay que terminar lo más pronto posible; el imperialismo conserva las manos limpias; sus dos principales representantes, Kasabuvu y el miserable Mobutu, tienen interés, frente a sus poblaciones, en no ser los vertedores de esa sangre; entonces, Chombe matará, de todos modos la Unión Minera y los colonos lo han comprometido tanto y ha puesto tanto celo en venderse que pronto será necesario liquidarlo también a él. Se borra del mapa a un negro al que se había hecho Premier y que se había tomado su misión en serio; se encarga de nuevo a Kasabuvu la formación de un gabinete. Esperan, supongo, que el muerto molestará menos que el vivo: un difunto es olvidable; ¿qué puede hacerse por él, de él? A las africanos demasiado agitados se los despojará de toda razón de invitar a sus hermanos a una cruzada liberadora mediante ese simple bayonetazo que Munongo, según se dice, se encargará de administrar. En todo caso, he aquí el cálculo. Es falso, como se sabe.

Muerto, Lumumba deja de ser una persona y se convierte en el África entera, con su voluntad unitaria, la multiplicidad de sus regímenes sociales y políticos, sus rompimientos. sus discordias, su fuerza y su impotencia: no fue ni podía ser el héroe del panafricanismo, fue su mártir. Su historia ha iluminado para todos el vínculo profundo de la independencia, de la unidad y de la lucha contra los trusts. Su muerte –recuerdo a Fanon, en Roma, trastornado por ella– es un grito de alarma; en él, todo el continente muere para resucitar; las naciones africanas han comprendido: lo que se decía en Accra, Addis-Abeba se dispone a realizarlo; esas naciones crearán un dispositivo común que les permitirá ayudar a las luchas revolucionarias de los países que no han adquirido aún la independencia. La unidad es la guerra; bajo la influencia de Argelia, muchos comprenden cada vez más que la unidad significa, también, la revolución socialista.

El Congo sólo ha perdido una batalla. Al abrigo del Ejército Nacional Congolés (ENC), la burguesía, esa clase de traidores y vendidos, completará su obra constituyéndose en clase explotadora. La concentración capitalista triunfará sobre los feudos, los eliminará progresivamente, unificará a los explotados: estarán presentes todas las condiciones propicias para un castrismo. Pero los cubanos honran la memoria de Martí, que murió al fin del siglo pasado sin ver la victoria de Cuba cobro España ni la sujeción de la isla al imperialismo de los Estados Unidos. Y el Castro congolés, dentro de algunos años, si quiere enseñar a los suyos que la unidad se conquista, les recordará su primer mártir, Lumumba.

[1] . Pasado y Presente n° 5-6, pp. 1-24. Año 2, Abril de 1964. Córdoba. Argentina

[2]  Señalo sin embargo la muy notable obra de Michel Merlier, “Le Congo”, editada por Maspero.

[3]  Este trabajo fue publicado por primera vez con el titulo de “Lumumba et le néo-colonialisme”, como prefacio a los “Discours de Lamumba”, ed. Présence Africaine: ha sido recogido por su autor en el libro Sltuations, V con el titulo de “La pensée politique de Patrice Lumumba”. (Nota del T.)

[4]   “Para hacerte olvidar que eras un hombre / Te enseñaron a cantar las loas de Dios / Y esos cánticos diversos, al ritmar tu calvario / Te comunicaban la esperanza en un mundo mejor / Pero en tu corazón de criatura humana reclamabas apenas / Tu derecho a la vida y tu parte de dicha.”

[5]   A.P.I.C.: “Asociación del Personal Indígena de la Colonia

[6]      Kasabuvu sabía que mentía cuando lo responsabilizaba de la brutalidad de la Fuerza Pública.

[7]    Neologismo: “policía de bajo rango”, “compinche-soplón”, “informante-matón”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s