SICARIATO: LA MANO ASESINA DEL TERRORISMO BURGUÉS EN ARGENTINA CONTRA LAS VÍCTIMAS DE LA DICTADURA

elsa-sosa-de-fagetti

CON IMPUNIDAD LA DICTADURA CONTINÚA

Con información de Página 12

Asesinaron a Elsa Sosa de Fagetti, testigo y querellante de causas de lesa humanidad

Fagetti fue asesinada en su casa de Córdoba. La policía habla de robo seguido de muerte pero los primeros datos y la historia de la víctima tiene demasiadas coincidencias con el crimen de Silvia Suppo, también testigo y querellante en causas contra militares genocidas, y que fue muerta en Rafaela, Santa Fe, en 2010.

Elsa Marta Sosa de Fagetti, testigo y querellante en causas por delitos de lesa humanidad en San Rafael, Mendoza, fue encontrada el viernes por la noche asesinada en su casa de la capital cordobesa. Elsa era pareja del primer desaparecido de aquella localidad mendocina, Aldo Fagetti. Si bien la policía de Córdoba investiga el caso en el marco de un robo seguido de muerte, los primeros detalles que surgen del crimen generan sospechas sobre el verdadero motivo de su muerte.

Los primeros informes policiales dan cuenta de que el cuerpo de Elsa fue encontrado con golpes en la cabeza, un cable enrollado en su cuello y, sobre todo, no había desorden en la casa. Este último dato es el que pone en duda el móvil del robo. Según la radio de derecha Cadena 3, la mujer fue encontrada por su hija y su yerno. En tanto, el hijo mayor, Javier Fagetti, que vive en Mendoza ya viajó hacia la capital cordobesa.

Elsa era médica, tenía 62 años y era testigo en varias causas de delitos de lesa humanidad. Pero sobre todo era la querellante en el caso de su marido que fue secuestrado y desaparecido el 25 de febrero de 1975.

Aldo tenía 26 años y trabajaba en la municipalidad de la ciudad de San Rafael donde fue secuestrado por un grupo de tareas integrado por policías y militares. Luego de años de militancia y búsqueda de justicia, Elsa Sosa logró en 2007 que el juez federal Héctor Acosta, pidiera la extradición de la ex presidenta María Estela Martínez de Perón, ya que el secuestro de Fagetti se produjo durante su mandato. También estaban acusados los entonces ministros Carlos Ruckauf y Antonio Cafiero.

En 2007 Elsa habló con Página/12 y ante la apertura de los juicios contra los responsables del genocidio tras la anulación de las leyes de “Obediencia Debida” y “Punto Final”, dijo que asumía sin rencores lo que le tocó vivir:

“Ojalá no sea un boom de noticias ni una satisfacción individual, sino que los argentinos tomemos conciencia de que lo que pasó en esos años fue tremendo. No podemos admitir que en un gobierno democrático la muerte haya sido el punto de partida de todo”.

Agregó además que:

“subversivos éramos los que trabajábamos dieciséis horas por día, estudiábamos, criábamos una familia y peleábamos por una sociedad más justa. A esos desaparecieron, pero no a los que ayer eran jefes y hoy son empresarios”.

Más allá de lo que en un principio la policía considera que ocurrió con Elsa, lo cierto es que su muerte recuerda demasiado al de la ex detenida desaparecida, Silvia Suppo, quien había sido secuestrada en 1977 en la provincia de Santa Fe. El testimonio de Suppo fue clave en la causa contra el ex juez Víctor Brusa por su rol en el terrorismo de Estado. Pocos meses después de ese juicio, en 2010, Suppo fue asesinada de doce puñaladas en su local, a plena luz del día. Siguiendo con las coincidencias, al igual que Elsa Fagetti, Suppo también era querellante en la causa que investigaba la desaparición de su compañero, Reinaldo Hammeter, secuestrado el 25 de enero de 1977 en la catedral de la santafesina ciudad de Rafaela.

Mientras tanto, en el juicio que investiga los crímenes de la represión en San Rafael hay 27 procesados que están acusados por delitos contra 72 víctimas. El debate judicial comenzó en 2015 y hace un mes entró en instancia de alegatos. El caso del marido de Elsa está en este juicio. En el camino, en un episodio aun por dilucidar, quedó su compañera.

Argentina. La amenazante lista de un grupo militar que apoya la dictadura

Resumen Latinoamericano/ 22 de mayo 2017

Es una nómina donde se muestra quiénes son los testigos de los juicios por delitos de lesa humanidad. Uno de los integrantes es el teniente preso Emilio Nani.

El grupo reivindicador de la dictadura llamado “La Unión de Promociones” realizó una amenazante lista.

Es una nómina donde se muestra quiénes son los testigos de los juicios por delitos de lesa humanidad.

Según publicó el diario Perfil, “L.U.P” elaboró y subió a su página web una lista de “terroristas subversivos de los años 70” conformada por testigos en causas por crímenes cometidos por la última dictadura.

Ver: documento: https://es.scribd.com/…/La-amenazante-lista-de-un-grupo-mil…

Esta Unión asiste a acusados y condenados por delitos de lesa humanidad. Entre los 220 están el periodista Martín Caparrós. También hijos de militantes políticos y Familaires de víctimas,, que no son personas con actividad política pública.

“Muestreo de algunos terroristas subversivos de los años 70, devenidos en el tiempo como funcionarios nacionales, provinciales o municipales, trabajando en la actividad privada y/o aún presentándose como testigos/víctimas en sendas funciones circenses contra quienes integraron las fuerzas legales que los combatieron”, detalla la introducción del listado, que está colgado en un sector de la web llamado “La historia argentina silenciada”, bajo el nombre “La otra parte de la verdad”.

“La Unión de Promociones (UP) se gestó en 2005 y está integrada por militares retirados, egresados del Colegio Militar. Como dice su documento fundacional, su misión es “asistir y entender a “los camaradas” detenidos-procesados y sus familias” e “incidir ante la opinión pública para el esclarecimiento de la verdad histórica” cita Perfil.

Una de sus caras visibles es el teniente coronel Emilio Nani, detenido en Mar del Plata por delitos de lesa humanidad hace semanas.

contra_la_represion_emvyj_021
indymedia

En la tarde del martes 23 de mayo el Encuentro Memoria Verdad y Justicia convocó una nutrida marcha que recorrió el centro de la Ciudad de Buenos Aires, pasando por el Congreso de la Nación, Tribunales y Plaza de Mayo, en la apertura de la Campaña Nacional contra la Represión de Macri y los Gobernadores. Se reafirmó el rechazo al fallo de la impunidad del 2×1 a genocidas dictado por la Corte Suprema, en el marco de la política de negacionismo y “reconciliación” impulsada por el gobierno nacional junto a la cúpula de la Iglesia Católica. También se exigió el total esclarecimiento del asesinato de Elsa Marta Sosa, querellante y testigo en causas de lesa humanidad en Mendoza.

En estos días se conoció la noticia del asesinato de Elsa Marta Sosa en Córdoba, querellante y testigo en causas de lesa humanidad en Mendoza. Con los antecedentes de Jorge Julio López y Silvio Suppo, resulta inaceptable que la justicia y la policía descarten prematuramente el vínculo de este crimen con los acusados en estas causas y es prueba de la impunidad de la que aún gozan los genocidas.

Exigimos el total esclarecimiento del asesinato de Elsa Marta Sosa y el castigo a los responsables materiales e intelectuales de este crimen.

contra_la_represion_emvyj_007

El mes de mayo comenzó con una ofensiva para dar impunidad a los genocidas: el aberrante fallo del 2×1 de la Corte Suprema con los votos de los jueces Highton de Nolasco, Rosenkrantz y Rosatti. Si Macri, que tiene minoría en el Senado, pudo imponer en la Corte Suprema a Rosatti y Rosenkrantz, fue gracias al voto cómplice de los senadores del PJ-FPV y el GEN.

Ese 2×1 de la Corte Suprema es funcional a la política del gobierno macrista que niega los 30.000 desaparecidos y el terrorismo de Estado. En igual sentido, la cúpula de la Iglesia Católica llama al pueblo a reconciliarse con los que secuestraron, torturaron, asesinaron y se apropiaron de bebés durante la última dictadura cívico-militar. Y esa política de reconciliación, hay que decirlo, la inició el gobierno de Cristina Kirchner al designar al genocida Milani como jefe del Ejército. Repudiamos la visita de una comisión de la ONU a este genocida, que intenta disfrazarse de preso político después de haber secuestrado y torturado como parte de la maquinaria genocida.

El gobierno macrista promueve el olvido y la impunidad porque pretende reinsertar a las Fuerzas Armadas en tareas de represión interna a fin de imponer los despidos, el ajuste y la entrega.

Pero ante el 2×1 de la vergüenza, de inmediato se expresó un repudio popular masivo que obligó al gobierno a retroceder. Y así como ayer derrotamos el Punto Final y la Obediencia Debida, el 10 de mayo, con una movilización multitudinaria el pueblo volvió a dejar bien claro que:

• Para los genocidas no hay olvido, impunidad, reconciliación, ni prisión domiciliaria que valga: ¡Cárcel común y efectiva para todos ellos y sus cómplices!

• ¡Fuera la Corte del 2×1!

• No olvidamos. No perdonamos. No nos reconciliamos.

• Son 30.000.Fue Genocidio

Encuentro Memoria, Verdad y Justicia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s