Agrotóxicos y transgénicos, Antropologia, Campesinos, Económicas, Historia Política, Imperialismo y Guerra Permanente, Mates en la paz, Pachamama, Paleontólogia-Genética-Evolución, Politica, Teoría Política, Viejas costumbres

LA ECOLOGÍA DE MARX – Materialismo y Naturaleza, por John Bellamy Foster

LEER Y DESCARGAR ESTE LIBRO EN PDF: AQUÍ

ÍNDICE

Prólogo de Jaime Pastor
Prólogo del autor
Introducción
Capítulo l. La concepción materialista de la haturaleza
Capítulo Il. La verdadera cuestión terrenal
Capítulo III. Naturalistas clericales
Capítulo IV. La concepción materialista de la historia
Capítulo V. El metabolismo de sociedad y naturaleza
Capítulo VI. La base de nuestra visión de la historia natural
Epilogo
Notas
Índice analítico

*

Prólogo
]aime Pastor

Es difícil no compartir, tras la lectura de esta obra, el comentario que Richard C. Lewontin hizo al reconocer que le habla proporcionado “una nueva comprensión de la totalidad del materialismo de Marx y de la forma en que se desarrollara la dialéctica de la sociedad humana y la naturaleza”. En efecto, quienes, procedentes, como es mi caso, de la tradición marxista antiestalinista, nos vimos confrontados ante la necesidad de asumir la critica que desde el ecologismo emergió con fuerza desde mediados de los años setenta del siglo pasado respecto al rumbo que estaba tomando el “modelo” civilizatorio común al Oeste y al Este, y pronto nos sentimos obligados también a hacer nuestro propio “ajuste de cuentas” con la carga productivista que nos parecía haber impregnado a aquella tradición desde sus inicios.

En esa tarea el afán de revisar lo que considerábamos una fe ingenua en el progreso derivado del desarrollo de las fuerzas productivas, que impregnaba la interpretación dominante del pensamiento del stalinismo, Marx y Engels pudo y llevar que habla a algunos sido a llevada no tener hasta en cuenta sus extremos en un primer momento lo que Manuel Sacristán definió como “atisbos político-ecológicos” de Marx y de Engels; o, también, a menospreciar la fuerza que en la URSS tuvo un ecologismo que, como reconoció Bujarin, abrió la oportunidad de desarrollar un “naturalismo dialéctico” y llegó a conseguir que el gobierno soviético fuera primero en el mundo en establecer parques nacionales protegidos, hasta que, como ha documentado suficientemente el historiador Douglas R. Weiner, el propio Bujarin fue cayendo en desgracia por su oposición al Primer Plan Quinquenal stalinista.

Ahora, gracias a estudios como el de J. B. Foster, podemos aspirar a alcanzar una visión más equilibrada de la evolución de las reflexiones de Marx, a medida que fue madurando su teoría de la “fractura irreparable” en la “interacción metabólica entre el hombre y la tierra” y la necesidad de combatirla como condición para trascender la alienación en todos sus aspectos y no sólo en relación con el trabajo. Así, a lo largo de esta obra vemos un recorrido por el que pasan distintos pensadores son sus con referentes los que “clásicos”, Marx entra en diálogo: el que Epicuro y Lucrecio son sus referentes “clásicos”, pero luego están, sobre todo, Darwin y Morgan, de los cuales irá aprendiendo hasta llegar a elaborar una concepción que, pese a los aspectos “prometeicos” presentes en algunas de sus obras, apuntan claramente a la necesidad de, como propone J. B. Foster en la introducción, “no contraponer antropocentrismo a ecocentrismo”, puesto que es una cuestión de “coevolución”.

Pero seria absurdo pretender afirmar que Marx y Engels fueron unos “profetas” de la crisis ecológica y, sobre todo, del alcance global que la misma está adquiriendo en este siglo XXI. Su confianza en que antes de que se profundizara la misma triunfara el movimiento obrero y se pudieran sentar las bases de una nueva sociedad no les llevó a pensar que las contradicciones ecológicas fueran a condicionar, como lo hacen hoy, el tipo de socialismo que habría que poner en pie si queremos garantizar que la emancipación de la Humanidad de todo tipo de alienaciones y la supervivencia del planeta Tierra vayan de la mano.

J. B. Foster nos dice también en su Introducción que su propósito en este libro es “trascender el idealismo, el espiritualismo y el dualismo de gran parte del pensamiento verde contemporáneo” con el fin de proporcionar una base materialista efectiva a la critica de la alienación de la Humanidad respecto a la naturaleza. Quizás esto pueda llevar a pensar en que pretende “liberar” al ecologismo de su corriente más “cálida’, pero no creo que sea así: más bien, hay que deducir que lo que sugiere es que en los tiempos que corren un pensamiento “verde” bien fundamentado ha de ser radical en su critica de las bases materiales sobre las que se sustenta esa alienación humana respecto a la naturaleza y que hoy exige no sólo la ruptura con el capitalismo sino también con una “civilización choque” que vuelve a mostrarnos abiertamente esas tendencias “exterministas” que tan lúcidamente denunciara Edward P. Thompson en los años ochenta del pasado siglo.

***

PRÓLOGO DEL AUTOR
John Bellamy Foster

El título que originalmente di a este libro, cuando comencé a escribirlo, era Marx y la Ecología. En algún lugar del camino, cambió y pasó a ser La Ecología de Marx. Este cambio de título tiene su origen en un cambio radical que ha experimentado mi pensamiento sobre Marx (y sobre la ecología) en el curso de estos últimos años, cambio en el que desempeñaron un papel numerosas personas.

Se ha caracterizado muchas veces a Karl Marx como pensador antiecológico. Pero yo he estado siempre demasiado familiarizado con su obra como para tomar en serio esa crítica. En numerosos momentos de su obra, como yo sabía, dio muestras de una profunda conciencia ecológica. Pero, cuando escribí The Vulnerable Planet: A Short Economic History of the Environment (1994) todavía creía que las cosas que Marx alumbrara en relación con la ecología eran un tanto secundarias en su pensamiento; que no aportaban nada nuevo ni esencial a nuestro actual conocimiento de la ecología cuanto tal, y que la importancia de sus ideas para el desarrollo de ésta residía en el hecho de que proporcionaba el análisis histórico materialista que la ecología, con sus nociones por lo general ahistóricas y malthusianas, necesitaba desesperadamente.

Que fuera posible interpretar a Marx de un modo diferente, de un modo que otorgara a la ecología una posición central en su pensamiento, era algo de lo que yo sin duda era consciente, ya que se suscitaba a diario en la década de 1980 por parte de mi amiga Ira Shapiro, que se había expatriado de Nueva York y se había convertido en agricultora, carpintera y filósofa de la clase trabajadora, a la vez que asistía como alumna a mis clases. En contra de todas las convenciones de la interpretación de Marx, Ira me decía: “mira esto”, señalándome pasajes en los que Marx se ocupaba de los problemas de la agricultura y de la circulación de los nutrientes del suelo. Yo la escuchaba atentamente, pero no apreciaba todavía toda la importancia de lo que me estaba diciendo (algo que sin duda, a diferencia de lo que le ocurría a Ira, me impedía el hecho de que yo carecía de toda experiencia real en el trabajo de la tierra). Por aquellos mismos años, mi amigo Charles Hum, activista radical, sociólogo, profesor a tiempo parcial, y apicultor profesional, me dijo que deberla familiarizarme más con la Dialéctica de la naturaleza de Engels, debido a su visión científica y naturalista. Nuevamente yo escuchaba, pero tenía mis dudas. ¿No había fallado la “dialéctica de la naturaleza” desde el comienzo?

El camino hacia el materialismo ecológico estaba bloqueado por el marxismo que yo había aprendido durante años. Mi base filosófica habían sido Hegel y la rebelión del marxismo hegeliano contra el marxismo positivista, rebelión que se inició en la década de 1920 con las obras de Lukács, Korsch y Gramsci, y que había llevado a la Escuela de Fráncfort y a la Nueva Izquierda (como parte de la rebelión más amplia contra el positivismo que dominó la vida intelectual europea desde 1 890 hasta 1930 y más allá) . Se hacía hincapié en el materialismo práctico de Marx, que tenía sus rafees en el concepto de praxis, que en mi propio pensamiento venía a combinarse con la economía política de la tradición de la Monthly Review en los Estados Unidos, y con las teorías históricas de E. P. Thompson y Raymond Williams en Gran Bretaña. En una síntesis como esta quedaba sin embargo poco lugar para un enfoque marxista de temas relacionados con la naturaleza y con las ciencias físico-naturales. Es cierto que pensadores como Thompson y Williams en Gran Bretaña, y Sweezy; Baran, Magdoff y Braverman, asociados en EE.UU. con la Monthly Review, insistían todos en la importancia de. relacionar el marxismo con el reino físico-natural en general, y cada uno de ellos contribuía a sn manera al pensamiento ecológico. Pero el legado teórico de Lukács y Gramsci, que yo había interiorizado, negaba la posibilidad de aplicar los modos del pensamiento dialéctico a la naturaleza, con lo qne esencialmente cedían todo este campo al positivismo. Por entonces apenas conocla yo una tradición alternativa, más dialéctica, que se daba dentro de las ciencias biológicas contemporáneas, asociadas en nuestros días con la obra de pensadores tan importantes como Richard Lewontin, Richard Levins y Stephen Jay Gould. (Cuando por fin cobré conciencia de esto, fue debido a Monthly Revíew, que hacía tiempo que trataba de vincular de nuevo el marxismo en general con las ciencias naturales y físicas). Tampoco estaba familiarizado todavía con el realismo crítico de Roy Bhaskar.

Para empeorar aún más las cosas, como la mayoría de los marxistas (con la excepción dé los dedicados a las ciencias biológicas, donde esta historia se había conservado en parte), yo desconocía por completo la historia real del materialismo. Mi materialismo era, por entero, de una índole práctica, político-económica, informado filosóficamente por el idealismo hegeliano y la rebelión materialista de Feuerbach contra Hegel. Pero ignoraba la historia general del materialismo dentro de la filosofía y de la ciencia. A este respecto, la propia tradición marxista, tal como se había transmitido, ofrecía una ayuda relativamente escasa, puesto que no se había entendido adecuadamente la base sobre la que Marx había roto con el materialismo mecanicista a la vez que seguía siendo materialista.

Resulta imposible explicar (excepto quizá señalando el argumento que sigue) las etapas de cómo finalmente llegué a la conclusión de que la visión que Marx forjó del mundo era profunda y quizá sistemáticamente ecológica (en todos los sentidos positivos en que hoy se utiliza el término), y de que esta perspectiva ecológica se derivaba de su materialismo. Si hubo un único punto de decisivo cambio en mi modo de pensar, tuvo su comienzo poco después de que publicara The Vulnerable Planet, cuando mi amigo John Mage, jurista radical, erudito clásico y colega de la Monthly Review, dijo que yo había cometido un error en mi libro y en un artículo posterior, al adoptar la visión verde romántica según la cual las tendencias an1tiecológicas del capitalismo se remontaban en gran parte a la revolución científica del siglo XVII y, en particular, a la obra de Francis Bacon. John suscitó la cuestión de la relación de Marx con Bacon, y del significado histórico de la idea de “dominio de la naturaleza” que surgió en dicho siglo. Me fui dando cuenta gradualmente de que todo el tema de la ciencia y de la ecología tenía que ser reconsiderado desde el principio. He aquí algunas de las preguntas que me preocupaban: ¿Por qué la teoría verde solla presentar a Bacon como el enemigo? ¿Por qué se ignoraba tantas veces a Darwin en las discusiones de la ecología decimonónica (más allá de limitarse a atribuirle las concepciones del darwinismo social y el malthusianismo)? ¿Qué relación tenía Marx con todo esto?

En el curso de este proceso no tardé en llegar a la conclusión de que los intentos hechos por los “ecosocialistas” de injertar teoría verde en Marx o de introducir a Marx en la teoría verde nunca generarían la síntesis orgánica que se hace necesaria. A este respecto me impresionaron las famosas palabras de Bacon: “En vano buscaremos el avance del conocimiento científico como proveniente de sobreañadir o implantar cosas nuevas en las viejas. Ha de partirse de un nuevo comienzo (instauratio), empezando por los fundamentos mismos, a menos que queramos girar eternamente en círculo y hacer progresos nimios, casi despreciables” (Novum Organum). El problema pasaba a consistir en volver a los fundamentos del materialismo, donde cada vez más parecían residir las respuestas, en reexaminar desde el principio nuestra teoría social y su relación con la ecología, es decir, dialécticamente, ateniéndonos a su surgimiento.

Lo que descubrí, para gran sorpresa mía, fue una historia que tenía en cierto modo el carácter de historia literaria de detectives, en la que varias pistas conducían por separado a una misma y sorprendente fuente. En este caso, el materialismo de Bacon y el de Marx, e incluso el de Darwin (aunque de manera menos directa) se remontaban a un común punto de origen: la filosofía materialista antigua de Epicuro. El papel que desempeñó Epicuro como gran esclarecedor de la Antigüedad una visión de su obra que han compartido pensadores tan distintos como Bacon, Kant, Hegel y Marx me proporcionó por vez primera una imagen coherente del surgimiento de la ecología materialista en el contexto de un forcejeo dialéctico en torno a la definición del mundo.

En una línea de investigación estrechamente relacionada con esto descubrí que la investigación sistemática que llevó a cabo Marx del gran químico agrícola alemán Justus van Liebig, iniciada a partir de sú crítica del malthusianismo, fue lo que le condujo al concepto central de la “fractura metabólica” que se produce en la relación humana con la naturaleza: el análisis que hizo en su madurez de la alienación respecto a la naturaleza. Pero, para entender esto plenamente, se hada necesario reconstruir el debate histórico en torno a la degradación del suelo que surgió a mediados del siglo XIX, en el contexto de la “segunda revolución agrícola” y que se ha prolongado hasta nuestros días. En él está la aportación más directa que Marx hiciera a la discusión ecológica (véase el Capítulo Cinco). Estoy sumamente agradecido a Liz Allsopp y a sus colegas de la IACR-Rothamsted, de Hertfordshire, por facilitarme la traducción que Lady Gilbert hizo de la “Introducción” de Liebig, existente en los archivos de Rothamsted. En la realización de esta investigación pude beneficiarme de la colaboración con Fred Magdoffy Fred Buttel en la coedición de un número especial de Montly Review, correspondiente a los meses de Julio y Agosto de 1998 y que lleva por título Hungry for Profit, posteriormente ampliado y publicado en forma de libro…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Reciba las publicaciones por Email

Follow EL SUDAMERICANO on WordPress.com
El Fanzine de la Comisión Semilla
El Blog de Silvio Rodríguez
El sitio Web de Silvio Rodríguez http://zurrondelaprendiz.com/

Enlace Zapatista

Radio de Nicaragua

MAPUEXPRESS

Tortilla con Sal

A %d blogueros les gusta esto: