Apuntes, Crítica Social, Declaraciones y comunicados, Derechos Humanos, Imperialismo y Guerra Permanente, Latinoamérica, Politica

EROS, EUFEMISMOS Y GUERRA SOCIAL

Las formas enajenadas de la conciencia que son propias del estado de guerra permanente en el que se desarrolla la actual crisis multidimensional, estructuran el sentido común mercantil-capitalista de nuestro tiempo. “Tanto tienes, tanto vales” es la expresión de una moderna cultura de la muerte: la vida subsumida en la mercancía como trabajo-muerto. Eros; pulsión, deseo, esperanza y prefiguración; sometido a la dinámica masoquista y autodestructora de la reproducción del capital.

Derroche y escasez, salud y enfermedad. El valor de cambio de la forma-mercancía, sobredeterminando la socialidad humana. La administración militarizada y represiva de las necesidades y los bienes comunes es inherente a la dominación política burguesa. No se trata de un fenómeno circunstancial resultado de la crisis de legitimidad de las instituciones democrático burguesas, sino de una lógica implícita de la civilización capitalista. Es la ‘capacidad’ de trabajo y de consumo la que decide quienes viven y quienes mueren. La “privación” es la semblanza misma de la propiedad privada.

Las representaciones sociales de los sujetos enajenados en la producción y el consumo son la expresión de esas formas de existencia y configuración represiva mediada por el mercado de la relación sujeto-objeto. La política enajenada es incapaz de cuestionar la explotación capitalista porque es el resultado mismo de la metamorfosis fetichista de Eros.

Digan lo que quieran los juristas y los profetas maquiavélicos del status quo, pero en el capitalismo ningún obrero-trabajador es inocente hasta que logre demostrar lo contrario.

Lo que nosotr@s observamos es qué la crisis mundial reactualiza los procedimientos laborales conductistas y disciplinantes.

– El trabajador debe declararse súbdito obsecuente y aceptar sin rechistar…

– La clase obrera del mundo entero es sospechosa de subversión.

– La propaganda de guerra psicológica, y los aparatos represivos de los Estados burgueses intentan, en ofensiva, por todos los medios, robarle ya no solo el tiempo del plus-trabajo, sino su humana imaginación y su emocionalidad.

– La revueltas populares que recorren toda la América latina, no son solo expresión de la crisis de hegemonía yankee en el contexto de la política regional, sino una respuesta visceral y antiinstitucional de los sectores explotados y marginados frente a la ofensiva neofascista de la partidocracia burguesa y las transnacionales.

Dar por sobreentendido y soslayar ese estado de guerra permanente, –según la alusión inequívoca de Karl Marx al orden social capitalista–, presuponer institucionalidad, legalidad igualdad y democracia en el “mercado” de “opciones políticas” del sistema capitalista, donde nunca hubo más que pugna abierta y declarada de intereses de clases, es la claudicación y renuncia inconsciente a la liberación de la propia condición humana sensible, renuncia a la politicidad como proceso de intervención psicopolítico, capitulación ante la barbarie moderna a la que refería Friedrich Engels según la célebre memoria de Rosa Luxemburg.

Frente al apocalipsis civilizatorio, ante la enfermedad como arma y mecanismo de legitimación liberal-burgués, toda invitación a “gozar el síntoma” es, en mayor o menor medida, la autoafirmación egomaníaca y masoquista en el caos guerrerista de la narcopolítica neofascista-corporativa-imperialista y la renuncia al goce libertario, aceptación y derrota sin combate, ante la metafísica del mercado.

La política enajenada y cuantificante intenta prevenir reaccionariamente a las jóvenes generaciones con discursos y prácticas institucionalistas, que presuponen la derrota de la vida y el disciplinamiento mediante el terror burgués.

Frente a la crisis de dominación, la tragedia humana y la catástrofe ambiental, el reformismo y la tecnocracia ensayan con retórica emotiva y discurso pseudo científico “empatía” o “interseccionalidad”; definiciones analíticas disociantes; tácticas diluyentes y ambiguas e inoperantes en el universo de la lucha de clases que suponen exterioridad y subalternidad. Apenas eufemismos para negar la pulsión radical de la política liberadora –Política de la fraternidad y la solidaridad humana, creadora y dadora de vida–. Todo eso, al mismo tiempo que reestructuran sus policías políticas, sus tribunales de guerra y conjuran los monstruos del fascismo.

Contra el Imperialismo y la Oligarquía ¡Luchamos para Vencer!
El Fascismo ¡No Pasará!

¡No olvidamos – No perdonamos – No nos reconciliamos!
30.000 Compañeros Detenidos-Desaparecidos ¡Presentes!

Comisión Semilla – La Oficina
HIJOS-Red Mundial

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Síguenos por Email

El Fanzine de la Comisión Semilla
Follow EL SUDAMERICANO on WordPress.com
El Blog de Silvio Rodríguez
El sitio Web de Silvio Rodríguez http://zurrondelaprendiz.com/
Radio de Nicaragua

MAPUEXPRESS

Tortilla con Sal

A %d blogueros les gusta esto: