Australia, China, Económicas, Imperialismo y Guerra Permanente, Politica

¡GOODBYE MISTER MORRISON!

Yu Yuan Tan Tian | CGTN en Español

*

Scott Morrison, que ha sacado repetidamente provecho político de su inventada narrativa sobre la «amenaza china», ha caído en la misma vieja rutina. La opinión pública australiana está claramente cansada de la hipocresía del camaleón político, cuya despedida ha pagado sus propias mentiras.

A diferencia de los chinos, que se muestran comedidos y estoicos, los franceses, muy directos, no pueden evitar extasiarse ante la derrota electoral de Morrison. El saliente ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, dijo en la ceremonia de traspaso de su cargo que estaba encantado de ver al primer ministro australiano perder las elecciones.

Como dijo el rival de Morrison, Anthony Albanese, en su discurso de victoria, él ganó porque los australianos «exigían un cambio».

¡Adiós, Morrison!

El 21 de mayo, hora local, los resultados preliminares de las elecciones australianas mostraron que el Partido Laborista había tomado una importante ventaja y que el líder laborista Albanese estaba a punto de convertirse en el nuevo primer ministro de Australia.

En los medios de comunicación australianos y estadounidenses, el resultado ha sido recibido con la implacable frase «Morrison destituido» y «Australia necesita un nuevo Gobierno». El descontento del público con Morrison también se reflejó en una reflexión sobre las elecciones. La Australian Broadcasting Corporation pronunció: «Estas son unas elecciones que exigen a nuestros líderes políticos que se tomen en serio la labor de Gobierno».

Ninguna de las cuestiones que preocupan a los ciudadanos australianos parece preocupar a los funcionarios del Gobierno de Morrison. Durante sus años de mandato, su Gobierno ha hecho de la confrontación con China una parte central de su carrera política, queriendo atraer votos mediante la difusión del miedo y las amenazas. Antes de las elecciones, Morrison se negó a reunirse con el embajador chino y sigue intentando ganar capital político mostrándose duro con el país asiático.

Por lo visto, hasta la víspera de su derrota, Morrison seguía inmerso en su propia imaginación, y era mucho más fácil crear una «amenaza» sin fundamento con sus palabras que abordar el problema real.

De «apostar» durante la campaña electoral a seguir «apostando» cuando están en el poder, esto ha llevado a los políticos australianos a un círculo vicioso de obediencia ciega, cuya lógica analiza Chen Hong, director del Centro de Estudios Australianos de la Universidad Normal del Este de China.

Australia sí tiene ambiciones, pero no tiene suficiente fuerza interna, y al haber elegido ser dependiente y quedar atrapada repetidamente en la paradoja del desarrollo económico frente a la seguridad militar, las decisiones de los políticos australianos, naturalmente, carecen de racionalidad. Cuando se presentó la oportunidad de demostrar que podían marcar diferencias en la estrategia de Estados Unidos, país del que supuestamente dependen en materia de seguridad, los políticos australianos se mostraron desde imprudentes hasta desenfrenados.

Los políticos pueden ignorar el coste, pero el público australiano no puede: la «amenaza de China» es, después de todo, una retórica imaginaria, mientras que el público australiano tiene dinero real que perder.

En abril de 2020, China importó cebada de Australia por un valor de unos 130 millones de dólares, sólo para ver cómo se reducía a la mitad, a 64 millones de dólares, en un mes; en mayo de 2020, China importó carne de vacuno de Australia por un valor de unos 180 millones de dólares, que se redujo a unos 72 millones en enero de 2021; en octubre de 2020, China importó de algodón por valor de unos 34 millones de dólares en octubre de 2020, bajando a unos 640 mil dólares en enero de 2021.

Cuando los dirigentes de un país empiezan a apostar sin escatimar esfuerzos, no sólo se sacrifican sus propias carreras políticas.

Las interacciones entre las naciones no son un juego de suma cero, pero el «destino» de Australia hace parecer al país fuera de lugar en la escena internacional actual. Las consecuencias de no liberarse del bucle de control y dominación y no avanzar hacia la autonomía sólo serán contraproducentes en última instancia. Y el voto del pueblo de Australia ha hablado por sí solo.

Comentarios

Aún no hay comentarios.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Archivos

Síguenos por Email

El Fanzine de la Comisión Semilla
Follow EL SUDAMERICANO on WordPress.com
El Blog de Silvio Rodríguez
El sitio Web de Silvio Rodríguez http://zurrondelaprendiz.com/
Radio de Nicaragua

Tortilla con Sal

A %d blogueros les gusta esto: